Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Juventus fulmina al Celtic

El conjunto de Conte liquida a los escoceses en Glasgow (0-3) y acaricia los cuartos

Wilson intenta evitar el gol inicial de Matri. GETTY

Sabía el Celtic lo que es ganarle a un equipo de más galones. Lo hizo frente al Barcelona, en el Celtic Park, sorprendiendo a las 60.000 personas que abarrotaron la parroquia. Pero ni con ese precedente los Bhoys pudieron repetir la hazaña. Obstinado por lanzar balones al centro de la defensa italiana, los locales se chocaron una y otra vez contra el muro del Juventus. El equipo de Turín estiró su dibujo en el terreno de juego y controló desde la sombra el temple del encuentro. Sobre todo desde que advirtió que cada balón largo era una partida ganada a las espaldas de los jugadores verdiblancos.

Y lo descubrieron nada más empezar. Fue así como llegó el primer tanto bianconero, tan solo en el minuto 3. Pase largo sobre la espalda de Ambrose, que aprovechó Matri para fulminar a Forster. Quiso sacarla bajo palos la zaga, pero el balón ya había entrado. Por si acaso, Marchisio volvió a meterla en la red.

Celtic, 0-Juventus, 3

Celtic: Forster; Mikael Lustig (Matthews, m.58), Kelvin Wilson,   Ambrose, Scott Brown (Kayal, m.80), Emilio Izaguirre; Kris Commons (Watt, m.73), James Forrest, Victor Wanyama, Charlie Mulgrew; Gary Hooper.

Juventus: Gianluigi Buffon; Lichtsteiner, Leonardo Bonucci, Martín Cáceres, Andrea Barzagli; Federico Peluso (Padoin, m.69) Andrea Pirlo; Stephan  Claudio Marchisio, Arturo Vidal; Alessandro Matri (Pogba, m.80),Mirko Vucinic (Anelka, m.85).

Goles: 0-1, m.3: Matri. 0-2, m.77: Marchisio; 0-3, m.83: Vucinic.

Árbitro: Alberto Undiano Mallenco (España). Amonestó con tarjeta amarilla a Hooper, Forrest y Brown (Celtic), así como a Lichtsteiner, Padoin y Marchisio (Juventus).

Lleno en el Celtic Park (Glasgow).

La Juve, un equipo acostumbrado a tener el balón, a usar el radar de Pirlo, le regaló la posesión al equipo escocés. Consciente de que la iniciativa hace que le tiemblen las botas, el equipo italiano manejó el partido a su antojo, aunque en el algún momento, antes de que llegara el segundo tanto, el espíritu del conjunto de Lennon hiciera creer en el empate. Sobre todo gracias a balones colgados por Mulgrew, el único acceso que veía el Celtic hacia la portería de Buffon.

Sin noticias de Foster, Hooper, o del juego incombustible del centrocampista Wanyama, el Celtic se vio incapaz de triangular con precisión. No por nada es el segundo equipo que menos pases completa con éxito de todo el campeonato, 55%, frente al 77% de la Juve. Aun así, encontraron momentos para meter una marcha más. En uno de ellos, ya en la segunda mitad, cuando más apretaba el Celtic y los aficionados, entre ellos el cantante Rod Stewart, que esta vez no pudo llorar, todavía suspiraban por una eliminatoria más igualada, llegó el segundo de la Juve. Preciosa jugada iniciada por Padoin en campo contrario con un pase interior a Matri. El italiano, con un gesto de genio, prolongó para que Marchisio, ahora sí, pusiera el balón en la red tras un recorte. Dos goles de ventaja y una cuesta insuperable para los escoceses a 10 del final. Tanto más cuando solo dos minutos después, Vucinic puso el 0-3 definitivo en el marcador, tras un robo a Ambrose. Una ventaja que incluso permitió el estreno de Anelka en el equipo italiano. El francés llegó en el mercado de invierno tras algo más de un año en el fútbol chino. Pese al poco tiempo por delante, apenas ocho minutos, el debutante estuvo a punto de dar el pase del cuarto tanto.

Ni siquiera eso pudo callar el Celtic Park, que no enmudece ni en las derrotas, aunque estas supongan poner pie y medio fuera de la ‘Champions’.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información