El teatro desenmascara las torturas de Billy el Niño

Se estrena en Madrid un espectáculo que mezcla la ficción con testimonios reales de víctimas del policía franquista

Ensayo general, el pasado 16 de febrero, de la obra teatral 'Homenaje a Billy el Niño'. En la imagen, Antonio Gómez, su protagonista.
Ensayo general, el pasado 16 de febrero, de la obra teatral 'Homenaje a Billy el Niño'. En la imagen, Antonio Gómez, su protagonista.KIKE PARA

El policía español Antonio González Pacheco, conocido como Billy el Niño, murió con todas las condecoraciones y sobresueldos que los políticos de turno le fueron adjudicando. Nunca respondió ante la justicia por las acusaciones de tortura que se presentaron contra él. Falleció el 7 de mayo de 2020 por coronavirus y solo un mes después el Congreso de los Diputados aprobó, por una amplia mayoría, una proposición de ley en la que se instaba al Gobierno a retirar las medallas y condecoraciones a los torturadores del franquismo.

Coincidiendo con el 41º aniversario del golpe de Estado del 23-F, el Teatro del Barrio de Madrid tenía previsto estrenar hoy miércoles Homenaje a Billy el Niño, un espectáculo que se adentra en los oscuros calabozos del franquismo donde la práctica de torturas era sistemática, pero el contagio de covid de uno de los actores ha forzado el retraso de la primera función hasta el 2 de marzo. La obra arranca en julio de 1977, cuando el policía fue condecorado con la medalla de plata al mérito policial por iniciativa del entonces ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa. Escrita por Ruth Sánchez y Jessica Belda, dirigida por Eva Redondo e interpretada por Antonio Gómez Celdrán (en el papel de Billy el Niño), Jesús Barranco y la propia Belda, la pieza teatral repasa también, con nombres y apellidos, las vergüenzas de los políticos que lo protegieron y condecoraron no solo durante la dictadura, sino también durante la Transición.

Homenaje a Billy El Niño, que se representará en el Teatro del Barrio los miércoles y domingos hasta el 3 de abril, es la tercera obra escrita por Sánchez y Belda. El tríptico conforma una mirada hacia el pasado y la memoria histórica —las anteriores fueron La Sección (Mujeres en el fascismo español) y Españolas, Franco ha muerto, que dirigió Verónica Forqué—.

Testimonios de los torturados

Esta nueva función mezcla la ficción con el documento real, concretamente los testimonios que algunos de los torturados denunciaron en sede judicial ante la jueza argentina María Servini, que intentó el procesamiento de Martín Villa por delitos de lesa humanidad. “Billy el Niño es el símbolo de que la Transición española no fue tan pacífica como muchos nos quieren hacer creer. Durante esos años se siguió torturando y la pasividad de algunos políticos se demuestra en el homenaje que recibió el policía cuando fue condecorado en 1977”, recuerda Sánchez. “Nuestra intención con este espectáculo es visibilizar a las víctimas y reparar los homenajes que se han hecho a cargos franquistas. Ya es hora de que reconozcamos a todos aquellos que lucharon por los derechos de los que hoy gozamos. Se dejaron literalmente la piel por los derechos de todos“, añade Belda.

En el ensayo unas antiguas guías telefónicas sobre el suelo, con las que golpeaban a los detenidos en la cabeza, están en medio de un escenario muy sobrio, con tan solo dos paneles, una pantalla central y un carrito con bebidas alcohólicas y dulces. Los tres actores se sitúan al lado del público para homenajear y aplaudir a algunos de aquellos torturados, Lidia Falcón, José María Galante Serrano, Felisa Echegoyen, entre otros, cuyos rostros aparecen en forma de caretas en unos soportes de madera donde por el otro lado se muestran las caras de políticos y sindicalistas (Aznar, Rajoy, Zapatero, González, Nicolás Redondo, entre otros) que apoyaron con su firma a Martín Villa ante las acusaciones de la jueza Servini.

“El teatro no conseguirá reparar a los torturados, pero sí podrá aportar memoria y contar a las generaciones venideras el pasado de un país. Es una manera de combatir la desmemoria” explica la productora artística Ana Belén Santiago, en un encuentro con el equipo tras el ensayo. “Es también una manera de contribuir a una verdadera salud democrática. Como sociedad es preciso tener un conocimiento real de todo nuestro pasado, por oscuro que sea, después del discurso hegemónico impuesto durante 40 años de dictadura. En medio de la tristeza del confinamiento, fue terrible asistir a la muerte tranquila de un torturador como Billy el Niño”, añade Belda.

Antonio Gómez Celdrán representa un único papel, el de Billy el Niño, mientras que los otros dos actores dan vida a un gran número de personajes reales. Para Gómez Celdrán, encarnar la maldad de un torturador está siendo muy delicado. “Eva Redondo y yo lo hemos hablado mucho, porque no queríamos caer en un cliché. No queríamos que esta obra fuera una daga en el corazón. Es complicado, pero muy enriquecedor”, explica el actor. La directora apunta: “Queríamos huir del estereotipo de maldad, porque esta a veces proviene de un vecino encantador”, añade Redondo. Jesús Barranco, en el papel de Rodolfo Martín Villa, ha tenido especial cuidado ante “la diplomacia impune de algunos políticos y de algunas grandes empresas durante la Transición, aquellos que callaron y que, a día de hoy, siguen callando”.

Homenaje a Billy El Niño

Texto: Ruth Sánchez y Jessica Belda. Dirección: Eva Redondo. Intérpretes: Jesús Barranco, Antonio Gómez Celdrán y Jessica Belda. Teatro del Barrio. Madrid. Miércoles y domingos hasta el 3 de abril. 

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS