Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO | DOPAJE

La trama española del ‘caso Armstrong’

Un médico vizcaíno y un preparador valenciano siguen imputados por la USADA, que ya ha sancionado a perpetuidad al exdoctor de la selección de ciclismo

El carril bici con el nombre de Armstrong en Austin, su ciudad. Ampliar foto
El carril bici con el nombre de Armstrong en Austin, su ciudad. AP

La batalla que Lance Armstrong dejó de luchar también tuvo consecuencias en España. Acusado de consumir productos dopantes y de incitar a su consumo, el exciclista siempre había defendido que la Agencia Antidopaje Estadounidense (USADA), como organización nacional, no tenía autoridad para quitarle los títulos conquistados fuera del país, sus siete Tours, logrados en Francia, o su bronce olímpico, conquistado en Australia. Eso, argumentaba el ex campeón, correspondería en todo caso a una organización internacional, la UCI, por ejemplo. La misma línea de defensa siguieron tres españoles presuntamente implicados en la trama que supuestamente servía de productos prohibidos y consejos médicos al excampeón u otros ciclistas: el doctor Del Moral, suspendido a perpetuidad por la USADA, y el preparador Pepe Martí y el médico Pedro Celaya, imputados en el 'caso Armstrong' por esa institución y que siguen luchando por demostrar su inocencia.

Se plantea la pregunta que hizo Armstrong: ¿Puede un organismo estadounidense prohibir ejercer a un profesional español?

Las partes echan ahora un pulso sobre si el organismo estadounidense tiene derecho a entrar en el caso y sobre si ha seguido los pasos correctos. Martí, por ejemplo, logró a principios de este mes que la USADA revisara su caso fuera de fecha porque el preparador se ofreció a someterse a una vista de arbitraje bajo juramento. Antes de lograr esa revisión, Martí había sido condenado de por vida, como el doctor García del Moral, que fuera médico de la selección española de ciclismo.

“La USADA tiene evidencias de que, tras 2003, Del Moral asistió a ciclistas, incluyendo a varios del US Postal, con su dopaje”, explicó la institución en julio sobre el antiguo miembro del equipo médico de la selección de ciclismo. “Queda demostrado que desde 2000 estuvo implicado en el método prohibido de transfusiones sanguíneas […]. Traía ciclistas a su clínica de Valencia, donde les sacaba sangre para esas transfusiones prohibidas. […] Administraba sustancias prohibidas que mejoran el rendimiento, incluyendo EPO, testosterona, corticoides y HGH […]”.

Celaya, por su parte, sigue luchando por demostrar su inocencia. Acabe como acabe su caso, es probable que él y el resto de españoles presuntamente implicados acaben haciendo en los tribunales las mismas preguntas que hizo antes Armstrong: ¿Puede un organismo estadounidense retirar una licencia española y prohibir ejercer a un profesional español sin el refrendo de una institución internacional? ¿Tiene la USADA competencias transnacionales, es decir, más allá de sus fronteras? ¿No está limitado su radio de acción a lo que ocurra en Estados Unidos?

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.