Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Valencia cierra un acuerdo con Bankia para acabar el nuevo estadio

La entidad financiera asumirá el viejo Mestalla.-El club pretendía financiar las obras con el dinero logrado con la reclasificación del campo, pero la crisis dejó empantanado el proyecto

El Valencia ha alcanzado un acuerdo con Bankia que permitirá reanudar las obras del nuevo estadio y tenerlas finalizadas en un plazo estimado de dos años, según ha informado hoy el club valencianista. En un comunicado oficial, el Valencia, que no ha dado la fecha en la que se reanudarán las obras, asegura que con este acuerdo con la entidad bancaria, con la que mantiene una deuda de 250 millones de euros, el club se asegura también una "financiación a medio plazo en condiciones de mercado y ajustada a sus actuales niveles de ingresos".

El presidente del Valencia, Manuel Llorente, ha asegurado que ha sido la solvencia del club, a través de sus activos patrimoniales, y "el compromiso de Bankia con Valencia", las dos premisas que han permitido alcanzar un acuerdo, en el que también se contempla que la entidad financiera se hará cargo del antiguo Mestalla. Llorente ha calificado de "hito histórico" el acuerdo y ha asegurado que se trata de "un día que queda para la historia y que hace muy felices a miles de valencianistas que pronto verán jugar a su equipo en uno de los mejores estadios de Europa".

El presidente valencianista ha querido agradecer a Bankia su compromiso con el Valencia. "Quiero agradecer de una forma muy especial a Bankia todos los esfuerzos y el trabajo realizado para colaborar en el futuro del club", ha comentado Llorente. La entidad asumirá el viejo Mestalla, de cuya venta el club se prometía una lluvia de millones para construir el nuevo campo, entre otras inversiones. El Valencia logró del Ayuntamiento de Valencia un doble pelotazo, ya que el equipo encabezado por Rita Barberá reclasificó el suelo de Mestalla para que se pudieran construir viviendas y oficinas, y también aprobó una permuta para que un terreno de la avenida de las Cortes Valencianas diera cabida al futuro campo. La crisis, sin embargo, empantanó el proyecto y las expectativas de hacer caja con Mestalla se esfumaron.

El 25 de febrero de 2009 el Valencia informó de la paralización de las obras de su nuevo estadio por falta de liquidez tras haberlas iniciado en agosto de 2007, si bien en los meses previos a su paralización se había trabajado cada vez a un ritmo menor, hasta que dejó de haber actividad en el invierno de hace dos años.