Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres décadas y una decena de medallas

Bajo la tutela de Carballo se lograron los primeros éxitos internacionales en un deporte tremendamente exigente

Carballo, en una imagen de 2009. Ampliar foto
Carballo, en una imagen de 2009.

El nombre de Jesús Carballo está ligado a la progresión de la gimnasia artística femenina en España desde finales de los años setenta. Desde entonces ha dirigido el equipo nacional en nueve Juegos Olímpicos y en decenas de Mundiales y Europeos.

Bajo su tutela se lograron los primeros éxitos internacionales en un deporte tremendamente exigente que hasta los años noventa estuvo dominado, casi a placer, por la Unión Soviética y otros países del Este de Europa. Como los tres oros de Laura Muñoz en los Juegos del Mediterráneo de Casablanca, en 1983, el bronce europeo en salto de Eva Rueda en Atenas 1990, el primer y único oro mundial, el de Elena Gómez en suelo en Debrecen 2002, y el bronce olímpico de Patricia Moreno en Atenas 2004 en la misma prueba. Las pupilas de Carballo han logrado siete medallas europeas —tres platas y cuatro bronces—, dos mundiales —un oro y un bronce de Elena Gómez— y una olímpica.

Pero quizá el mayor éxito del entrenador fue lograr que el equipo completo participara de forma consecutiva en todos los Juegos Olímpicos desde Los Ángeles 1984 hasta Atenas 2004, la verdadera medida de la élite de este deporte pues solo lo logran los 12 mejores conjuntos del mundo. Su mejor resultado fue el quinto puesto de Barcelona 92 —donde sumó además dos diplomas individuales por aparatos—, que se repitió en Sidney 2000 y Atenas 2004.

Para los Juegos de Pekín 2008 y Londres 2012 solo se clasificaron gimnastas de manera individual.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.