Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Di María es único”

Ancelotti comenta nadie más que el argentino le ofrece dinámica en el centro del campo: “Trabaja mucho para el equipo, ayuda a los atacantes y defiende”

Di María trata de irse de Miku. Ampliar foto
Di María trata de irse de Miku. AFP

Ángel di María se aferró al puesto con la rabia propia del superviviente de potrero. Enviado a ocupar el interior derecha del esquema de 4-4-2, Carlo Ancelotti se asombró cuando en Estambul, el martes pasado en la primera jornada de la Liga de Campeones, le vio bajar corriendo a perseguir a los atacantes del Galatasaray. Se metía en los carriles centrales y hasta le cubría las espaldas a Khedira. Hacía su trabajo y el de los demás. Como ayer contra el Getafe, cuando hostigó a Sarabia y le rebañó la pelota delante de los centrales. Todo un despliegue en defensa y ataque. Oficio y capacidad atlética de volante que nadie más en la plantilla del Madrid es capaz de ofrecer, como observó ayer el entrenador italiano. “Di María tiene una calidad única por su fantástico dinamismo”, dijo Ancelotti. “Trabaja mucho para el equipo, ayuda a los atacantes y defiende. Estas condiciones no las tiene nadie más que él. Por eso es muy pero muy importante”.

Dicen los veteranos del equipo que en los últimos tres años Di María no era tan necesario porque estaban Özil, Higuaín, Kaká, e incluso Pedro León. Ahora, en cambio, el equipo se ha plagado de atacantes y el argentino de 25 años se ha convertido en un pilar imprescindible. Necesario a pesar de que el club lo puso en venta este verano. Si hubiera llegado alguna oferta que compensara los cerca de 40 millones de euros que costó en 2010 tal vez Florentino Pérez le habría vendido. Pero ni llegaron las ofertas ni el chico hizo nada por trabajárselas. Empeñado en seguir en el Madrid ahora se siente un poco dolido con los dirigentes que le colocaron en el escaparate. “A veces”, dijo, “los clubes como el Madrid o el Barcelona que tienen tanto dinero y la posibilidad de comprar al jugador que quieren… Los que están dentro del club empiezan a sentir y a leer en los periódicos que se van y lo pasan mal. No sé de dónde salen esas noticias pero de algún lugar salen. Es feo. A mí me pasó todo el verano pero quise seguir peleándola aquí. Otros jugadores se han ido o los han echado”.

Los pitos a Benzema fueron feos. Él trata de darlo todo pero no siempre se puede convertir"

Di María

“Estoy muy contento y agradecido a la afición”, prosiguió. "Dije que me quería quedar desde un principio y las cosas me han salido bien. Yo nunca me vi fuera. Pasé un verano difícil pensando que tendría que salir de este gran club pero nunca quise irme. Las cosas cambian y el tiempo pone a cada uno en su lugar. A mí desde la pretemporada me salen las cosas bien. El míster confió en mí desde un principio y me he encontrado muy bien físicamente. Esto me permite sentirme cómodo en el campo y rendir. Trato de convencer al míster partido a partido y hacer lo mejor para el equipo”.

A Di María lo quisieron cambiar por Bale. Si le hubiesen traspasado, quizá ayer contra el Getafe nadie habría podido cubrir la baja del galés con tanta prestancia. “Hicimos un gran partido”, dijo el argentino. “Salimos bien desde el arranque. Tuvimos mala suerte con el gol del Getafe pero sabíamos que podíamos darlo vuelta. Tenemos la clase de jugador que puede dar la vuelta y por eso confiábamos en nosotros. El 4-1 es un gran resultado”.

“De vez en cuando teníamos la pelota”, observó el extremo, que celebró el regreso del contraataque, “y de vez en cuando salíamos al contragolpe. Creo que cuando salimos con dos o tres toques rápidos fue cuando marcamos los goles”.

Di María rompió una lanza por su compañero francés y no le importó mandarle una advertencia a la hinchada. “Los pitos a Benzema fueron feos”, dijo. “Él trata de darlo todo pero no siempre se puede convertir. Hoy tuvo sus oportunidades, pero las erró y lo pitaron. Morata también tuvo un mano a mano, lo erró y nadie lo pitó. Hay que ser justos con todos”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información