Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Esto no se puede alargar más"

De la Red se somete a una última biopsia que le dirá si le es posible jugar o no

Ruben de la Red lleva desde el 30 de octubre de 2008 sin poder tocar el balón. Ese día se desplomó en el campo del Real Unión de Irún, en pleno partido de Copa, al sufrir un síncope. Los médicos, que le detectaron una anomalía cardiaca, le prohibieron volver a entrenarse hasta nueva orden. El centrocampista del Madrid visita de vez en cuando la ciudad deportiva de Valdebebas y todos los domingos que hay partido acude al estadio Bernabéu con su esposa y su pequeño Oliver. También fue el sábado, el día del clásico, 24 horas después de que le dieran el alta en la clínica La Moraleja. "Estuve ingresado dos días para que me hicieran una biopsia que estaba programada desde hacía tiempo y que preveía unas horas en observación", declaró ayer De la Red en conversación telefónica con este periódico desde su casa. "Ya es lo último de lo último. Esto no se puede alargar más", añadió refiriéndose a la prueba practicada.

Cuando un mes después de sufrir el síncope los médicos detectaron, tras todo tipo de exploraciones, que el origen de su mal es cardiaco -se trata de una alteración en la fase de recuperación del corazón que sufre bastante gente, pero que en los deportistas de élite puede causar desvanecimientos-, se le prescribió reposo absoluto, seguir "un tratamiento de mantenimiento" para evitar que tuviera problemas en su vida normal y someterse a una prueba genética para averiguar si está o no predispuesto a este tipo de arritmias.

Los estudios genéticos a los que se sometió el medio del equipo blanco y de la selección española no fueron uno ni dos, sino tres. "Todos dieron resultados negativos. Pero nadie me ha dicho nada todavía sobre si tengo que ser optimista o pesimista, sobre si puedo volver a jugar o no. Los médicos me dicen que quieren esperar a la biopsia, que es la última prueba que me he hecho", explica De la Red. "Me han asegurado que es la última de las últimas y que en un mes y medio tendré los resultados. A mí ya no me queda otra que esperar", insiste.