Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Un chute en el trasero” a Brasil

La FIFA recrimina al país sudamericano el retraso en las obras para el Mundial de 2014

Ronaldo y Bebeto, con Maracaná como escenario. Ampliar foto
Ronaldo y Bebeto, con Maracaná como escenario. EFE

Las relaciones entre el gobierno de Brasil y la FIFA se han agriado duramente en las últimas horas. Ayer, el secretario general de la FIFA, Jérõme Volcke, hizo un duro ataque a los preparativos del Mundial de 2014, y y llegó a decir que Brasil “merece un chute en el trasero” por el retraso en las obras en los estadios.

Las declaraciones de Volcke fueron consideradas ofensivas para el país por el Ministro de Deportes de Brasil, Aldo Rebelo, hombre fuerte del PCdoB (Partido Comunista de Brasil), quien aseguró que no aceptará más a Volcke como interlocutor. Según el Ministro, Volcke “hizo comentarios impertinentes y descabidos con expresiones impropias, lo cual dificulta el ambiente de cooperación entre Brasil y la propia FIFA, que es de cooperación y entendimiento”. Rebelo anunció que va a comunicar al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, que “no acepta más a Volcke como interlocutor”, y añadió: “Espero que tenga comprensión para entenderlo”.

Hasta el diputado federal y exfutbolista Romario ha entrado en la pelea. “La FIFA tiene razón al cien por cien”, dijo el brasileño. Volcke, además, explicó: “No entiendo por qué las cosas no están avanzando. Los estadios están fuera del plazo y muchas cosas están atrasadas. Nada ha sido aún hecho ni preparado para recibir mucha gente. Van a faltar hoteles. Lamento decir que las cosas no están funcionando en Brasil”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.