Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rabia de Nsue salva al Mallorca

El internacional sub 21 se reivindica con un gol a Osasuna (1-1) tras ponerse en entredicho su titularidad

Resumen del partido. 

A Emilio Nsue, mallorquín de ascendencia ecuatoguineana, no le ha ido muy bien desde que Caparrós llegó a Mallorca. El técnico andaluz prefirió apartarlo de la titularidad para entregar la banda derecha a Pereira. En unas declaraciones desafortunadas, el representante de Pereira insinuó que hasta entonces se había dispensado un trato de favor hacia Nsue, cuyo agente es el hijo del máximo accionista del Mallorca, Lorenzo Serra Ferrer. Nsue calló, pero la herida quedó abierta. Pasaron las semanas hasta que, hace dos días, el internacional sub 21, que ha venido calentando banquillo desde entonces, explotó: “Me duele que digan que estaba ahí por enchufe”.

MALLORCA 1- OSASUNA 1

Mallorca: Aouate; Chico, Ramis, Nunes, Cáceres (Nsue, min.67); Pereira, Martí, Tissone (Tejera, min. 47), Castro; Alfaro (Hemed, min. 47) y Víctor. No utilizados: Calatayud, Crespí, Álvaro, Ogunjimi.

Osasuna: Andrés Fernández; Marc Bertrán, Sergio, Miguel Flaño, Damià; Lolo, Loé; Cejudo (Nekounam, min.89), Raúl García, Lamah (Roberto Torres, min.72) y Nino (Timor, min.81). No utilizados: Riesgo, Raitala, Roversio, Anunziatta.

Goles: 0-1. M. 46. Cejudo remata tras un rechace defensivo. 1-1. M. 71. Nsue remata un saque de esquina de Tejera.

Árbitro: Clos Gómez. Amonestó a Damià, Tissone, Cejudo, Chico y Timor.

Iberostar Estadi: 12.498 espectadores.

Casualidad o no, Caparrós ha elegido precisamente este momento para volver a darle minutos en Liga, ante Osasuna. El extremo derecho los aprovechó para reivindicarse con rabia y orgullo: saltó al campo en el 67, forzó un saque de esquina en su primera incursión y se coló en el área para cabecearlo a la red. El gol selló una igualada que salvó los muebles para el Mallorca tras un partido en que navarros y baleares parecieron jugar a no hacerse demasiado daño.

Ante la ausencia de Puñal, sancionado por acumulación de amarillas, Mendilibar construyó su equipo a partir de un doble pivote de corte defensivo con Lolo y Loé, en detrimento de Nekounam, que se quedó en el banquillo. En el Mallorca, las novedades fueron la titularidad de Alfaro en la media punta y el regreso al lateral derecho de Chico, que se aventuró en más de una ocasión por el área rival. Nadie hizo demasiado por lograr que se descolocasen las defensas hasta que un balón largo golpeó en la espalda de Nunes y cayó a los pies de Cejudo en el área grande.

Después de cuarenta y cinco minutos sin oportunidades y con un insólito 0-1 en el marcador, Caparrós trató de cambiarle la cara a su equipo con la entrada de Hemed y Tejera, sin que se consignara una mejoría significativa en el juego. El revulsivo no podía ser otro que Nsue, que salió electrizado y que, tras marcar el tanto del empate, se ensañó con el banderín entre gritos y aspavientos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >