Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Jugamos mejor con uno menos”

Ancelotti, que se enfadó con Ramos por la expulsión, destaca “la personalidad” del equipo blanco al quedarse sin el central

Ancelotti se dirige a Ramos tras la expulsión.

No hay contratiempo que prive a Carlo Ancelotti de la paz que se ha ganado a pulso. Ni la lesión de Khedira para seis meses, ni la sobrecarga de Cristiano, ni la expulsión de Ramos ha frenado el impulso arrebatador de este Madrid que subsana las dificultades con un poco de fortuna, buenas dosis de virtuosismo, un orden colectivo cada vez más evidente, y, ante la duda, coraje. “No tengo quejas”, dijo el entrenador italiano, a quien la serenidad le ha ido borrando parte de la gestualidad hasta convertir su rostro en la máscara de un jugador de póquer.

“El equipo jugó muy bien cuando nos quedamos con uno menos”, opinó. “Pusimos coraje y personalidad. No siempre es fácil jugar con 10 pero trabajaron todos juntos y me hace feliz. El partido se complicó por la tarjeta roja de Sergio [RAMOS]. Espero que pueda jugar los octavos de final”.

“La primera parte no fue tan buena porque el juego no era tan rápido”, observó. “Tuvimos una ocasión de gol muy buena con Bale a los dos minutos. Luego hemos intentado jugar pero no nos resultó fácil porque la posición de nuestros dos laterales [Arbeloa y Marcelo] no fue tan adelantada como debía. Sin embargo, tuvimos el control hasta la expulsión de Ramos. Después el partido cambió”.

La mayor objeción que puso el técnico al rendimiento de sus jugadores fue a Sergio Ramos, su segundo capitán, por tirar el fuera de juego en un momento poco indicado, a su entender. La diferencia de criterios entre el entrenador y el central viene de lejos. Ancelotti lamenta la falta de prudencia de su futbolista y Ramos es lo que es por su osadía, su arrojo, y su valor, no por su vocación calculadora. “A Ramos le he dicho que no necesitaba asumir el riesgo de tirar el fuera de juego”, lamentó el técnico, sobre la jugada en la que el central le dio la espalda a Bulut, que provocó la expulsión de su marcador. “Ramos necesitaba solamente cubrir la espalda... Lo mismo hemos hecho cuando nos metieron el gol en el 1-1. No hemos cubierto bien la espalda. El peligro siempre está a la espalda, no enfrente”.

Me entristeció cambiar a Jesé porque está en un momento muy bueno”

Carlo Ancelotti

La baja de Cristiano ensombreció un poco el homenaje que le habían preparado la peña La Clásica y la peña Barajas, que repartieron caretas del ídolo entre los asistentes. El Bernabéu, en cualquier caso, despidió el partido pidiendo con cánticos el Balón de Oro para el jugador a pleno pulmón. “La ausencia de Cristiano motiva a todos los otros a hacer más”, dijo Ancelotti. “Me entristeció tener que cambiar a Jesé después de la expulsión de Ramos porque Jesé está en un momento muy bueno. Pero necesitaba poner a un defensor. Y el equipo reaccionó muy bien porque la calidad de la plantilla es óptima. Estamos en un momento bueno. Estamos metiendo muchos goles y el equipo jugando bien. Ahora necesitamos continuidad en el juego y en los resultados. No tengo ninguna objeción. Estoy contento”.

Ancelotti valoró la incorporación de Casemiro con optimismo. “Defensivamente lo ha hecho muy bien”, apuntó. “Ha estado muy agresivo y ha recuperado muchos balones. Luego ha perdido algunos balones por intentar jugar en largo con los atacantes, pero defensivamente fue muy bueno. Después del problema con Khedira, él parte con las mismas opciones que los otros. Con Illarramendi, Modric, Xabi y Casemiro podremos hacerlo muy bien sin Khedira”.

Los grandes ojos de Casemiro brillaban como ascuas cuando salió del vestuario sin poder desencajarse la sonrisa de la cara. Es un hombre feliz cada vez que juega y ayer fue titular por primera vez en la pretemporada llevándose una ovación de la grada cuando Ancelotti le cambió por Alonso. Alguien le preguntó que por qué el técnico había tardado tres meses en volver a contar con él después de la buena pretemporada y el chico, de 22 años, se pasó un minuto repitiendo que Ancelotti es el que manda. “El míster sabe lo que hace”, decía el medio centro. “Yo siempre estoy preparado”. En el club señalan que Casemiro es un espíritu libre que a veces, por causa de su inmadurez, no se da cuenta dónde está parado y parece arrogante. Contra el Galatasaray se mostró muy solvente.

Roberto Mancini, el segundo italiano de la contienda, entrenador del Galatasaray, salió del campo perplejo después de haber perdido 4-1 contra diez. “Cometiendo estos errores es difícil ganar”, declaró, con una sonrisa de resignación. “No sé cómo pudimos perder así. En la primera parte jugamos muy bien. Fue perfecto. Debo hablar con los jugadores porque ahora mismo no sé lo que pasó. Encajamos dos goles estúpidos en cinco minutos”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información