Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un colosal Pau lleva a España a cuartos

La selección barre a Serbia (84-59) con una gran actuación coral y los hermanos Gasol imparables

España ha recuperado hoy todas sus señas de identidad y sus mejores sensaciones para pasar por encima de Serbia (84-59) e imprimir así su pasaporte para los cuartos de final del Europeo, a partir del próximo miércoles, y con todavía el partido contra Francia del domingo en juego. El conjunto español ha estado superlativo, de nuevo en su mejor versión. Parece que el equipo de Scariolo va y viene durante el torneo. Ofreció dudas en la primera fase, fue un ciclón contra Lituania en su mejor puesta en escena en años, una caricatura en el último cuarto contra Turquía y una montaña rusa contra Alemania. Pero el campeonato ya no permite despistes, y España ha vuelto hoy a ser el maravilloso equipo que acostumbra, concentrado, veloz y con un millar de recursos.

ESPAÑA, 84, - SERBIA, 59

España: Calderón (8), Navarro (14), Rudy (2), Pau Gasol (26) y Marc Gasol (20) -equipo inicial-, Reyes (4), Ricky (2), San Emeterio (2), Llull (2), Claver (2), Sada (1) e Ibaka (1).

Serbia: Teodosic (6), Tepic (8), Keselj (3),Krstic (12) y Macvan (6) -equipo inicial-, Paunic (3), Bjelica (4), Markovic (1), Savanovic (11), Perovic (5) y Marjanovic.

4.000 espectadores en el Siemens Arena.

El encuentro nada ha tenido que ver con el de hace un año en los cuartos del Mundial de Turquía, cuando Serbia bajó a España de la lucha por las medallas con el majestuoso triple final de Teodosic. Esta vez la selección no dejó fisuras, convertida en un pilón. Y nada lo puede explicar mejor que la presencia de Pau Gasol en el equipo. Alrededor de su líder, colosal otra vez, y de un Marc en estado de gracia, todas las piezas encajan. Calderón recuperó el color; Rudy bajó al barro y se encargó de la tarea sucia sobre todo en defensa; y la señalada segunda línea dio síntomas de vida: por primera vez, anotaron los 12 jugadores. Todo pivotó sin embargo en torno a los hermanos Gasol, una sociedad incombustible. Entre Pau (26 puntos y ocho rebotes) y Marc (20 y 10) se merendaron a los tiernos chicos serbios. Una imagen simbolizó el partido: tapón de Pau a Perovic a falta de cuatro minutos y el mismo Pau que corre el contraataque para machacar.

Solo las faltas (dos en los tres primeros minutos) dejaron a Pau sin más minutos en la pista y por lo tanto más tiempo para redondear el festival. De Serbia apenas hubo noticias, neutralizado totalmente Teodosic, su punto neurálgico, por la defensa española. Solo la resistencia a base de triples de Savanovic y la combatitividad de Krstic. Y un parcial de 13-0 entre finales del tercer cuarto y principios del cuarto que hizo aparecer algún fantasma en la selección. Esta vez no hubo pájara y España tuvo la fiesta en paz.

La selección parece llegar al momento decisivo en buena forma. Hoy equilibró el juego interior y el exterior, defendió con solvencia, cazó la enorme suma de 40 rebotes y, por fin, pudo correr al contragolpe en bastantes ocasiones, el terreno ideal para chicos como Navarro y Rudy, que tienen dos turbos en las piernas. El conjunto español puso todos sus mejores ingredientes en el plato y en esta ocasión no se deshizo pese a los cambios cuando entraban otros jugadores en pista. El equipo de Scariolo estuvo muy generoso en la circulación (21 asistencias) y muy sacrificado en defensa (11 robos). Y, una estupenda noticia, todos tuvieron minutos y todos anotaron, aunque fuera un punto, casos de Ibaka y Sada. Llegan los cuartos y España muestra su mejor cara.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.