Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Silencio, gana el más grande

Al vencer los 200 metros, Bolt es en el primer esprínter que alcanza su cuarto oro individual

Blake y Weir completan un podio jamaicano

Bolt celebra su victoria en los 200m tirándose el índice a la boca. Ver fotogalería
Bolt celebra su victoria en los 200m tirándose el índice a la boca. REUTERS

Usain Bolt es el más grande, pero la noche fue de David Rudisha. Después del magnífico récord en los 800 metros del fenomenal atleta masai, los 19,32s (cuarta mejor marca de la historia, pero a 13 centésimas de su récord del mundo) con que el jamaicano ganó los 200 metros supieron a poco en la feliz noche londinense. Y sin embargo ese poco fue mucho, fue extraordinario. Por primera vez en la historia olímpica un atleta lograba ganar por segunda vez los 200 metros. Lo que ni Carl Lewis ni ninguno otro consiguieron antes lo hizo Usain Bolt. Es su cuarta medalla de oro individual en pruebas de sprint. Ya supera por una al hijo del viento. Ya puede decir sin empacho, y ante el aplauso general, la admiración, I’m the greatest, soy el más grande. Y no lo fue más aún en la última carrera, ya negro el cielo de Londres tras una tarde veraniega por fin, porque su compañero, sparring, amigo, acicate, Yohan Blake, no le empujó lo suficiente. Terminó segundo, como en los 100 metros, Blake, en 19,44s; y tercero, cerrando un trío enteramente jamaicano (por primera vez, un país que no es Estados Unidos, barre un podio de 200 metros), el joven Warren Weir (19,84s, una mejora de más de cinco décimas en un año para un atleta de 22 años), que también se entrena a las órdenes de Glen Mills, el entrenador único, por los resultados, y junto a B&B, en Kingston.

Si Usain Bolt no fue más grande en esta carrera fue porque Yohan Blake no le empujó lo suficiente

La carrera fue nítida, la misma limpieza que se vivió 55 minutos antes en la de 800 metros, la limpieza que solo los grandes campeones son capaces de generar en medio del caos de una carrera de atletismo. La limpieza que muchos preveían. Salida normal de Bolt, 180 milésimas de tiempo de reacción, punta de velocidad máxima en su magnífica curva, en la que pudo desplegar casi toda su zancada gracias a correr por la calle siete. En la salida de la curva, su ventaja sobre Blake, siempre su sombra, siempre tras su aliento, era de una zancada y un poco más. Era entonces cuando se esperaba a Blake, al hambriento Blake, que, dicen los susurros de los periodistas jamaicanos, no se conforma con ser el amigo, el hermano pequeño, el aprendiz de Bolt. O eso sí. Pero más. Como todo buen hermano pequeño que se precie, solo pensaba en dar una buena lección al mayor. Y allí tenía la oportunidad.

Decía antes de la final el gran Ato Boldon, el sprinter devenido profeta que sabe todo lo que va a ocurrir minutos después, que solo un mal Bolt, un día raramente malo del gigante jamaicano, podría permitir a Blake ganar. Y a ello podría añadirse que solo el mejor Blake (el Blake de Bruselas del año pasado, cuando corrió los 200 metros extraordinarios en 19,26s) podría empujar a Bolt al récord. B&B, la pareja que, como dice Tyson Gay, un gran especialista en 200 cuando las lesiones se lo permitían, ha pisado en territorios que otros aún no han podido explorar. Y ahí estaban los dos, uno tras otro en la última recta de una final olímpica, entre aullidos estruendosos, en una pista velocísima.

La resistencia se mide en frecuencia. Esa es la fuerza de Blake, que tiene menos amplitud de paso que el altísimo Bolt (mide 1,80 el joven Blake; casi dos metros Usain), 2,40 metros frente a 2,70 metros de media en un 200, pero es capaz, gracias a su especialísima resistencia en velocidad, de compensarlo con una mayor frecuencia de paso. Así, con menor zancada es capaz de alcanzar la misma velocidad. Y eso, en un 200 es un milagro, ser capaz de una velocidad de pasos elevadísima cuando la fatiga inevitable se traduce en un alargar la zancada para compensar. Pero Blake, a diferencia, de Bolt, es capaz de hacerlo, capaz de correr los 200 metros haciendo mejor tiempo en los segundos 100 metros que en los primeros. Sin desacelerar, si no al contrario. La velocidad punta, Bolt, el único humano capaz de rozar sin perder el aliento los 45 kilómetros por hora; la resistencia, Blake. Se suponía, según las leyes de los biomecánicos y la experiencia adquirida, que Blake empezaría a acosar a Bolt a la salida de la curva, que convertiría sus últimos 50 metros en un infierno.

Bolt es capaz de correr los 200 metros haciendo mejor tiempo en los segundos 100

Y una vez más, Bolt cambió las leyes, las convirtió en propias, jugó con el tiempo y con el espacio, con todo lo conocido. Blake, en esfuerzo supremo, logró acortar la distancia que le separaba del hermano mayor, pero justamente, cuando su última aceleración debería haberle permitido ponerse a su altura, intimidarle, fue Bolt, increíble, el que abrió hueco, el que en los últimos 10 metros, lo menos nítido de la noche, miró a su derecha relajando, quizás, su zancada. Vio la impotencia en la cara de Blake, en su zancada, que ya empezaba a agarrotarse por la subida del ácido láctico brutal, y sonrió. Se llevó entonces un dedo a los labios, como los futbolistas chulos que después de marcar un gol quieren hacer callar a un estadio hostil, y así, insólitamente, cruzó la meta. Esa fue la foto con la que entrará, definitivamente, en la leyenda que tanto ansiaba.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información