Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hay que tomar decisiones”

Piqué insta a la directiva a mover ficha y Rosell replica: “Las notas a final de curso”

Piqué se lamenta tras marcar en propia puerta.

Se regocijaban los jugadores del Bayern bailando ska cerca de un banderín de córner, alimentados por la jarana de su afición, entusiasmada porque Europa les daba una nueva oportunidad tras perder la final del curso anterior en la ruleta de los penaltis frente al Chelsea. Felicidad alemana; resignación azulgrana. A pie de césped —al igual que hizo Sergio Ramos en el Madrid, voz del equipo en la ida y en la vuelta—, habló Piqué, que había marcado en propia puerta, porque otros no quisieron. Y el central, que sirve para todo, para la arenga en los momentos delicados y para dar explicaciones cuando llegan los batacazos, fue claro: “Nos ha ganado un equipo muy superior. Habrá que tomar algún tipo de decisión el año que viene”. El presidente, Sandro Rosell, no opinó de igual manera: “No sé a qué se refiere. Las notas hay que ponerlas al final de curso, ahora toca apartarlas. Cuando se acabe la temporada será el momento de analizar y tomar decisiones”. Al tiempo que hablaba Piqué, sin embargo, la gran mayoría de los jugadores enfilaban al vestuario, compungidos y con las lágrimas en los ojos, como Alves, rabiosos como Villa, impotentes la mayoría. Lo vio Carlos Naval, el delegado, y les exigió que fueran al círculo central para aplaudir a la afición. Allí ya les esperaba Iniesta, único del banquillo que tuvo el gesto; todos los demás ya aguardaban en la caseta.

El Bayern domina todos los registros; son superiores y justos vencedores”

Xavi

Aunque, exigidos por la UEFA a desfilar ante los medios, fueron unos cuantos los que decidieron no hablar, como Thiago y Song, que pasaron a la carrera. No obstante, muchos dieron la cara para defender que el 4-0 del Allianz Arena era una cuesta escarpada pero no imposible. “Queríamos vender cara la eliminatoria”, señaló Alves. “Teníamos claro que si un equipo podía remontar era el Barça”, respondió Javi Martínez. Intervino Iniesta: “Hemos hablado de no bajar los brazos, ya no solo por nosotros sino por toda la gente que ha venido y lo que representamos”. Pero Cesc abundó: “El golazo de Robben nos ha dejado muy tocados”. Aclaró Xavi: “Mantuvimos el tipo en la primera mitad, pero luego fue imposible”. Piqué lo tuvo claro: “Ya no somos los mejores”. Una sentencia que aceptó Villa: “Después de una derrota así es difícil no pensar eso. Hemos sido inferiores y nos han superado en todo”.

Aunque el vestuario azulgrana aceptó que el Bayern venció con merecimiento, no todos sus integrantes comulgaron con Piqué. “Si antes éramos los mejores, ahora seguimos siéndolo”, reflexionó Bartra. “A veces no sirve ser los mejores, sino que hay que competir como tales”, apostilló Alves. “No creo que haya tanta diferencia entre los dos equipos”, ahondó Cesc; “perdimos en Alemania por las contras y los saques de esquina”. El otro argumento para la derrota fue que los futbolistas no llegaron con el tono físico adecuado. “Hemos llegado muy justos”, señaló Xavi. “Justitos, sí”, dijo Alves.

No hemos sabido competir"

Iniesta

Rosell vio la eliminatoria de manera similar —“han sido claramente superiores, pero el resultado es abultado”—, y dejó una coletilla repetida por la directiva en los últimos meses: “Nosotros no nos quejamos de los arbitrajes, pero este año no hemos tenido mucha suerte”. Aunque amplió: “Todos hemos demostrado que el Barça es un club que sabe ganar y sabe perder; hoy ha tocado perder”. Iniesta apeló a la actitud del colectivo: “Cuando un equipo está tan bien es difícil y hay que saber aceptarlo, como a muchos les ha pasado con nosotros”. Xavi le dio la razón: “El Bayern domina todos los registros, técnicamente son muy buenos, físicamente extraordinarios y mentalmente muy fuertes. Son superiores y justos vencedores”. Tomó la palabra Javi Martínez: “No puedo pedir más”. Y añadió: “Seguro que se levantan”. Sobre todo con la Liga, título que cada jugador se encargó de recordar. “Ahora nos vamos muy tocados, pero nos queda un título por conquistar”, señaló Cesc. “Hay que resolverla cuanto antes”, subrayó Piqué. “No hemos sabido competir en las eliminatorias de Copa y esta de Champions, pero en la Liga hemos sido muy regulares”, recordó Iniesta. Y remató Cesc: “Esto en otro equipo sería espectacular, y lo digo por experiencia. Pero esto es el Barça y siempre hay que ganar”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información