Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un clásico de pizarra

Ante el Barça-Real Madrid del sábado, en los vestuarios, las gradas y los despachos se examinará el carácter de Martino y Ancelotti en su primer momento cumbre de la temporada

Messi y Cristiano, en los partidos contra Osasuna y Málaga. Ampliar foto
Messi y Cristiano, en los partidos contra Osasuna y Málaga.

Cristiano pide perdón, Messi se sobrecarga, Bale está en la pretemporada y Neymar vive contrariado en un fútbol minado para él. Dos meses buscándose y es la hora de que Barça y Real Madrid se encuentren. Lo harán, el próximo sábado a las 18.00, con más desvelos que certidumbres. Si se toma como termómetro la última jornada, el Madrid llega tras entronizar al portero adversario, todo un Caballero; el Barça, con su levitar, apenas despeinó al osasunista Andrés. Si se toman otros precedentes, el Madrid patinó por completo ante el mejor rival que le ha medido, el Atlético, y no ha sido fiable lejos de Chamartín.

Al margen de los resultados, Martino y Ancelotti aún bucean en las pizarras cuando ya es inminente su ópera prima en el clásico español. Y como bien sabrán ambos, por mucho que nada se resuelva a finales de octubre, en los clásicos de aquí y de allá, de Rosario o Milán, no vale pasar página sin más. No caben rotaciones como coartada, hay que tomar decisiones de calado, para la caseta, la grada y los despachos.

A punto de encenderse las alarmas, Ancelotti logró que su equipo afinara ante el Málaga. Apareció a tiempo el mejor Madrid del curso, con Morata por delante de Benzema, con Jesé mucho más chisposo que Isco, con Carvajal por Arbeloa, con otro Khedira... Y con Bale en la sala de espera. Habrá que ver cómo se maneja Ancelotti en la cumbre del Camp Nou. Por ejemplo, qué esgrime al votar entre Morata y Benzema. ¿Las pautas de la portería?

A punto de encenderse las alarmas, Ancelotti logró que su equipo afinara ante el Málaga.

Lo mismo que Martino, que ya con Puyol ha encontrado en Bartra lo que no le ha dado un despistado Piqué, y que con Messi de vuelta tendrá que determinar el papel de Neymar. Juntos en Pamplona durante el rato final no congeniaron. Al Neymar más lúcido se le ha visto en territorio Messi, por el centro, como punto orbital del juego colectivo, no en la orilla, alejado del gol y distante del rondo. Ese es el gran debate que tiene que afrontar el Tata, resolver cómo encontrar el mejor molde para sus dos grandes estrellas. Por ahora, al menos en público, Martino ha discurrido más sobre los arbitrajes y su tolerancia con los marcadores de Neymar. En el Madrid, el físico de Bale ha aparcado cualquier litigio táctico sobre su posición en la cancha. Ya se verá el calzador de Ancelotti.

El fútbol es de los futbolistas, pero hay citas, como la de este clásico, en la que los entrenadores estarán significativamente expuestos. Su personalidad a prueba ante los ojos de medio mundo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información