Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barral desatasca al Levante

Empatados en la clasificación con 17 puntos, el conjunto de Caparrós busca una victoria ante los ilicitanos para respirar

Barral celebra el gol de la victoria. efe

Mientras el Levante espera que Babá explote como un nuevo Caicedo, Kone o Martins, un meritorio secundario, David Barral, devolvió al Levante a la senda de la victoria, tras cinco derrotas consecutivas, contando el tropiezo ante el Recreativo en la Copa. Dos goles del incansable delantero gaditano, ambos de cabeza, materializaron la remontada ante un Elche superior en el primer tiempo y que sucumbió ante un nuevo acto de fe del Levante, cuya pasión y esfuerzo obtuvieron el premio que le niega su escaso fútbol.

Ni con cinco derrotas consecutivas el Levante de Caparrós cambia de proceder, diáfano en su exposición, como siempre básico en su juego. Cambió de nombres, con la entrada de Pedro Ríos, Sergio Pinto o Nikos, pero no de estilo. Renunció una vez más al esférico el conjunto granota, al que no le incomoda perseguir a contrarios y al balón, sin ningún reproche de la grada, que no espera alardes de ningún tipo. Esfuerzo y rigor táctico es lo que sí sabe la afición levantinista que va a encontrar en su equipo, un conjunto al que la falta de gol está dilapidando su buen inicio de Liga.

LEVANTE, 2; ELCHE, 1

Levante: Keylor Navas; Pedro López, Vyntra, Juanfran, Nikos; Diop, Simao; Pedro Ríos, Sergio Pinto (Rubén, m. 46), El Zhar (Xumetra, m. 80); y Babá (Barral, m. 37). No utilizados: Javi Giménez; El Adoua, Ivanschitz y Camarasa.

Elche: Toño; Sapunaru (Mantecón, m. 75), Botía, Pelegrín, Albácar; Rubén Pérez, Carlos Sánchez; Carles Gil, Coro, Fidel (Aarón, m. 63); y Boakye (Cristian Herrera, m. 78). No utilizados: Manu Herrera; Cisma, Márquez y Rivera.

Goles: 0-1. M. 25. Sapunaru. 1-1. M. 41. Barral. 2-1. M. 80. Barral.

Árbitro: Estrada Fernández. Amonestó a Vyntra, Nikos, Boakye, El Zhar, Botía, Mantecón, Xumetra, Cristian Herrera.

12.144 espectadores en el Ciutat de València.

Con los mismos puntos en el casillero, las sensaciones que desprende el Elche son optimistas. El conjunto ilicitano asume con naturalidad el control del juego si el partido y el rival lo requieren, sabe manejar su superioridad o inferioridad y actúa en consecuencia y conveniencia. Y de inicio cogió la potestad del partido convencido de que el Levante le cedía cortésmente la iniciativa. Y lo que no pudo conseguir a través del despliegue ortodoxo, lo logró a balón parado, otro de los recursos que el Elche tan bien explotó la temporada pasada y que le garantizó trascendentes victorias que le encumbraron de categoría. En la mayoría de acciones a balón parado participa Edu Albácar, cuya excelente zurda eleva el porcentaje de éxito en las faltas laterales. En una de ellas, llegó el gol de Sapunaru, sustituto en el lateral de Damián, baja de última hora por una gastroenteritis. Ya en el segundo tiempo, el defensa rumano tuvo que abandonar en camilla el terreno de juego tras recibir una patada involuntaria de El Zhar en la cabeza.

Quedó tocado el Levante, que de nuevo perdió a Babá, que tras dos semanas de baja, volvió a retirarse por molestias musculares. Y como la cosa iba de meritorios, la marcha del delantero senegalés supuso la entrada de David Barral, que cuatro minutos después de ingresar en el terreno de juego lograba empatar al rematar un centro de El Zhar. Con anterioridad, Fidel pudo adelantar al Elche que se sentía firme y seguro hasta entonces.

El equilibrio en el marcador también se trasladó al césped, con más convicción el Levante, al que la entrada de Rubén tras el descanso enriqueció técnicamente sin perder su esencia guerrera, hasta el punto de someter por momentos a un Elche que fue perdiendo lustre. Y llegó un segundo gol de Barral que conduce al Levante de regreso a la victoria.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >