Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santillana: “El salto de CR es innato”

"La clave está en esa décima de segundo en el aire", explica el exdelantero cántabro, que compara sus saltos con los del delantero portugués

Cristiano salta ante Evra y Santillana ante Ticic, jugador del Rijeca, en un partido de la Copa de la UEFA de 1984.

Una carrera corta y un salto imponente que situaron las rodillas de Cristiano a la altura del cuello de Evra. Ya en el aire, esa décima de segundo levitando y un giro de cuello perfecto para colocar pegado al palo izquierdo de De Gea el caramelo que Di María le había puesto desde la banda izquierda. De repente, nada más marcar el gol, el Bernabéu revivió a Santillana. Uno de sus múltiples saltos imposibles en una noche cualquiera de la vieja Copa de Europa. Como aquella en la ida de las semifinales de la Copa de Europa ante el Inter de Milán (2-0) de 1980, o ese otro imperial cabezazo ante el Rijeca en la UEFA de 1984.

“He metido algún gol parecido, recuerdo el de las semifinales al Inter en Copa de Europa y otro parecido, también al Inter, en Copa de la UEFA”, rememora Santillana. “Cristiano tiene unas condiciones físicas increíbles, es un verdadero atleta. Se eleva muy bien en el gol y maneja muy bien el juego del cuello para dirigir el balón”, prosigue el delantero, al que narrador radiofónico Héctor del Mar bautizó como El Puma por esa tremenda capacidad de salto. “Pero la clave también está en esa décima de segundo en el aire. Eso es una condición innata que se tiene o no se tiene y que te permite evitar que el defensa llegue antes que tú. Yo era unos 10 centímetros más bajo que Cristiano (1,86 mide el portugués por 1,75 del cántabro) y tenía que buscarme la vida con argucias para anticiparme. Él, con esa altura, puede cazar los balones a más altura que yo”.

“Hay que tener unos cuádriceps y unos tobillos muy fuertes, los dedos de los pies son los últimos en despegar del suelo, para poder realizar un salto de ese tipo. Luego, en el fútbol, es muy importante la coordinación en el salto para conectar el remate y Cristiano la tiene”, analiza Javier Bermejo, actual campeón de España de salto de altura. Últimamente, en algunos de sus goles, se le habían medido a Cristiano carreras lanzadas a la contra por debajo de los 11 segundos en los 100 metros. “Con esa potencia y con esa altura podría ser un especialista, pero es que Cristiano es especialista en todo. Le pega con la derecha, con la izquierda…”, prosigue Santillana.

Cristiano ha aumentado su rendimiento cabeceador desde que está en el Madrid. En su primera temporada (2009-2010) marcó tres goles con la testa, todos ellos en la Liga. En la segunda aumentó la cifra hasta los cinco (cuatro en Liga y uno en la final de la Copa del Rey que le dio el título al Madrid ante el Barça). En el curso 2011-12 subió el dato dos dianas más: siete, todos en el campeonato liguero. Y en esta campaña ya lleva cuatro con la frente: dos en Liga, uno en la Supercopa de España frente al Barcelona y el de ayer frente al Manchester United. Su vuelo ante Evra y De Gea fue, curiosamente, el primer tanto que Cristiano marca de cabeza en la competición europea vestido de blanco. Ferguson, que quedó maravillado con el gol de su expupilo, también recordó el que le hizo al Chelsea en la final de la Liga de Campeones de Moscú.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información