Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mourinho: “Mi confianza no ha bajado ni un poquito”

El técnico señala sin nombrarlo a Ramos como culpable del gol visitante y destaca que la cultura futbolística inglesa favorece las opciones de remontada

Mourinho pasa un balón desde la banda. EFE

Dijo José Mourinho que antes del partido recibió a su colega, el venerable Sir Alex Ferguson, en su vestuario. “Estuvimos relajándonos”, contó el mánager del Madrid. “No hablamos de tácticas. Somos amigos y la vida sigue. En tres semanas nos veremos en Old Trafford”.

El escocés se impuso en el intenso duelo táctico de la primera semifinal. Le bastó con ordenar a sus jugadores que le dieran la pelota al Madrid, porque al parecer ha corrido la voz por media Europa: al equipo de Mourinho no se le puede hacer más daño que cuando le ceden la pelota. Cosa insólita en la historia del Madrid. Lo cierto es que el resultado favorece al Manchester porque si no se celebrase el encuentro de vuelta, los diablos rojos pasaría a cuartos. No lo ve así, sin embargo, Mourinho, que desplegó toda su oratoria para explicar algo así como que el Madrid en la vuelta podrá jugar al contragolpe porque su rival no le obligará a tener el balón. “Creo”, dijo el mánager madridista, “que la eliminatoria está empatada absolutamente al 50%”.

“Ellos”, prosiguió el portugués, “están por delante, han marcado un gol fuera, pero nosotros podemos perfectamente marcar un gol fuera también. No pienso que con la cultura británica el Manchester en su casa pueda jugar con sus defensores dentro del área. A pesar de estar en ventaja, por cultura no pueden jugar como lo han hecho aquí. Así que todo está muy abierto. Mi confianza no ha bajado ni un poquito”.

No me duele admitir que se me escapó el hombre que tenía que marcar

Sergio Ramos

El discurso de Mourinho se oscureció cuando intentó argumentar las ventajas de disputar el segundo partido fuera: “A mí me gusta jugar el primer partido en casa porque cuando juegas el primer partido fuera puedes tener la tendencia de estar descontento con determinado resultado; y cuando juegas fuera el segundo partido tú ya sabes lo que esperas, lo que necesitas, cómo tienes que plantear el partido sin ningún tipo de dudas. Por eso me gusta saberlo. Llegamos a Old Trafford empatados 1-1 pero por detrás. Si el Manchester marca primero tenemos que marcar para empatar la eliminatoria. Si nosotros marcamos primero estamos por delante. Es fácil de entender y sabemos lo que tenemos que hacer”.

“Hemos hecho ocasiones como para marcar más que un gol”, dijo Mourinho, quizá recordando un tiro al palo de Coentrão. “Hemos tenido toda la iniciativa durante el partido y estamos en perfectas condiciones para marcar un gol en Old Trafford. Muchos equipos lo están haciendo esta temporada y todavía no ha jugado nadie allí con el potencial ofensivo del Madrid”.

No sé si mi futuro en el Madrid depende de esta eliminatoria

José Mourinho

“Hicieron bien su trabajo”, comentó el técnico, como lamentando que a un rival se le ocurra hacer exactamente el tipo de fútbol que él ha promovido durante toda su carrera. “Vinieron a defenderse bien, a no conceder espacios y goles. Y no jugaron para ganar pero sabían que tenían grandes jugadores en ataque, con un gran potencial, que de la nada podían meter goles. Pudieron ganarnos 1-3. Habría sido posible porque tuvieron dos grandes ocasiones en la segunda parte del partido. Una la sacó Xabi en la raya de gol y en la otra Diego López hizo una gran parada”.

Mourinho culpó a Ramos en Getafe y en Sevilla por dos goles recibidos en los que no tuvo responsabilidad aparente. Ayer, en donde Ramos sí fue claramente superado por Welbeck, el técnico no perdió la ocasión de señalar al sevillano sin nombrarlo: “Si lo vieras en la tele, descubrirías lo que ha pasado. Cuando pierdes en los duelos individuales no hay organización que resista”. El propio Ramos, que fue el único jugador del Madrid que atendió a la prensa, reconoció su culpa. “No me duele admitir que se me escapó el hombre que tenía que marcar”, dijo. “De los errores se aprende”.

A Mourinho le preguntaron si no temía quedarse fuera de todas las competiciones en la primera semana de marzo y replicó diciendo que él está en paz con su conciencia. “Yo no siento presión de ninguna clase”, dijo. “Trabajo seriamente, doy mi máximo, y me voy tranquilo a casa con lo que hago, con la cara limpia y la cabeza alta. Unas veces ganas, otras pierdes. Cuando es así no tengo ningún tipo de presión. Los resultados en Copa y el ‘Champions’ ponen, obviamente, al oponente por delante… Pero el Real Madrid puede marcar goles y ganar partidos fuera”.

A pesar de tener contrato hasta 2016, Mourinho se mostró incrédulo respecto a su futuro si su equipo queda eliminado: “No tengo ni idea de si mi futuro en el Madrid depende del resultado en Old Trafford. Y no me preocupa”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información