Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pandiani: "A Cristiano le falta un tornillo"

El uruguayo, que protagonizó una refriega con el luso en el Reyno, carga contra él: "Es quien genera problemas cada fin de semana y al que habría que sancionar", ha manifestado

Todavía colea la batalla que protagonizaron el pasado domingo Osasuna y el Real Madrid en el Reyno de Navarra. El equipo de Mourinho salió escaldado del estadio navarro, donde perdió tres valiosos puntos y se alejó un poco más de la estela del Barça tras un choque de alto voltaje en el que ambos equipos se emplearon al límite. Precisamente, de esa tensión nació una de las imágenes de la contienda. Cuando el colegiado Muñiz Fernández decretó el final del primer tiempo, camino del túnel de vestuarios, Cristiano se enzarzó con el osasunista Camuñas.

De inmediato, se formó un revuelo que ganó intensidad con la llegada de Walter Pandiani. El uruguayo, encendido, replicó al portugués, que se encaró con él hasta que el resto de futbolistas intercedieron. Hoy, tres días despues del episodio, el ariete no se ha mordido la lengua en la sala de prensa de Tajonar. "A Cristiano le falta un tornillo. Debe ser más humilde", ha expresado sin contemplaciones.

La embestida no ha quedado ahí. Pandiani ha trazado una comparación entre CR7 y Messi, reciente ganador del Balón de Oro, de la que sale muy mal parado el luso. "Lo que debe hacer es aprender algo de Messi y dejar su actitud chulesca. Es quien genera todos los problemas cada fin de semana y al que habría que sancionar. Debería mirar al mejor del mundo y ver si es capaz de aprender alguna cosita más", ha manifestado.

Del mismo modo, ha elevado el paralelismo y no ha dudado en remarcar que "el Barcelona es el equipo del pueblo". En un tono elevado ha sentenciado: "Hay futbolistas del Madrid que no se merecen ese trato, pero lo pagan por las tonterías de otros. Al Barça, en cambio, le aplauden. El Madrid está pagando la actitud chulesca de Cristiano".

El uruguayo, combativo por naturaleza, un gladiador del área y fuera de ella, también ha recalcado que no le gustó que fuera a reprocharle cosas y empujar a Camuñas: "En nuestro campo nos hacemos respetar. Yo soy uno de los medio locos del equipo y esas cosas no me gustan. Por eso salté. En el túnel pasó algo más, pero todo queda en el campo".

No todo quedó sobre el terreno de juego. Nada más terminar el choque, la imagen de los dos futbolistas, nariz con nariz, fue objeto de interpretación en las redes sociales. La versión que cobró más fuerza apuntaba a que el luso le había preguntado a su rival por su salario. Pese a que después del encuentro el rojillo lo desmintiese, hoy ha declarado: "Es bastante acertado lo que se ha dicho que pasó. Cuando (Cristiano) gane la Copa del Rey, la Supercopa y los títulos que tengo yo aquí, a lo mejor le escucho".

La estrella blanca, tras el partido, se quejó de la hostilidad y una presunta falta de fair play por parte del equipo de Pamplona. "Patadas, más balones de los permitidos en el campo... Es inadmisible que un partido de fútbol se convierta en una batalla campal. Lo que ha pasado hoy no es bueno ni para el espectáculo ni para los niños que disfrutan de este juego. ¡Lo detesto! El otro día en Sevilla estuvieron a punto de romper la cabeza a Casillas de un botellazo. Estas acciones deben ser multadas".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.