Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO | VUELTA A ESPAÑA

La Vuelta se blinda contra el dopaje

La organización destina un presupuesto extraordinario e incluye controles sopresa a los corredores preinscritos en la ronda española

La dirección de carrera de la Vuelta a España, en colaboración con la Unión Ciclista Internacional, ha informado de las medidas para la prevención y detección del uso de sustancias y métodos prohibidos para blindarse contra el dopaje, con un presupuesto extraordinario por encima de los 180.000 euros. Antes de la carrera y a lo largo de este mes de agosto se están realizando una serie de controles de los denominados "sorpresa" a corredores preinscritos para tomar la salida en la ciudad de Vigo.

Estos controles los realiza la UCI en colaboración con la Agencia Mundial Antidopaje, con las Agencias Estatales y las distintas Federaciones. "Además del presupuesto habitual, Vuelta y UCI han destinado un presupuesto extraordinario con el fin de realizar un mínimo de 80 controles sorpresa, de los cuales al menos la mitad incluirán el control de eritropoietina (EPO)". Otra de las medidas tomadas es que "todos los corredores participantes estarán en Vigo desde el miércoles 29 de agosto. El día 30 por la mañana, un equipo de 27 oficiales de la UCI (que incluye médicos, analistas, técnicos e inspectores del control del dopaje) tomará muestras a todos los corredores participantes".

Los controles serán de dos tipos, "de salud, en el que se analizarán treinta parámetros para determinar el estado físico del corredor y su idoneidad para la carrera, y de dopaje, el habitual establecido por las autoridades deportivas". La nota informa de que "las muestras para los controles de salud serán enviadas en avión privado (para garantizar la celeridad en los procedimientos) al laboratorio oficial de la Universidad de Lausanne". "Las muestras para los controles de dopaje serán enviadas, por medios propios urgentes, al laboratorio de referencia de la carrera que es el laboratorio del Consejo Superior de Deportes", sigue el comunicado.

Durante la carrera, se efectuarán cuantos controles se consideren necesarios y serán también de dos tipos, "los sanguíneos (los denominados "vampiros") que serán analizadas ''in situ'' por equipos especiales integrados por médicos y analistas desplazados a La Vuelta, y de orina". Los de orina, a su vez, serán diarios "a los corredores que determina el reglamento, entre ellos al líder de la clasificación general, y, fuera de la horas de carrera, a cualquier corredor en cualquier momento". El presupuesto global de estas operaciones supera los 180.000 ? (30 millones de pesetas), un dato que subraya la importancia que La Vuelta otorga a la credibilidad que el ciclismo quiere ofrecer a sus seguidores.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.