Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VELA | COPA LOUIS VUITTON

El Team New Zealand gana la Louis Vuitton

El equipo neozelandés arrolla al Luna Rossa por 5-0 y se medirá al Alinghi en la Copa del América 2007

El Emirates Team New Zealand, tras sumar hoy su quinta victoria frente al Luna Rossa y barrer al equipo italiano por 5-0 en la final, se ha proclamado campeón de la Copa Louis Vuitton, lo que le convierte en el desafiante del Alinghi por la trigésimo segunda edición de la Copa del América. Ambos equipos protagonizaron una buena salida, con los italianos por delante, aunque al igual que ayer, el Luna Rossa desperdició una ventaja inicial y se vio superado por un sólido y veloz equipo neozelandés, que dominó toda la regata ante un ITA-94 que luchó hasta el final pero que perdió por 22 segundos en la meta.

MÁS INFORMACIÓN

Tras el contratiempo de la salida, aplazada por la inestabilidad, el New Zealand ha aprovechado de nuevo los vientos flojos (entre 8 y 9 nudos) para clavar 20 segundos sobre su rival a cada paso por las balizas. El Luna Rossa, pese a luchar agónicamente, ha sido superado finalmente por 22, y se despide entre lágrimas de la decimotercera Copa Louis Vuitton, antesala de la Copa del América.

La igualada salida, en la que el caña James Spithill ha vuelto a realizar una demostración de maestría superando a los de Dean Barker, ha dejado a los italianos defendiendo el lado derecho, si bien los 'kiwis' pronto se han escapado por el flanco izquierdo, una ventaja que ha obligado al barco italiano a virar para buscar la derecha del campo de regatas y arañar poco a poco metros hasta neutralizar la breve ventaja.

Ambos barcos en paralelo han iniciado un largo bordo a derechas, pero antes de que pudiera ser arrinconado como ayer fuera del layline (límite del campo regatas), el Luna Rossa viró hacia el centro en busca de Emirates, que evitó el cruce e imitó la maniobra. La virtual ventaja transalpina se ha esfumado en la siguiente virada, donde el NZL-92 se ha colocado por delante a unos cincuenta metros. El mal presagio se cernía sobre las velas italianas, y el ITA 94 ha montado la primera baliza veinte segundos por detrás de su rival.

El Luna Rossa caía de nuevo en la misma trampa de ayer, y el guión se escribía solo. La empopada ha servido para que la distancia entre uno y otro pasara los 100 metros. Pese a la desventaja, los italianos han insistido en una muestra de lucha, y han conseguido reducir distancias, pero la velocidad del barco de Dean Barker ha marcado de nuevo la diferencia. Parecía que el Luna Rossa seguía vivo, pero la popa del Emirates Team siempre estaba por delante.

La única alternativa era iniciar una guerra de viradas para tratar de arañar metros, que ha tenido sus frutos porque se colocaron a sólo una eslora (treinta metros). Después de siete cruces y 13 viradas ha llegado un momento de respiro. El New Zealand ha vuelto a poner las cosas en su sitio con una ventaja de casi un centenar de metros. Los italianos volvieron a iniciar las maniobras que tan buen fruto les habían dado pero en esta ocasión el resultado no fue tan provechoso: Los neozelandeses mantenían la ventaja mientras navegaban directos a la tercera baliza, en la que volvieron a repetirse los veinte segundos de ventaja ''kiwi''.

El último tramo de empopada fue el de la emoción porque el Luna Rossa en ningún momento se dio por vencido y por momentos recortaba la distancia. El sindicato italiano ha llegado a ponerse a apenas veinte metros y parecía que la sorpresa estaba al llegar, si bien a trescientos metros de la llegada, el New Zealand ha sacado su orgullo de líder, colocándose primero con una cómoda ventaja y asumiendo su victoria 22 segundos por delante del Luna Rossa. Mientras la tripulación neozelandesa dejaba atrás su inexpresividad y saltaba de júbilo entre abrazos y sonrisas, en la cubierta del barco italiano a sus regatistas les asaltaron las lágrimas por lo que suponía su adiós a la competición.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.