Habrá Feria del Libro en el Retiro gracias a una inyección de 300.000 euros de la Comunidad de Madrid

Los libreros logran en el último momento el compromiso de la administración para garantizar las indemnizaciones en caso de anulación en octubre, ante un posible rebrote del coronavirus

La Feria del Libro de Madrid se celebrará en otoño, del 2 al 18 de octubre, en el Paseo de Coches del Retiro.
La Feria del Libro de Madrid se celebrará en otoño, del 2 al 18 de octubre, en el Paseo de Coches del Retiro.ULY MARTÍN

Los esfuerzos de los libreros por mantener la Feria del Libro en el Retiro han dado sus frutos: habrá casetas en octubre en el parque madrileño. La comisión organizadora se había dado una semana de plazo para alentar los esfuerzos económicos de las administraciones públicas y la respuesta ha sido positiva, sobre todo por parte de la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid, que ha prometido 300.000 euros, como asegura su responsable, Marta Rivera de la Cruz. La organización había fijado la semana pasada sus necesidades en medio millón de euros.

“La feria podrá realizarse gracias a un patrocinio especial de la Comunidad de Madrid”, han indicado fuentes de la comisión a EL PAÍS. El evento ha estado al borde del aplazamiento hasta 2021, dado que los libreros no podían asumir los costes de una eventual cancelación por causa de la covid-19. Los gastos extraordinarios tampoco fueron cubiertos por ninguna casa de seguros y esta situación dividió a las tres partes: los libreros y distribuidores preferían aplazar ante la falta de garantías y los editores, seguir adelante. “Esta inyección especial nos permitiría cubrir una gran parte del aval en caso de anulación, que se utilizaría para cubrir una porción de la inscripción de los expositores en caso de realizarse”, han señalado las mismas fuentes.

La titularidad de la feria es del Gremio de Libreros y las responsabilidades en caso de cancelación recaerían sobre sus cuentas, ya mermadas desde la anterior crisis financiera. Por eso, tanto libreros como distribuidores, aunque eran favorables a la celebración, preferían el aplazamiento. Las posibles pérdidas a las que se enfrentaban habían provocado la retirada de la mayoría de las librerías. Hasta ayer apenas había inscritas 50, de las casi 120 que lo hicieron en la pasada edición.

Según explica la comisión, las librerías no están convencidos del retorno de su inversión (según el tamaño de la caseta, entre 1.600 y 4.200 euros) en una feria tan limitada en aforo y espacio. La organización redujo a una sexta parte el público —3.500 personas diarias— y a menos de un tercio su despliegue en el parque —de 1.500 metros a 400—. Frente a estos dos grupos en contra, el de los editores —con 250 editoriales inscritas— no veía objeción para montar sus casetas.

El Ayuntamiento de Madrid colaborará en la edición de octubre con 66.000 euros. El consistorio anunció ayer 4,4 millones de euros de apoyo a la cultura, a repartir entre las salas de teatro (1,9 millones), las de cine (1,2 millones) y las de música en vivo (1,3 millones). “Estamos gastando hasta el último céntimo para que no cierre nadie ante el tsunami que se avecina”, han asegurado fuentes del Área de Cultura.

Por su parte, la tercera administración que contribuirá a la feria es el Ministerio de Cultura. Colabora con 15.000 euros. Fuentes de la cartera confirman que se trata de una cantidad comprometida por el programa Leer Iberoamérica 2020, concedida en 2019.

Lo más visto en...

Top 50