Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EUROBASKET 2007 | GRECIA 81 - CROACIA 78

Grecia acaricia los cuartos

Diamantidis, con 23 puntos, lidera la victoria del cuadro heleno, que gestionó a la perfección los últimos minutos

Grecia salió con media clasificación para los cuartos de final en el bolsillo del enfrentamiento contra Croacia, a la que ha igualado en la tabla, pero aún deberá ratificarla en la última jornada, igual que el cuadro croata, en una pugna a la que también están invitadas Israel y Portugal. Dimos Dikudis ingresó en cancha completamente enchufado. El alero anotó los siete primeros puntos de Grecia (7-2) y formó una alianza letal con el nuevo jugador del Real Madrid Lazaros Papadopulos dentro de la zona balcánica. Entre ambos transformaron dieciocho de los veinte tantos de su equipo en el primer cuarto. Pero el conjunto de Jasmin Repesa no se descolgó. Reaccionó bien.

Los triples de Davor Kus y las penetraciones de Marko Tomas permitieron que Croacia levantara un 17-10 (m.7) y equilibrase el marcador a tiempo de evitarse complicaciones mayores (20-19). Si bien, el repunte croata iba más allá. Partía de un cambio profundo en la manera de enfocar el partido. El banquillo arlequinado reunió a Mario Kasun y a Marko Banic dentro de la pintura para detener el vendaval que desataba Papadopulos (quince puntos al descanso) y en el perímetro conectó a tres hombres con una polivalencia similar a la del sensacional bloque exterior heleno. Kasun empató el marcador a los diecisiete minutos (29-29) y subió la primera ventaja croata de la noche al tanteador en el siguiente ataque gracias a un par de tiros libres (29-31). Croacia, aparte de hacerse dueña del marcador, también se había apoderado de la iniciativa y del ritmo (33-40 m.20).

Las múltiples opciones anotadoras de los de Repesa, sin ningún hombre en grandes cifras, pero con muchos en buenos guarismos, casi doblo la ventaja croata en los cinco primeros minutos del tercer cuarto (37-50). A Grecia le faltaba precisamente eso, una abanico ofensivo ampliado, para poder meterse de nuevo en el partido. Aunque, lógicamente, de un equipo que cuenta con jugadores de la talla de Theos Papalukas y Dimitrios Diamantidis en el perímetro cabe esperar cualquier cosa. Y esos dos jugadores, dotados con una mano mágica para el lanzamiento, engancharon una serie de acciones desde los 6,25 metros que reavivaron el choque (45-50 m.27) a pesar de sufrir lagunas importantes en su juego.

Igualdad hasta el final

La recuperación griega, del mismo modo que antes la de Croacia, partía de razones profundas. Y así llegó el triple del empate, obra de Vasileos Spanulis (54-54 m.27) y el cambio de dominador a continuación (58-54 m.30). El choque empezó a jugarse con igualdad en el último cuarto. Hasta entonces había oscilado según las rachas de unos y otros. Por fin, las dos selecciones se fajaban en las distancias cortas (63-62 m.34). A falta de tres minutos, todo seguía en un pañuelo (69-68). Es un escenario en el que Grecia se mueve con comodidad. Y al que Croacia tampoco es ajena.

Diamantidis fue el hombre decisivo después de todo. A medio sistema miró al aro, olvidó los cortes y los bloqueos de sus compañeros y soltó un latigazo desde el arco que sentenció el choque (76-71) que permitió disputar los últimos segundos con la iniciativa de su lado a los griegos. Marko Popovic aún prolongó la incertidumbre (78-78), pero Vasilios Spanulis se levantó en el último segundo y completó el gran trabajo de Diamantidis para lograr el triunfo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.