Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Salto para quitarme el miedo”

Orlando Duque, en Barcelona
Orlando Duque, en Barcelona

Orlando Duque (Cali, Colombia, 1974) es el ganador del circuito de saltos de gran altura. El Duque, como le llaman sus rivales, es récord Guinness por el salto de mayor puntuación de la historia (10). Y llegó a esta prueba escapando de la mili. Es seguidor de su compatriota Nairo Quintana —“es un ciclista fascinante, le admiro mucho”—. Este colombiano de pelos largos y 38 años ya lleva 14 saltando al agua a 100 km/h.

Pregunta. ¿Qué tipo de deporte es el salto de gran altura?

Respuesta. Suelen pensar que tenemos una vida más parecida a la de una estrella de rock, pero somos deportistas como cualquier otro. Hay que poner mucha dedicación y el entrenamiento es muy duro.

P. ¿Y por qué les confunden?

R. Porque cuando uno ve un salto de gran altura la primera impresión es que está viendo un espectáculo. Pero es un deporte.

P. ¿Tal vez un poco más peligroso?

R. Sí, pero al mismo tiempo tomamos muchas precauciones. Los riesgos no son tantos como parece.

P. ¿Cómo se prepara para lanzarse desde un noveno piso?

R. Comienzo a memorizar los movimientos una y otra vez mientras subo a la plataforma. No pienso en otra cuestión.

P. ¿Y luego?

En el ejército aprendí a manejar armas. Pero por suerte nunca más tuve que hacerlo"

R. Cuando llego a la plataforma aparece el miedo.

P. ¿Tiene miedo?

R. Cuando estoy ahí arriba pienso en lo complicado y peligroso del salto. Tengo miedo. Y en el primer momento que dejo de pensar en eso, ¡zas! Salto para quitarme el miedo.

P. ¿Quedarse en tierra o bajar por la escalera no es una solución menos arriesgada?

R. Hombre, sí, pero es algo que tienes que probar.

P. ¿Es adicto a este tipo de salto?

R. No lo sé, puede ser, cuando estoy dentro del agua estoy muy feliz. Logro dar cuenta de lo asustado que estabas ahí arriba. Se produce un cambio de sensaciones brutal.

P. ¿Está un poco loco?

R. Ja ja, tengo compañeros que hacen eslalon en aviones… yo solo me tiro al agua.

P. Estuvo cerca de ir a los Juegos Olímpicos de 1992, ¿qué pasó?

R. El comité colombiano me dijo que tenía que conseguir un puntaje determinado para venir a Barcelona, y lo conseguí. Pero como no había participado del ciclo olímpico no tenía validez. Tendría que haberme informado mejor.

P. ¿Será ahora su revancha?

R. No, esta será otra oportunidad. No tengo rencor, no podría haber llegado hasta acá si hubiera guardado eso tanto tiempo. En su momento me golpeó mucho y dejé de saltar, pero ya es historia.

P. ¿Qué hizo luego de la desazón?

R. Tuve que entrar en el ejército.

Cuando uno ve un salto de gran altura la primera impresión es que está viendo un espectáculo. Pero es un deporte"

P. ¿Sabe disparar un arma?

R. Sí, aprendí a manejar armas. Pero por suerte nunca más tuve que hacerlo.

P. ¿Qué hacía en el ejército?

R. Volví a saltar. Me anoté en el equipo de las fuerzas armadas y terminé por quedarme dos.

P. ¿Saltaba para no disparar?

R. Y para evitar unas cuantas cosas más. Formando parte del equipo de salto solo tenía que pasar la noche en el batallón. El resto del día y los fines de semana estaba libre o entrenándome, sin armas.

P. ¿Y cómo llega a saltar en el circuito de Red Bull?

R. Después del ejército me llegó una oferta de un circo de Austria. Fui conociendo gente del circuito y a través de unas recomendaciones pude comenzar a competir. Los saltos ornamentales se habían vuelto monótonos.

P. ¿Qué objetivo tiene en este Mundial?

R. Ganar. El año pasado terminé a un punto en el circuito Cliff Diving, llegando hasta el último salto con posibilidades. Todavía tengo la calidad para hacerlo.

P. ¿Qué futuro tienen los saltos luego de entrar como deporte oficial en un Mundial?

R. Ojalá sea oficial en los Juegos Olímpicos.

P. ¿Cree que es posible?

R. Es un deporte, y nosotros tenemos una preparación tan rigurosa e intensiva como la de cualquier otro deporte.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información