Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inglaterra celebra el fin de los goles fantasmas

La Premier League y la federación se muestran partidarios de incorporar la tecnología “tan pronto como sea posible”, mientras que en España los organismos guardan silencio

El gol fantasma de Míchel a Brasil en el Mundial de México de 1986 Ampliar foto
El gol fantasma de Míchel a Brasil en el Mundial de México de 1986 Diario AS

La tecnología ya ha llegado al fútbol y el momento es calificado como “histórico”, por los máximos dirigentes del mundo del balón. Pero en España, de momento, nada se mueve. Ni una declaración institucional, ni un comunicado oficial, nadie en la Liga de Fútbol Profesional (LFP) o en la Federación Española de Fútbol (encargada de la organización de la Copa del Rey) se ha pronunciado aún a propósito de la posibilidad de aplicar en el fútbol español algún sistema para evitar los goles fantasma, de acuerdo con lo aprobado por la International Board. Contrasta esto con la celeridad con la que la Federación Inglesa y la Premier League fueron las primeras instituciones en saludar públicamente la noticia al tiempo que avisaban de su intención de aplicar la tecnología cuanto antes.

José Luis Astiazarán, presidente de la Liga de Fútbol Profesional, declaró al diario AS que la decisión de la International Board es “revolucionaria”. “Es un avance muy importante la introducción de la tecnología para determinar si el balón ha entrado o no. Que el gol sea el gol es vital para el fútbol. Es una medida muy positiva para nuestro deporte”, apuntó Astiazarán. Sin embargo, no hay un calendario aproximado ni un plan trazado para la implantación de alguno de los dos sistemas autorizados en los estadios de Primera y Segunda División. La Federación Española y el Comité Técnico de Árbitros, dependiente de aquella, tampoco tienen, aún, una postura oficial.

En cambio, la liga inglesa se dio ayer toda la prisa posible para mostrar su acuerdo con la decisión. “Llevamos mucho tiempo pidiéndolo”, se felicitaban en un comunicado difundido minutos después de que se conociera la decisión. Y anunció su disponibilidad para aplicar alguno de los dos sistemas “tan pronto como sea posible”, incluso a mitad de la temporada que viene “si los clubes están de acuerdo”, según la FA.

El fútbol inglés está poco menos que entusiasmado con la tecnología. En los últimos años ha abogado por el uso de un sistema que permita discernir cuándo un balón ha traspasado la línea de gol, especialmente desde que un tanto de Lampard a Alemania en octavos de final del Mundial de 2010 no subió al marcador pese a botar varios palmos por detrás de la línea. Aun así, los pross deben su único título a un gol fantasma: el de la final del Mundial de 1966 disputada en Wembley con el disparo de Geoffrey Hurst que nunca botó dentro de la portería alemana. Inglaterra es, también, la última beneficiada por uno de estos errores, ante Ucrania en la pasada Eurocopa.

Blatter se muestra “contento” y asegura que la decisión es “histórica”

En el entusiasmo con el que los ingleses han recibido la noticia influye también el que la FA sea parte en la decisión, porque es una de las cuatro federaciones nacionales que fundaron la IFAB, el organismo que dicta las normas del fútbol desde 1886. Los otros tres son las federaciones escocesa, irlandesa y galesa. Los británicos inventaron el fútbol y lo han modificado cuando han querido, la última vez ahora, aunque en esta ocasión han tenido que contar con la aquiescencia decisiva de la FIFA, incorporada a la IFAB en 1913.

El sentido de los cuatros votos con los que cuenta la FIFA en la asamblea de la IFAB estaba cantado desde que Joseph Blatter, su presidente, dijera que la tecnología era una “necesidad” al final del partido entre Inglaterra y Ucrania. Con esta declaración, Blatter completaba su particular giro, iniciado en 2010 a raíz del gol de Lampard. “Me quedé estupefacto. Me dije a mí mismo ‘eres el Presidente de la FIFA’, y no puedes permitir ni dejar que algo así suceda en la próxima Copa Mundial”, asegura Blatter que pensó entonces, según cuenta en una entrevista publicada por la web de la FIFA. En 2002, durante el Mundial de Corea y Japón, había declarado lo siguiente: “Debemos vivir con los errores de todos, técnicos, jugadores, directivos y árbitros. Si el fútbol fuera algo científico se acabarían las discusiones, las emociones”. Ahora Blatter se muestra “contento” y asegura que la decisión es “histórica”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información