JUEGOS OLÍMPICOS | WATERPOLO

La fatídica barrera balcánica

España vuelve a perder con Montenegro, su peor rival, y cae en cuartos de final

Los jugadores españoles junto a uno de los técnicos durante el partido ante Montenegro.
Los jugadores españoles junto a uno de los técnicos durante el partido ante Montenegro.emilio lavandeira / EFE

Montenegro siempre ha sido un mal enemigo para España, y más en los dos últimos Juegos Olímpicos, ya sea solo o con Serbia. El cruce de cuartos en Londres no fue diferente al de Pekín y Atenas. No hay manera de saltar la barrera de los cuartos. Quinto en Pekín 2008 y sexto en Atenas 2004, el equipo español también quedó fuera de los puestos de honor en el mundial del año pasado (5ª) y de los dos últimos europeos: séptima en Málaga-2008 y octava en Zagreb 2010. 

El último éxito fue la medalla de plata en el Campeonato del Mundo de Roma 2009. Allí estaba Guillermo Molina, seguramente el mejor jugador español en la actualidad, juntamente con Felipe Perrone. “Una vez más, y no sé cuantas van, nos ha tocado enfrentarnos en cuartos con el equipo más en forma del campeonato, el que mejor juega desde el verano, como Montenegro”, interviene Molina. “No tenemos suerte con los cruces porque nos tocan los favoritos”.

ESPAÑA, 9 - MONTENEGRO, 11

España: Iñaki Aguilar (p), Dani Pinedo (p), David Martín (1), Xavi Vallès (2), Iván Pérez (1), Balazs Sziranyi, Mario García, Blai Mallarach (1), Marc Minguell (2), Xavi García (1), Guillermo Molina, Felipe Perrone (1) y Albert Español.

Montenegro: Sefik (p), Scepanovic (p), Brguljan (1), Paskovic (1), Petrovic, Draskovic (1), Radovic, M.Janovic (2), N.Janovic (1), Ivovic (1), Zlokovic (4), Gojkovic y Jokic.

Parciales: 4-4, 1-3, 1-3, 3-1.

Árbitros: Adrian Alexandrescu (RUM) y Ulrich Spiegel (ALE).

Sede: Waterpolo Arena.

Perrone coincide con Molina. “El partido clave es el de cuartos y normalmente nos topamos con los balcánicos. Tú quieres jugar dinámico y horizontal y ellos lo hacen lento y vertical. Nos estudian muy bien y, además, son muy buenos. No pudimos acelerar el ritmo del partido y no nos queda más remedio que firmar la derrota y pedir perdón”. “No creo que sea nada psicológico”, concluye, “sino una cuestión de sorteo. No hay que obsesionarse sino insistir en nuestro trabajo”.

Licenciado en Psicología y Masters en Educación, Iñaki Aguilar tampoco tiene la solución al conflicto emocional o deportivo que plantean los cuartos: “No sé si es una barrera psicológica o una barrera balcánica. Lo que si sé es que quema mucho que se repita la historia con una cierta rutina. No podemos entrenarnos ni machacarnos más de lo que hacemos, de manera que no dispongo de la fórmula mágica para vencer de una vez una situación muy engorrosa”.

“No pienso en si son cuartos o semifinales", afirma Marc Minguell. “Montenegro es favorita contra España. Necesitamos de nuestros mejores recursos, correr bien el contragolpe y ser agresivos, para ser competitivos y a veces aún jugando muy bien no alcanza para ganar”. “A Montenegro solo se le supera si te sale un partido redondo”, subraya Rafa Aguilar, “y de momento no hemos sido capaces. Hay que jugar muy bien y ya se sabe que el partido de cuartos siempre es el más difícil y a menudo el peor”.

Los internacionales coinciden en que ahora mismo son aspirantes y por tanto conviene perseverar para recortar las distancias con Montenegro. Los balcánicos son un equipo que juega fino y bien; defiende con agresividad y no perdona cuando dispone de un jugador de más; y está bien concebido, mejor acabado y rematado por un jugador excepcional como el boya Boris Zlokovic. España, en cambio, ha optado por un liderazgo colectivo, un juego coral y solidario, nada de individualidades.

No hay razones para la euforia cuando se gana, ni para la depresión si se pierde. Ahora toca rearmarnos desde la derrota”. afirma el seleccionador Rafa Aguilar.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50