Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘Plan Cruyff’

El Ajax sigue un modelo de cantera diseñado por exjugadores y con ejercicios de otras disciplinas como atletismo y yudo

Frank de Boer, durante el entrenamiento del lunes. Ampliar foto
Frank de Boer, durante el entrenamiento del lunes. AFP

Destituido por sorpresa el técnico Martin Jol en 2010, el discurso de presentación de Frank de Boer tranquilizó a los puristas del Ajax. Esos que se rigen bajo los principios de la década de los años 70 de Stefan Kovacs, prologados por Rinus Michels y perseverados por Johan Cruyff. “El fútbol de Jol tenía un poco de éxito”, admitió De Boer; “pero chocaba con el enfoque tradicional del Ajax, que conozco como la palma de mi mano. Este es mi club”. Un estilo inflexible. “Hace dos años estábamos a 11 puntos del líder y recibíamos muchas críticas por el juego del equipo”, argumenta Ronald de Boer, hermano gemelo y parte del cuerpo técnico del juvenil del Ajax; “pero Frank decidió que al fútbol se piensa con la cabeza y se juega con el pie, por lo que no usaría el balonazo largo”. Y acabó por conquistar su segunda Eredivisie consecutiva, un triunfo que festejó la hinchada y la familia futbolera del Ajax, además de la cantera, que aplica el ya denominado Plan Cruyff, ideólogo absoluto del club.

Los hermanos, sentados alrededor de una mesa, paladean a diario la sobremesa en la ciudad deportiva. A veces, Ronald le sugiere que pruebe a tal jugador en determinada posición, conscientes de la capitalidad que tiene el intercambio posicional a la hora de atacar. “Aquí es normal la lluvia de ideas; en el Ajax somos una gran familia”. Por lo que no es raro que se incorporen grandes nombres a la charla como Marc Overmars y Edwin van der Sar, director deportivo y de mercadotecnia; como los ayudantes Dennis Bergkamp y Jaap Stam; o como Rob Witchsge, del cuerpo técnico. “Todos sabemos cómo debe jugar el Ajax”. Un estilo que, como explica el periodista Mohamed Moallim en la revista FourFourTwo, se basa en la cuádruple P: principio del juego, pase, posesión y presión. Todo para recobrar las raíces del Ajax. “Lo importante no es solo ganar”, interviene Ronald; “hay que cuidar el estilo y la cantera porque es nuestra sangre, porque cada año perdemos a nuestro Xavi e Iniesta”.

Para remodelarse, aplican el Plan Cruyff, nacido el 7 de febrero de 2012, cuando el Tribunal de Apelación de Ámsterdam validó la demanda de la Asociación del Ajax —tiene cerca del 75% de las acciones del club— y condenó a la entidad por designar a Van Gaal como responsable deportivo sin consultar con Cruyff, miembro del consejo supervisor ajacied. El proyecto, fermentado en 2011 por el propio Cruyff y completado por 14 exjugadores de talla internacional (casi todos en el club), está llevado a cabo por Wim Jonk, director del fútbol base, y Ruben Jongkind, director del desarrollo de talento del Ajax.

El estilo es nuestra sangre. Cada año perdemos a nuestros Xavi e Iniesta”

Ronald de Boer

Conectados por teléfono con Cruyff tres veces a la semana para pedirle consejo en la forma de enseñar o de jugar, ejecutan el plan, que consiste en mejorar las prestaciones de la academia —“queremos ser los mejores de Europa”, señala Jongkind— para fortalecer la competitividad del primer equipo. “Se trata de ganar pequeños porcentajes, cerca de un 5%, en las cualidades de los jugadores (técnicas, físicas, tácticas, nutricionales…) porque el Ajax está integrado por muchos adolescentes”, señala Jongkind.

Así, tras una inversión económica de un millón de euros, no sorprende ver a Jonk, Brian Roy o Ronald trabajando con grupos pequeños de jugadores o individualmente. Tampoco lo es que aparezca por ahí Bram Som, campeón europeo de 800 metros en 2006, para explicar los métodos de carrera y pulir a los jóvenes; Guillaume Elmont, campeón mundial de yudo en 2005, para resaltar la agilidad y la fuerza; y Christian Tamminga, sexto en el Mundial de 2001 en salto de pértiga, para mejorar la capacidad de salto y estabilidad. “En un par de años hemos pasado de un 8% a un 28% de canteranos en el primer equipo. Y, en cuanto a las lesiones, las hemos rebajado en un 45%”.

Asentado el extremo Fischer, repican los centrales Denswil y Veltman, además del centrocampista Klaassen. Pero todos quedan, como explica Ronald, bajo el aviso de Frank: “El que no crea en la idea del club, no juega”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.