Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS | ROLAND GARROS

Nadal arrolla a un Moyà desesperado

El español acaba con la andadura de su compatriota en el Abierto francés y se medirá a Djokovic en semifinales

La relativa confianza con la que Moyá ha saltado a Philippe Chatrier se ha estrellado de pleno contra un muro de tenis imposible para el balear. Sin compasión, Rafael Nadal parece empeñado en resarcirse del desliz que le destronó en Hamburgo como rey de la tierra. Con la misma fórmula de piernas, derechazos y rescate de golpes imposibles, el mallorquín ha puesto la directa en su afán por reivindicar el título francés un año más. Desde que comenzó su andadura por Roland Garros, Nadal no ha perdido un solo partido, y hoy ha arrinconado a Moyà hasta la desesperación, y ha terminado cediendo el último set con un desmoralizado 0-6.

La amistad entre ambos tenistas, ponía el morbo al duelo fratricida entre maestro y pupilo aventajado. Así, en la primera manga se vio un tenis de alto nivel, con un Moyà agresivo y un Nadal paciente que esperaba su turno, que aprovechó a la primera oportunidad. El manacorense no ha tenido piedad y en el quinto juego del primer set le arrebató el servicio a su rival.

Las derechas de ambos funcionaban a la perfección y el jugador de Palma devolvió la igualdad al electrónico en el siguiente juego. Pero Nadal, decidido a hacerse con el mando del choque, con un nuevo un 'break' en el siguiente juego resolvió la manga ayudado por el exceso de errores forzados de Moyà.

En el segundo parcial, el número dos del mundo ha saltado a la cancha más centrado y tan sólo ha necesitado tres juegos para conseguir la ventaja necesaria para encarrilar el set y ponerse con un 2-0 que fue un duro mazazo psicológico para ''Charly'', que no encontraba hueco alguno en el que meter la bola y ganar el punto. Nadal ha estado omnipresente, llegando y devolviéndolo todo con precisión milimétrica, haciendo brotar la exasperación en la moral de Moyà.

La desesperación de Moyà

Con un pie y medio fuera del torneo, el ex número uno del mundo, que había regresado a cuartos de un Grand Slam tres años después se ha perdido en sus propios errores (en total 38 frente a los 15 de Nadal) y se ha convertido en una marioneta a merced del juego de Rafa. No ha tenido éste miramientos con su ídolo de infancia, y le ha endosado un 0-6 inmerecido en la tercera manga, confirmando su superioridad en arcilla.

Moyà no ha podido frenarle en ningún momento, y Nadal sigue sumando victorias sobre españoles desde que David Ferrer le venciera en Stuttgart 2004. Su siguiente compromiso será el viernes ante el serbio Novak Djokovic, número seis del mundo. El balcánico auténtica revelación de la temporada intentará plantar mayor oposición que el año pasado en cuartos cuando se retiró en la tercera manga tras perder las dos primeras (6-4, 6-4). No en vano ha ascendido 57 puestos en el ranking ATP en este tiempo.

A priori, Nadal es favorito pues le ha derrotado en tres de las cuatro ocasiones que se han medido, y Djokovic sólo pudo vencerle en la pista dura de Miami. Anteriormente, el mallorquín le venció en la final de Indian Wells y los cuartos de Roma.

La garra de Djokovic

El empuje del serbio Novak Djokovic ha sido la clave en el partido que le ha enfrentado al ruso Igor Andreev. Con un tenis incisivo, el serbio ha vencido por un triple 6-3 en dos horas y 12 minutos, una victoria que le da el billete a semifinales, su mejor resultado en un torneo de Grand Slam. Djokovic, de 20 años y 19 días, se ha convertido en el segundo tenista serbio en alcanzar una semifinal después de Slobodan Zivojinovic, que lo logró en 1995 el Abierto de Australia (cayó ante el sueco Mats Wilander) y en Wimbledon 1986 (ante el checo Ivan Lendl).

Ganador este año de los torneos de Adelaida, Miami y Estoril, en éste último donde venció a Andreev en el único enfrentamiento entre ambos, Djokovic ha marcado con la de hoy su victoria número 40, en una temporada en la que solo ha encajado ocho derrotas. Ha empatado con triunfos con Nadal, aunque el de Manacor ha encajado dos derrotas menos.

El año pasado Djokovic había alcanzado los cuartos de final, pero se tuvo que retirar en el tercer set, precisamente contra Nadal, cuando perdía por 6-4 y 6-4, debido a una lesión en la parte baja de la espalda y a problemas respiratorios. Este año ha llegado mejor preparado a París, aunque en el partido de tercera ronda contra el francés Olivier Patience, estuvo a tan solo dos puntos de la derrota (4-5 en el cuarto set), para vencer finalmente por 7-6, 2-6, 3-6, 7-6 y 6-3.

El mejor Grand Slam serbio de la historia

Su llegada a semifinal suma tres participantes serbios en la cita francesa. Sus compatriotas Anna Ivanovic y Jelena Jankovic, ambas también belgradenses, en el cuadro femenino, han convertido el Abierto Francés en el Grand Slam más exitoso para Serbia en su historia. Rusia fue el último país en tener a tres representantes (Nikolay Davydenko, Elena Lijovtseva y Nadia Petrova), entre hombres y mujeres, en las semifinales de 2005.

Djokovic se enfrentará en esa penúltima ronda con el ganador del encuentro entre los españoles Rafael Nadal y Carlos Moyá. Vestido con su tradicional camiseta amarilla y apoyado en la grada por sus incondicionales, que también se colocaron un polo de ese mismo color (el australiano Mark Woodforde, ahora comentarista de televisión, también se enfundó una y se unió al grupo), "Nole" ha jugado prácticamente "en casa", sacando provecho de la indecisión de Andreev.