Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Por nuestro capitán”

Los jugadores del equipo europeo dedican un triunfo muy especial a Olazábal, que se inspiró en Ballesteros y en un vídeo de Guardiola

“Por nuestro capitán”
GETTY

José María Olazábal se sintió “el hombre más feliz del mundo” en “el día más feliz” de su vida. Esa fe de la que habló a sus jugadores la noche del sábado, esa magia de la Ryder, esos sueños en los que creía Seve, se convirtieron de repente en golpes victoriosos, en putts acertados, en 8,5 puntos sobre 12 posibles en la última jornada, y en una victoria que al Vascorro, al hombre duro de Hondarribia, le hizo saltar las lágrimas como un niño.

Las bromas que gastaba al principio del día con McIlroy (al norirlandés tuvo que llevarle la policía al campo porque se confundió con su hora de salida y casi llega tarde) se convirtieron al final en una tensión casi insoportable. Escondido bajo su gorra blanca, con los ojos cerrados, la mano en la cara y el pinganillo escupiendo noticias, Olazábal vivió el desenlace de la Ryder con los nervios a flor de piel. “Estoy acostumbrado a sentir la presión jugándomelo todo en un torneo y he ganado dos grandes, pero esto es mucho más. Esto es increíble, no se ve en ningún torneo. El sacrificio que han hecho estos chicos no lo puedo explicar. Es el día más feliz de mi vida. Esta victoria va por Seve”, acertó a decir.

El sacrificio que han hecho estos chicos no lo puedo explicar. Es el día más feliz de mi vida"

Ballesteros siempre presente en el equipo europeo. En el logo de sus camisetas, como se señalaba Justin Rose mirando luego al cielo, en las nubes de Medinah, en las emociones del vestuario... Seve, siempre Seve. Como el fuego del cántabro, Olazábal recurrió también a los sentimientos, a tocar el corazón de sus jugadores antes de la última batalla. Para eso se inspiró en el vídeo que Pep Guardiola puso a los futbolistas del Barça antes de la final de la Champions de Roma en 2009, aquel con las imágenes de Gladiator. Olazábal invitó a Guardiola, que ahora vive en Nueva York y es aficionado al golf, a vivir la pasión de la Ryder. El catalán aceptó y siguió con su familia el partido de McIlroy. “A Pep le encanta el golf y hace tiempo hablé con él sobre cómo motivar a los jugadores; hablamos de su vídeo de la final de Roma y me he basado en él para confeccionar el que yo he puesto a los muchachos. Le hacía mucha ilusión venir y creo que ha disfrutado de algo increíble. He estado con él en el tee del uno y estaba feliz, no se imaginaba la inmensidad de la Ryder Cup”, comentó Olazábal.

Entre la inspiración de Seve y la de Guardiola, Olazábal motivó a sus jugadores para conseguir una remontada histórica en un ambiente colosal. Y todos los jugadores le dedicaron un triunfo muy especial para él. “La Ryder me vuelve loco, no hay nada igual”, dijo Sergio García, ganador de su punto contra Furyk; “sabíamos que teníamos una oportunidad. Estoy contentísimo por nuestro capitán, ha hecho mucho por el golf y se merece más que nadie esta victoria. Hoy está feliz. Ha sido un placer y un orgullo poder competir para él”. “Era importantísimo ganar por Olazábal, sé lo que significa para él”, añadió Martin Kaymer, el héroe europeo al ganar el punto decisivo. “Tenemos el mejor equipo europeo que ha habido en la historia de la Ryder. Me alegró un montón por mi gran amigo el Vascorro. Ha sido una semana que jamás olvidaré”, comentó Miguel Ángel Jiménez, que hizo esta vez de vicecapitán.

Tenemos el mejor equipo europeo que ha habido en la Copa Ryder"

Miguel Ángel Jiménez

“Es increíble, no puedo describir lo que siento ahora mismo. Anoche había un ambiente muy distendido en el Team Room, no parecía que nos sacaban cuatro puntos. No sabría explicar la razón pero estábamos todos muy relajados, muy tranquilos, incluso contamos chistes. Sabíamos que había una pequeñísima oportunidad, había que intentarlo y lo hemos conseguido. Hemos hecho historia. Todavía no me lo puedo creer. Mi capitán me escogió y tenía que jugar bien por él, se lo debía a Olazábal, y también a Seve. José María nos dijo al principio de la semana que la Ryder Cup está hecha de recuerdos y sueños”, apuntó Ian Poulter, el símbolo de Europa por su lucha y su coraje en el campo. Y Luke Donald se sumó: “Queríamos ganar por José María y por Seve”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información