X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

“Estoy para hacer de bombero”

Mascherano, en un entrenamiento el pasado mes de julio. EFE

Se le ocurrió decirle a su esposa que igual debería dejar el Barça este verano, por eso de que es año de Mundial, porque de mediocentro lo tiene crudo con Busquets. “Te vas solo”, le dijo la parienta. Y entre una cosa y otra, básicamente porque acepta el reto de competir por un puesto con jugadores de nivel extraordinario, Javier Mascherano, nacido en Santa Fe hace 29 años, jugará otro año con el 14 a la espalda en el Barça. Seguidor de Rosario Central, canalla, tiene desde hace diez días un entrenador leproso de Ñuls. Así es la vida.

Pregunta. ¿Existe una escuela de fútbol rosarina?

Respuesta. Sí, se puede decir que sí. El último año y medio de Ñuls con Martino han vuelto a los orígenes de lo que históricamente ha vivido esa ciudad, no solo Ñuls, también Central.

P. Usted es canalla y Martino es de Newell’s. ¿Qué piensa cuando escucha que le ficha el Barça?

En lo que más insiste el Tata es en la presión, tiene similitudes con Bielsa

R. Primero me sorprendió, no porque no esté capacitado, todo lo contrario, sino porque lo que hizo con Paraguay fue espectacular. Pero si a un jugador le cuesta llegar al Barça, para un entrenador sudamericano es mucho más difícil. Todo ha influido, claro, el momento, lo que pasó con Tito... Algunos abren puertas, como lo que hizo Pochettino en el Espanyol, o Simeone en el Atlético. Y claro, Bielsa… Al Tata le conocía de enfrentarme contra sus equipos y le vi jugar. El tipo con más presencias en la historia de Ñuls.

P. Usted trabajó con Bielsa, ¿le recuerda en algo al Tata?

R. Sí, muchísimo, tiene muchas similitudes con el Bielsa que yo conocí, por su manera de trabajar, su manera de exponer las ideas, la intensidad que le mete a los entrenamientos… Es muy estudioso, no deja detalles al azar, es parecido a lo que íbamos teniendo en el Barcelona. La idea, el concepto, es parecido a lo que teníamos.

P. ¿El entrenador argentino tiene algo de especial, es diferente?

R. En Sudamérica se entrena de forma diferente. Todavía no se dio el paso a entrenar como aquí, mantienen costumbres antiguas, pero eso va a ir cambiando. El fútbol, en definitiva, es uno solo y la pelota es redonda. Al final se trata de pasarla al compañero, de atacar y de evitar goles y eso es igual seas de donde seas.

P. ¿Este verano se quiso ir?

R. Bueno, uno nunca sabe. En el fútbol uno tiene que estar preparado para cualquier cosa. Hubo llamadas de algún sitio, pero tampoco ofertas. Las dudas siempre están. Estás en el Barcelona y tienes que pelear por un puesto. La duda es si peleas en las mismas circunstancias así que por ahí no había motivo, siempre peleé en igualdad de condiciones y en el Barcelona, como siempre en mi carrera, me he tenido que ganar la titularidad. Es así y así debe ser. Pero si el Barça me dice que no cuenta conmigo, me voy al minuto. De momento, hay que intentar hacerse con un sitio.

Sé lo que representa el Barça para un catalán, pero no puedo sentir lo mismo

P. ¿Contra Busquets?

R. Y contra Alex [Song]. Pero es verdad que Sergio es el futbolista ideal para nuestra idea de juego.

P. ¿Entiende que el Barça busque central?

R. Claro, siempre hay que mejorar en la medida de lo posible. Lo entiendo perfectamente. La realidad es que hemos sufrido muchísimo en esta posición. Yo estoy acá para hacer de bombero, para tapar agujeros. Y eso me sirve.

P. El día que el Barcelona piensa en ficharle, a Guardiola le asalta una duda: ¿Cómo puedo dejar en el banquillo al capitán de Argentina? ¿Qué le dijo?

R. Si pensó eso es porque no me conocía, pero no le tuve que decir nada, me fue conociendo. Siempre tuve claro que el día que sea un problema para un club, me voy solito, no hace falta que me echen. No vengo a dar problemas, sino soluciones.

P. Intuyo que va a ser usted un buen entrenador.

R. Lo intentaré; pero al final dependes de los jugadores.

P. ¿Las ideas del Tata le recuerdan al llamado ADN del Barça?

R. Sí, son muy parecidas. Es un hombre con mucha experiencia, un entrenador que se lo ha ganado. El mensaje es claro.

P. Dicen sus jugadores que habla de recuperar la presión.

R. Sí, es en lo que más nos ha insistido, en tratar de volver a ser el equipo que éramos, recuperar lo más alto posible, ser más agresivos, en el buen sentido de la palabra.

P. Dadas las circunstancias, ¿llegar la temporada pasada a la semifinal de la Liga de Campeones y ganar la Liga con 100 puntos, fue un milagro?

R. Es difícil valorar lo que hicimos. Jordi Roura hizo un trabajo espectacular, pero la situación era muy difícil… El jefe es el jefe y no tuvimos la posibilidad de trabajar diez meses con Tito. Lo hablé con Tito, muchas veces el trabajo de análisis, al no estar, por mucho que hiciera en Nueva York, no era lo mismo. Jordi se lo tuvo que currar y vas perdiendo cosas. El fútbol es recordar y cuando pierdes eso, muchas veces, al jugador hay que estarle encima porque el jugador lo necesita. Si no hubiera sido por el grupo humano no sumamos cien puntos y no ganamos la Liga, no llegamos a las semifinales de la Copa de Europa.

El día que piensen que soy un problema me voy solito, no hará falta que me echen

P. Ha dicho que nunca sintió más presión como jugando con el Barça. ¿Ni con la albiceleste?

R. Es diferente, con el Barça es cada tres días, la selección lleva una carga extra de muchos años, de otras camadas que no tuvieron la posibilidad de ganar y la presión aumenta con los años.

P. ¿Cómo valora eso de jugar con la senyera en la zamarra?

R. Sé lo que representa para el catalán. Yo juego para el Barcelona, sin más, no me tocó nacer acá y no voy a ser hipócrita por mucho que me traten fantásticamente, pero no puedo sentir lo mismo que un catalán.

P. ¿Es más difícil jugar de central que hacer un asado bajo el agua?

R. ¡Una parrilla es difícil hacerla en el jardín, bajo el sol! En el Barça es complicado, si tienes tres intervenciones y fallas se nota mucho. Pero no lo cambio: juegas en el Barça.

P. ¿Cómo aprendió a vivir en el Barça?

R. Hablé con Pep, con Gerard [Piqué] y Puyol, que han crecido en esta casa. Hago lo que puedo porque soy consciente de que mido 1,74. Por eso entiendo que el Barça busque un central.

P. ¿Qué opina de los que creen que Messi se llevará mal con Neymar?

R. Que no conocen a Leo, pero hay que vender, no importa cómo ni el qué. Lo lamentable es que cada vez se hable menos de fútbol.

P. No en el equipo…

R. Porque nos gusta. Pero vas a una rueda de prensa y te preguntan por lo que sea, pero yo lo que quiero es hablar de fútbol. Por ejemplo, si te dejan tres descolgados y no puedo marcarles al hombre habrá que dejar cuatro. El fútbol es la dinámica de lo impensable. Y es de los jugadores, no lo dude.