Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hemos vuelto al balón de playa”

Tanto el técnico como la plantilla del Barcelona se quejan del balón nuevo para la Copa, que creen que es incontrolable

Messi se escapa del marcaje de Caballero. / M. EL POZO (REUTERS)

Nadie se lo había preguntado, pero Tito Vilanova expresó su descontento por la pelota elegida por la Federación Española para disputar la Copa del Rey. Sobre todo porque fueron informados de que se utilizaría el balón en cuestión, Adidas, el martes de esta semana, pues hasta entonces se había jugado con otro diferente.

Así, el técnico aprovechó una pregunta sobre la atrevida apuesta del Córdoba, al que ya había elogiado con anterioridad, para cambiar de asunto e incidir en la crítica: “Para jugar la Champions tenemos un buen balón, para jugar la Liga tenemos un buen balón, pero para jugar la Copa tenemos un balón. Hemos vuelto al balón de playa. No entiendo cómo no tenemos una buena pelota para la Copa”.

El una pelota demasiado mala, dificulta el control del mismo y te obliga a perder más tiempo del normal"

Daniel Alves

Y, minutos después, Alves ahondó en el asunto. “Es demasiado mala. Sobre todo porque hemos entrenado con otro balón. Al final, jugar con uno diferente, muy liviano, dificulta el control del mismo y te obliga a perder más tiempo del normal: eso hace que el rival te presione más”, explicó el defensa, que se retiró del campo por precaución después de una fuerte contusión en la pierna izquierda. “Llevo una rachita buena... Ojalá acabe este año lo antes posible, a ver si empieza una nueva vida. Me preocupan estos problemas físicos porque nunca me había pasado y parece que últimamente viene todo de golpe”, añadió, aunque no sufre ninguna lesión de importancia.

Del partido, Vilanova destacó la enorme presión del rival —“sabía cómo aprieta, tenía claro que sería difícil”—, el esfuerzo de sus jugadores contra un Segunda, el oficio y el excelente estado de forma de Thiago, el gran trabajo de Villa picando al espacio, buscando la profundidad o como asistente de Messi, quien, otra vez, recibió un buen puñado de halagos: “Está tan contento pensando lo que le pudo pasar con la lesión... Esa felicidad le hace correr, marcar, incluso presionar más”, dijo Vilanova. “Ha sido tocado con la varita mágica y no va a dejar de sorprendernos hasta que se retire”, cerró Mascherano.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información