Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL 25ª JORNADA DE LIGA

El dilema de Unai en el Camp Nou

El vasco medita jugar con los suplentes ante el Barcelona pensando en la semifinal de Copa

Emery, antes de atender a los medios de comunicación. AS

Unai Emery, entrenador del Sevilla, no puede dar un paso por la capital andaluza sin que ningún aficionado le recuerde la importancia del próximo partido de semifinales de Copa ante el Atlético, donde el club andaluz se juega la temporada, pues la final le daría plaza europea e incluso la posibilidad de disputar la Supercopa en verano si el Barcelona elimina al Madrid en la otra semifinal y gana la Liga. Emery, un técnico de un enorme carácter competitivo, está sufriendo una importante presión en las vísperas del encuentro ante el Barcelona.

El partido supone un engorro para el sevillismo, ensimismado por la posibilidad de disputar una nueva final (la novena de este siglo) si supera al cuadro del Cholo Simeone después de la derrota mínima (2-1) cosechada en el Vicente Calderón. El entorno le pide a Emery jugar con los juveniles en el Camp Nou y el vasco siente la tentación de reservar a piezas básicas de su equipo frente al equipo de Roura. “Si me aseguraran que poniendo a los juveniles ante el Barcelona íbamos a pasar a la final, lo haría. Pero nadie me lo asegura”, afirmaba el técnico del Sevilla, quien decidió convocar a 20 jugadores para el encuentro, todos los que tiene disponibles a excepción de los lesionados Palop, Cicinho y Perotti, más el sancionado Spahic.

En la lista, todos los presuntamente titulares, pero también futbolistas que apenas han contado a lo largo de toda la temporada, caso de Hervás, Cala, Campaña o Babá. Todos viajan en tren por la huelga de Iberia. Mientras Emery se come la cabeza, la semana ha sido organizada por la entidad con la mente puesta única y exclusivamente en el duelo de la semifinal. El presidente, José María del Nido, ha escrito una carta solicitando el apoyo de la afición; la hinchada fue convocada para rodar un anuncio y calentar el partido, y, al mismo tiempo, se anunciaba una concentración desde el próximo lunes de la primera plantilla en la costa de Huelva con la intención de aislar al grupo en relación al choque con el Atlético. Del Barcelona, ni una palabra.

Si me aseguraran que poniendo a los juveniles ante el Barcelona íbamos a pasar a la final, lo haría

Unai Emery

“Nos jugamos el pase a una final, pero no podemos olvidarnos de la Liga”, aclara Emery, el único que le ha dedicado un par de reflexiones al encuentro contra el equipo catalán. El Sevilla, que no gana en Liga en Barcelona desde la temporada 2002-03 y que después del milagroso empate de la temporada pasada cayó en picado sin que Marcelino y Míchel enderezaran su rumbo, ha hecho incluso planes económicos con lo que supondría eliminar al Atlético el próximo miércoles. Sus dirigentes no entenderían una exposición innecesaria de sus mejores hombres en el Camp Nou. Emery, mientras, titubea. Primero, porque teme el efecto de una goleada en el Camp Nou, un estadio donde no ha conocido el triunfo en los siete partidos que ha disputado allí con Almería, Valencia y Spartak. Es más, los siete encuentros se han saldado con siete derrotas.

El Barcelona, con el Recreativo, es el único equipo de Primera al que no ha podido ganar. En total, Emery se ha enfrentado al Barcelona en un total de 14 ocasiones, con un saldo de nueve derrotas y cinco empates. “Me dicen que el Barcelona hará rotaciones, pero Messi nunca rota. No me vale perder”, expuso Emery, hecho un mar de dudas, consciente de la exigencia del entorno, preocupado por el hecho de que los suplentes se coman el marrón de jugar en el Camp Nou mientras la gloria de la Copa queda reservada para los titulares.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información