Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Ya no somos tan dominadores”

Nieto de españoles que se exiliaron en Francia, el capitán galo repasa la actualidad del Mundial, al que no ha llegado al 100%

Jerome Fernández, en el partido ante España en los pasados Juegos de Londres
Jerome Fernández, en el partido ante España en los pasados Juegos de Londres

Nieto de españoles que se exiliaron en Francia, para Jerome Fernández (Cenon, 1977) era especial poder jugar este Mundial. Una oportunidad que no quería dejar escapar, a pesar de no sentirse al 100%.

Pregunta: ¿Qué supone España para usted?

Respuesta: Es el país de mis raíces. Recuerdo de pequeño cómo mi padre hablaba con mis abuelos en castellano, que veníamos en vacaciones a España: a esquiar a Baqueira; a la playa, a Cambrills… El jugar aquí me sirvió para aprender el idioma, porque en el colegio estudié inglés y alemán. Pude hablar con mi padre de vez en cuando, aunque me da mucha pena no haber podido hacerlo con mis abuelos.

P. ¿Le contaron cómo llegaron ellos a Francia?

R. No, no lo hicieron. Pero luego vi documentales, leí sobre ello. Supe cómo fueron las cosas.

P. ¿Qué guarda de esas raíces?

R. Un poquito la manera de vivir. El no ser muy inquieto. Poder comer y acostarme tarde… Pero sobre todo tener ganas de estar con mi familia, con mis amigos. Intentar aprovechar cada día, pasármelo bien. Si vives toda tu vida encerrado en tu casa, sin relacionarte con la gente es una lástima, pierdes muchas cosas. De los demás se aprende mucho.

El partido contra Croacia se ganará por detalles, en algún contraataque, con alguna una parada

P. ¿Cómo ve a España en el Mundial?

R. Muy bien puesta, sabe a qué y cómo jugar. A pesar de la derrota con Croacia tienen suficiente confianza para llegar a la final, aunque hay muy buenos equipos. Alemania ya nos ganó a nosotros, aunque no sé si serán capaces de hacerlo con España.

P. Y Francia, ¿qué tal está?

R. No tan bien como otras veces, pero seguimos aquí, con ganas de seguir adelante. Sabemos que el partido contra Croacia se ganará por detalles, en algún contraataque, con alguna una parada. Y casi seguro que al final. Nos pueden ir ganando todo el partido pero sabemos que podemos darle la vuelta. Y al revés también.

P. ¿Qué tienen para estar siempre luchando por el título?

R. Muchísima experiencia. Sobre todo en este tipo de partidos. A casi todos los equipos que luchan contra nosotros, Croacia, Islandia, España, por ejemplo, siempre les hemos ganado en eliminatorias. Son jugadores que ya piensan que no van a ganar porque han perdido antes aunque lo dieron todo. Piensan que aunque jueguen bien y nosotros no, acabaremos ganando. Es la misma sensación que yo tenía cuando era joven y jugaba contra Suecia o contra Rusia.

P. ¿Solo es cuestión de experiencia?

R. También juega el aspecto psicológico. Este verano, en Londres, Croacia estuvo genial. Pero en semifinales, algunos jugadores se pusieron nerviosos, no se metieron en el partido. No es que nosotros estuviésemos mejor que en cuartos contra España. Jugamos como sabíamos. Pero no sé por qué se fueron abajo. La guerra psicológica la empezamos a ganar en 2006, en 2008. Ahí empezamos a construir lo que somos. Y así seguimos. Somos una generación con muchísimo talento, con jugadores capaces de ocupar varios puestos de forma regular, formada en los mejores clubes del mundo. Gente como Didier [Dinart], Luc [Abaló] o mejoramos muchísimo jugando en España. Lo mismo que otros en Alemania….

Jerome Fernandez, celebra un tanto junto al seleccionador francés Claude Onesta en los pasados Juegos ampliar foto
Jerome Fernandez, celebra un tanto junto al seleccionador francés Claude Onesta en los pasados Juegos CORDON PRESS

P. Ahora que la mayoría juega en Francia, ¿eso se puede perder?

R. Puede ser, porque nos estamos haciendo mayores. Ya no jugamos al máximo nivel de forma regular. Nos damos cuenta de que el margen que teníamos antes ya no existe. Ya no somos tan dominadores como antes. Pero es normal. Antes le pasó a Rusia, Suecia, a Rumanía. Sabemos que nuestro ciclo va a acabar y llegará otro. Pero a ver si hay un equipo que puede dominar como lo hemos hecho nosotros, a ver si consigue lo que hemos logrado. Tal y como está el balonmano, con equipos tan igualados, creo que ganará un año uno, otro año otro. No sé si habrá una selección que pueda estar por encima de los demás.

P. ¿Quién es el líder de su selección?

R. No lo hay. Es un líder colectivo. Una mezcla de los jugadores con más experiencia, Didier, Thierry [Omeyer], Daniel [Narcisse], yo… desde hace algunos años hemos incluido en ese grupo a Nikola [Karabatic], a Michael [Guigou], a Luc…también a Cedric [Sorhaindo], que ya está maduro. Todo lo que ha conseguido con el Barça hace que dentro del grupo se sienta mejor, más cómodo.

A partir de ganar la Liga de Campeones con el Barça, cambiaron las cosas. Me respetaron mucho más, hablaba y la gente me escuchaba

P. ¿Qué hay que tener para ser capitán de un equipo con tanto gallo?

R. Mucha comprensión. Saber hablar con todo el mundo. Es un equipo con tanto talento, en el que a todos les dicen que son los mejores… Pero eso no te asegura que vayan a poder jugar juntos. Quizás para eso necesitas gente con un poco menos de talento, que no necesiten tanta luz, pero que pueda hacerlos jugar, que pueda relacionarse con todos para que no haya problemas de ego.

P. ¿Cuándo sintió que se había ganado el respeto de todos?

R. A nivel personal he conseguido cosas muy importantes. No he sido nombrado mejor jugador del mundo, pero me respetan porque siempre he trabajado mucho. A partir de ganar la Liga de Campeones con el Barça, cambiaron las cosas. A partir de entonces me respetaron mucho más, hablaba y la gente me escuchaba.

P. ¿A qué equipo tiene más miedo?

R. A todo el mundo un poco. Podemos perder contra cualquier porque la gente cuando juega contra nosotros lo hace sin presión, y así te salen mejores las cosas. Jugamos contra gente que suele hacer el mejor partido del torneo contra nosotros.

P. ¿Cómo les afectó que varios jugadores estuviesen implicado en un caso de apuestas ilegales?

R. No afectó en nada. Antes, con la antigua generación, podíamos hacer muchas cosas sin que nadie se enterara, como salir por la noche antes de un partido. Pero es que no éramos famosos. Ahora llevamos casi dos años en que cada vez que tocamos el móvil hay alguien cerca que se quiere enterar de con quién hablamos, de si vas a fichar por uno u otro. Estás más vigilado. Hay cosas ahora que no puedes hacer, porque al día siguiente va a salir en el periódico.

P. ¿Cómo está Karabatic?

R. Muy, muy fuerte. En la pista es muy difícil pararle. Está hecho para esto, para ser un gran deportista.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.