Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El bombardero rojiblanco

El Athletic lidera el ‘ranking’ de centros al área con 599 en 20 partidos, una media de 30 por encuentro

Partido de Copa entre Athletic y el Valladolid. Ampliar foto
Partido de Copa entre Athletic y el Valladolid. DIARIO AS

"Cuanto antes lleguemos al área rival, antes llegamos al gol", decía un ilustre exfutbolista y entrenador del Athletic. Esa teoría palmaria ha caído en desuso y, sin embargo, el Athletic, conducido por el modernista Ernesto Valverde, centró el lunes 54 balones al área contra el Valladolid (4-2), la cifra más alta en la Liga desde los 56 del Granada contra el Rayo en enero de 2012. Había el lunes una salvedad en el Athletic: ninguno fue frontal. Todos, mejor o peor ejecutados, vinieron desde las esquinas del campo. El ritmo ante el Valladolid fue frenético: un centro cada 1,7 minutos.

No fue lo del lunes una casualidad. El Athletic lidera el ránking de centros al área con 599 en 20 partidos de Liga, seguido por el Valencia con 531, con el Barça tercero por la cola con 352. Es decir, matemáticamente, el Athletic ha promediado unos 30 centros al área por partido. Si Zarra levantara la cabeza sería hoy un futbolista feliz. Porque el Athletic nunca centra en vertical, salvo cuando el agua le llega a la garganta, sino en horizontal.

Si Zarra levantara la cabeza sería hoy un futbolista feliz. El Valladolid recibió 54 centros.

"Al final casi todo se cuece en el área", dice el exentrenador, "y así tienes más posibilidades de conseguirlo y de volver a intentarlo si no lo consigues". De hecho, el gol en el Athletic tiene más que ver con los que vienen desde atrás que con los que están por delante, en primera línea de fuego. Aduriz, sin ir más lejos, propició dos de los cuatro goles del Athletic al Valladolid sin marcar ninguno. De Marcos o Mikel Rico han marcado bajo palos como quien sirve un menú degustación. 12 goles en tres partidos (uno de Copa) así atestiguan su pasión por el área.

El Valladolid sufrió un chaparrón en plena friolera. Defender 54 centros al área, ninguno frontal, exige una actitud casi indestructible. Se quejó Juan Ignacio Martínez, técnico blanquivioleta, de la dejadez de sus futbolistas en los últimos goles del Athletic. Quizás no fuera dejadez, sino hartazgo ante el bombardeo lateral de balones. Susaeta o su alter ego en la banda derecha son surtidores habituales de centros al área; Ibai Gómez alterna el centro con el remate y ya es el máximo goleador rojiblanco con seis dianas.

"El balón en el área es más peligroso que fuera del área", insiste aquel exentrenador rojiblanco, "sobre todo cuando lo pones a la espalda del defensor". El área por definición es el territorio natural del gol. Nada que ver con los pelotazos desesperados en busca del grandullón que se invente una jugada entre la jauría de defensas. Llorente ya es historia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información