Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIGA DE CAMPEONES | BARCELONA 3 - STUTTGART 1

Viejas sensaciones

Triunfo balsámico ante un indemne Stuttgart: Eto'o cantó gol, Ronaldinho marcó de jugada y el Barça volvió a remontar

El Barça solventó el trámite ante el Stuttgart de forma casi idéntica a la que tumbó al Deportivo hace tres días: redujo a la nada un gol tempranero de los alemanes y remontó un partido con sabor a tiempos pasados. Bojan no consiguió refrendar su precocidad goleadora en Europa, pero sí lo hizo Eto'o, fiel a su estilo, como los grandes depredadores. Pero además, Ronaldinho volvió a marcar con el balón en movimiento en un encuentro traducido a una simple cuestión de prestigio antes de afrontar dos citas ligueras decisivas ante Valencia y Real Madrid.

En el inicio del choque, ambos equipos se dejaron llevar por el desaire que flotaba en la atmósfera del partido. El Barcelona, deslavazado y algo atolondrado en la construcción de su juego, se estrellaba contra el muro germano planteado por el Stuttgart, que limitaba sus apariciones ofensivas a meras acciones de contragolpe. En medio de la espesura, un golpe de inspiración de Da Silva a balón parado y el posterior fallo de Jorquera en la estirada propiciaron el primer gol cuando los aficionados del Camp Nou todavía tomaban asiento.

El tanto abrió el encuentro y sirvió de acicate para que los jugadores azulgranas buscasen con más ahínco la portería de Schäffer. Las bandas comenzaron a cobrar protagonismo, en especial, la ocupada por el joven Giovani, que se convirtió en el mejor argumento del equipo dirigido por Neeskens. Sin la chispa de Messi e Iniesta, tuvo que ser el mexicano quien construyese las acciones más peligrosas de la primera mitad. De sus botas brotaron las jugadas más determinantes, apoyadas en las llegadas desde la segunda línea de Gudjohnsen y Xavi y engalanadas por las esporádicas florituras de Eto'o y Ronaldinho.

Ante el asedio, las paradas decisivas del meta alemán comenzaron a ser más recurrentes. Hasta en cuatro ocasiones intervino Schäfer, el mejor de su equipo, para desbaratar los disparos de los delanteros azulgranas. El Stuttgart retrasó sus líneas. Sin duda, una sentencia de antemano ante un Barcelona volcado al ataque. Tan sólo la verticalidad de Ewerthon sembró algo de incertidumbre en el graderío, que tuvo que esperar más de media hora para cantar el gol. Ronaldinho, cuya aportación en el primer acto fue más bien discreta, se aferró al empuje de sus seguidores para robar un inocente balón a Boka en la salida y servir un centro que remató a las redes Giovanni tras una doble carambola.

Eto'o, Ronnie y Bojan, protagonistas

La segunda mitad se tradujo en un carrusel de buenas noticias para el Barça, más coherente en su juego y más efectivo de cara a puerta. Eso sí, ante un Stuttgart de pegada de peso pluma. Cuando habían transcurrido diez minutos, Xavi condujo una contra e hizo llegar el esférico a Eto'o, que tras un control prodigioso batió a Schäfer con un zurdazo para revivir viejas sensaciones. El camerunés festejó el tanto con gran efusividad y fundiéndose en un caluroso abrazo con Juanjo Brau, artífice de su recuperación.

Con el partido encarrilado, Bojan e Iniesta entraron en escena ante la atenta mirada de Frank Rijkaard, situado en el palco por sanción. Lo Petit saltó al césped con el objetivo de convertirse en el goleador más joven de la Champions, mientras que con Andrés sobre el tapete la dirección del juego ganó enteros. En una buena combinación con Sylvinho, el centrocampista trazó un buen servicio para que el brasileño centrase y Ronaldinho ejecutase a placer. Un gol vital para el '10', que más allá de su maestría a balón parado, volvía a marcar en jugada.

La entrada de Marc Crosas, los estériles intentos de Bojan por resquebrajar la muralla alemana y el fútbol control del Barça marcaron el final de la contienda. Un partido, a priori, con pocos alicientes, insustancial, pero que dejó un buen sabor de boca para el equipo catalán: volvió a remontar, Eto'o ya canta gol y Ronaldinho no se ha olvidado de marcar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.