Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid gana otra liga de fichajes

El club blanco hace oficial la llegada de Bale, por el que asegura que paga 91 millones de euros

Florentino ya es el autor de cinco de las siete contrataciones más caras de la historia

Bale da toques con la pelota.

Diez millones no es calderilla, pero en el mundo del fútbol cuando entran en escena el Madrid, los jeques y los comisionistas de turno que dos clubes discutan por esa brecha es baladí. Por fin, tras una incesante cataratas de portadas por España y el universo anglosajón, Gareth Bale, de 24 años, cerró anoche el culebrón de su fichaje por el Real Madrid. Desde la entidad que preside Florentino Pérez sostienen que el precio ha sido de 91 millones. En Londres, desde el entorno del Tottenham se encargaron de elevar el coste hasta los 101. El chico llega con solo 11 partidos de Champions disputados. Un órdago supremo. Nunca se sabe, eso sí, porque Kaká, ya de salida, aterrizó en Chamartín con una gran hoja de servicios...

Asegurado el traspaso desde hace tiempo, no hubo forma de que ambas entidades consensuaran el valor final a difundir en público. Por un lado, a la institución londinense le interesaba quedar como aquella capaz de figurar en los libros de récords como la venta más cuantiosa jamás realizada, al menos hasta la siguiente compra de Florentino Pérez. Para el Real Madrid es bueno oficializar los 91 millones. En el horizonte: Ronaldo.

Ayer se cumplió justo un año de la tristeza de Cristiano, al que no conviene volver a desencantar ahora, en caso de haberse visto relegado como el fichaje más caro del mundo (96 millones).

No hubo forma de que ambas entidades consensuaran el valor a difundir en público

El excelente delantero portugués ya ha dado suficientes muestras de lo poco que le gusta caerse del podio. Bien lo sabe la UEFA, a la que plantó esta misma semana harto de ser secundario en galas donde premian a otros. Ahora, con Bale en la mochila, en las oficinas toca renovar al genio luso y en el campo le corresponderá a Carlo Ancelotti enhebrar a uno y otro. Como es cosa de Martino conjugar a Messi y Neymar. Dos retos muy atractivos para estas dos superpotencias que disparan la banca cada verano, que financieramente golean y golean al resto. A Martino las pagas del Madrid le parecen una falta de respeto. Queda por dilucidar dónde pone Martino la frontera del respeto: ¿en el coste de Bale, en el de Neymar (57 dijo el Barça) o en el de Ibrahimovic (66)? Mientras se esté al corriente de pagos con los propios y la cosa pública, es asunto de cada cuál gestionar su caja.

Bale lanza un balón a la grada del Bernabéu.

Bale será presentado hoy a las 13.00 en el Santiago Bernabéu y, salvo acuerdo de última hora, tendrá que enfilar rumbo a Gales, cuya selección le ha alistado para dos partidos. Será con su selección donde tenga que empezar a ponerse a punto, puesto que lleva todo el verano con las piernas en otro sitio, distraído por tanto alboroto a su alrededor. En principio, no estaría a las órdenes de Ancelotti hasta el día 11. El galés es un portento físico y no parece que necesite de mucho rodaje. Futbolista de largo recorrido en sus inicios como lateral, en el Tottenham ha despuntado al acercar su posición al área, como volante de asalto, donde exprime su poderosa zancada y el cañón que tiene en la zurda. La pasada temporada anotó 31 goles y sirvió 17 asistencias. Nadie mejor para valorarle que sus propios rivales, que le eligieron mejor jugador de la Premier. Eso sí, al chico le falta experiencia internacional.

Con Bale en filas, en el Madrid se abren una cascada de posibilidades. Al margen de que haya alguna salida inmediata, el equipo cuenta con recursos abundantes en la mayoría de puestos, especialmente en el medio campo, donde tiene de todo y para todo. Una vez que Florentino Pérez ya ha ganado su habitual liga de fichajes veraniegos —cinco de los siete más caros de la historia han sido suyos—, le toca ahora al equipo estar a la altura de las rutilancias estivales y no paralizarse durante el curso como ha sido tradicional en los últimos siete años: una Liga auténtica tras muchas fortunas gastadas en verano.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información