Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Titular desde el primer silbido

Desde que el público del Bernabéu abucheó a Mou en el partido de Copa contra el Barça, Granero ha jugado de inicio siempre en casa

Rueda de prensa de Mourinho. 

José Mourinho nunca olvidará la pitada que le dedicó el Bernabéu durante la ida de los cuartos de final de la Copa, frente al Barcelona, el 18 de enero. “Nunca me había ocurrido una cosa así”, dijo tras el partido. Fue la primera vez que una afición amiga, su propia hinchada, le hacía un reproche masivo. La causa, la derrota (1-2) después de que presentara una alineación especialmente defensiva con Pepe de mediocentro, junto a Lass y Xabi.

Los jugadores y los demás empleados del club observaron al entrenador notablemente molesto. Hasta entonces, Mourinho no se había resignado a tolerar la frialdad de la afición. Después de algún partido de público frío, en el vestuario le habían oído quejarse de la inexpresividad de la gente: “Así se me quitan las ganas de trabajar”. La derrota en la Copa rebasó su imaginación. La pitada le resultó indignante. Desde entonces, sus alineaciones en el Bernabéu nunca volvieron a ser las mismas. Desde entonces, Granero, que había jugado solo 12 minutos en Liga, siempre ha sido titular en los cuatro partidos en casa. Coentrão ha ido al banquillo.

“Yo no sé cuáles son los gustos futbolísticos del público”, respondió Mourinho cuando ayer le preguntaron si su elección de dar la titularidad a Granero en esos cuatro últimos encuentros, contra Athletic, Zaragoza, Levante y Racing, obedeció a una intención de agradar a la afición. “No tengo tiempo durante los partidos para escuchar o sentir los gustos del público”.

Granero celebra junto a Cristiano un gol del portugués en el Bernabéu.
Granero celebra junto a Cristiano un gol del portugués en el Bernabéu. AFP

El centrocampista madrileño, de 24 años, fue el pretexto que activó la pitada del día de la Copa cuando Mourinho lo hizo entrar en sustitución de Pepe, en el minuto 80. La afición aprovechó el cambio para criticar al técnico y exaltar al canterano, que desde entonces ha recibido más ovaciones que en toda su carrera. “Cuando yo llegué aquí muchísimos dijeron que no podía entrenar al Madrid porque era un entrenador defensivo”, prosiguió el técnico, “pero yo pienso por mi cabeza y por la de mis ayudantes. Granero está jugando principalmente por su carácter. Es un chico con una personalidad muy especial. El Madrid no lo debe perder nunca. Jugando más o menos, simboliza mucho lo que es el club y nunca me deja mal. Siempre que juega, como titular o saliendo desde el banquillo, un minuto o 90, nunca defrauda mis expectativas. Si hay un jugador del que me puedo autoculpar de pensar que hubiera merecido más de lo que ha tenido en el primer tramo de temporada es Granero”.

Resulta extraño que un jugador tan apreciado por el técnico solo disputara 12 minutos en Liga a lo largo de cinco meses. Tan sorprendente como que desde el 18 de enero, después de recibir la ovación, haya sido titular en todas las jornadas como local y nunca fuera de Chamartín.

Hasta el 18 de enero, el canterano tan solo había disputado 12 minutos en Liga a lo largo de cinco meses

Mourinho niega una relación entre la pitada y la titularidad de Granero, pero la coincidencia es un hecho. El técnico comenzó por hacerle jugar de salida contra uno de los rivales más peligrosos de la Liga, el Athletic. Ese día el Madrid se impuso con contundencia (4-1) estrenando un centro del campo inédito: Granero y Xabi en el medio y Özil y Kaká como enganches. Contra el Zaragoza se repitió el cuarteto y la goleada (3-1). Contra el Levante (4-2) se cayó Kaká y entró Higuaín para retrasar a Benzema a la media punta. Frente al Racing (4-0), en el último encuentro que el Madrid jugó de local, volvieron Granero, Xabi, Kaká y Özil. El balance total del experimento, 15 goles a favor y cuatro en contra.

Mourinho ha alternado esquemas: uno ofensivo para Chamartín y otro conservador para los viajes. Desde el 18 de enero, Granero no ha sido titular como visitante. Solo ha disputado 13 minutos lejos del Bernabéu, cediendo su lugar a Lass o a Khedira en Mallorca (1-2), Getafe (0-1), Vallecas (0-1) y Moscú (1-1). Cuatro partidos sobrellevados con muchas dificultades.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información