Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
UN DISCO AL DÍA

'Moondance', de Van Morrison

El músico irlandés firmó un disco lleno de estribillos y canciones tarareables que evoca a la naturaleza, perfecto para viajar mentalmente en estos momentos de reclusión

UN DISCO: Moondance, de Van Morrison

Nunca un gruñón repartió tanta felicidad. El hombre siempre enfurruñado llamado Van Morrison comienza a cantar en este disco al segundo de arrancar la primera canción, And It Stoned Me. Durante los próximos 40 minutos el estado de ánimo del oyente se tornará feliz, gozoso. Se llama Moondance y fue el trabajo que salvó la carrera de su autor, que venía de un traspiés comercial con Astral weeks (1968), un álbum que solo con el paso del tiempo fue justamente valorado.

Moondance es el disco donde mejor canta uno de los mejores vocalistas de música popular de la historia. Resulta sorprendente revisar datos sobre este álbum. Morrison (Belfast, 1945) tenía solo 24 años cuando entró a grabar esta obra inmaculada. Los profundos sentimientos que transmite el irlandés en las diez canciones no son propios de un veinteañero. Habría que admitir que el cascarrabias siempre fue un hombre maduro azotado por los reveses y las felicidades de una vida larga y plena. Incluso con esa tierna de edad. En 1970 estaba rendidamente enamorado. De Janet Planet Rigsbee, con la que tuvo una hija, luego también cantante, Shana Morrison (padre e hija han coincidido en el escenario en varias ocasiones).

Hay canciones de amor en Moondance dedicadas a Rigsbee, como Crazy love o la misma Moondance. Son piezas que celebran: incluso la balada Crazy love tiene un swing rítmico con el que es imposible contener el balanceo de cabeza. Es Moondance un disco de estribillos, de canciones tarareables (esos “la, la, la” de Caravan), un álbum que evoca a la naturaleza (hay letras que apelan al mar, al viento…), perfecto para viajar mentalmente en estos momentos de reclusión. Pero sobre todas las cosas es una colección de canciones que transmite optimismo. Moondance es una juerga al atardecer apta (y obligatoria) para todos los públicos.