Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mensaje de la plata

La medalla de Mireia demuestra que subirse al podio es posible

Mireia Belmonte sostiene la medalla de plata obtenida en la final de los 200 mariposa
Mireia Belmonte sostiene la medalla de plata obtenida en la final de los 200 mariposa EFE

La plata de Mireia es histórica. Es lo suficientemente importante como para poder empujar a los chavales jóvenes del equipo español, incluso a los que están compitiendo en estos momentos en los Juegos. El mensaje es simple: ganar una medalla en natación es posible.

Aunque parezcan dispares, el 800 libre y los 400 y los 200 estilos son pruebas complementarias en los entrenamientos. Pero pocos nadadores tienen el coraje de afrontarlas todas en unos Juegos como hace Mireia. Ojalá en los Juegos de Río, en 2016, ella pueda nadar todas estas pruebas como nadó el 200 mariposa en Londres. Fue emocionante verla romper la carrera. Hizo como los ciclistas, o como los atletas. Se escapó, y cuando las estadounidenses quisieron reaccionar ya era demasiado tarde.

La braza y la mariposa son estilos abrasivos

Yo nadé el 200 mariposa y puedo decir que, o estás fino y tácticamente lo haces bien, o te equivocas y es una prueba terrible. Si no sales relajado, esos últimos 50 metros pueden ser eternos. Es como en la braza, que es otra modalidad muy técnica, en la que hay que hacer movimientos antinaturales. En el crol giras sobre el eje de tu estómago y en la espalda también. La braza y la mariposa son estilos abrasivos en los que hay que levantar los brazos a la vez que conectas dos patadas y usas el tronco para impulsarte.

Lo fundamental en la mariposa y en la braza es mantener el centro de gravedad lo más arriba posible. Es difícil. Si te cansas y levantas demasiado la cabeza para respirar bajas la cadera y pierdes el contacto con la superficie. Te clavas. En la mariposa vemos continuamente nadadores que acaban nadando verticales cuando lo que tienen que hacer es mantener la línea recta. O tienes un buen estilo, o es imposible ser competitivo como lo fue Mireia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.