Coronavirus

Muere de coronavirus Rafael Gómez, el último español de La Nueve

Fallecido a los 99 años en Estrasburgo, participó en la Guerra Civil, en la liberación de París y era Caballero de la Legión de Francia

DIEGO GASPAR CELAYA
Rafael Gómez, el último español de La Nueve, en 2015.
Rafael Gómez, el último español de La Nueve, en 2015.

En la madrugada del lunes 31 de marzo de 2020 ha muerto a los 99 años en Estrasburgo (Francia), víctima de la Covid-19, Rafael Gómez: andaluz transnacional nacido en Adra (Almería), en 1921, compañero, padre y abuelo. Hombre sencillo, caballero de la Legión de Honor en Francia (2012) y, hasta su fallecimiento, el último español con vida de La Nueve: la célebre compañía de combate del tercer batallón del Regimiento de marcha del Chad, conocida por su participación en la liberación de París en agosto de 1944.

Crecido entre Cádiz y Badalona, ciudad a la que emigró con sus padres siendo un niño, y en la que le sorprendió el golpe fallido del 18 de julio, Rafael fue movilizado a la edad de 17 años. Integrante de la Quinta del biberón, Rafael Gómez perdió en España una guerra que en su fase final le llevó a refugiarse al otro lado de los Pirineos, en una Francia hostil al extranjero. Desarmado, fue internado en el campo de Barcarés y posteriormente en el de Saint-Cyprien, donde, tras superar el caos inicial y participar en las labores de construcción del recinto, logró contactar con unos familiares residentes en Orán (Argelia). Estos le pusieron en contacto con su padre, internado en el campo de Argelés-sur-Mer; reclamaron a ambos y consiguieron su puesta en libertad.

En Orán logró sobrevivir como aprendiz de zapatero, actividad gracias a la cual pudo conocer al que más tarde sería su compañero de armas, el también andaluz Vicente Montoya (Sevilla, 1923), alias El cabrero. Junto a cientos de extranjeros, jóvenes norteafricanos, y opositores franceses, formaron parte de los Cuerpos Francos de África: unidad en la que participó en la conquista aliada del norte de África, antes de alistarse en las Fuerzas Francesas Libres y formar parte del núcleo inicial de voluntarios transnacionales que dieron cuerpo a La Nueve.

Desde que fuera creada en Orán, en el verano de 1943, y hasta que fue disuelta en 1945, al menos 335 hombres de 14 nacionalidades diferentes sirvieron en las filas de esta compañía. De ellos, al menos 185 eran españoles, en su mayoría, como Rafael, refugiados republicanos huidos en la fase final del conflicto español, pero también inmigrantes económicos llegados a territorio francés antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Sus compañeros de armas eran jóvenes norteafricanos, franceses evadidos de Francia por España, gaullistas, comunistas y refractarios del Servicio de trabajo obligatorio impuesto por los nazis, refugiados alemanes, antifascistas italianos, belgas, húngaros, portugueses, rumanos, rusos, suizos, armenios, chilenos y brasileños. Todos ellos voluntarios transnacionales de la libertad encuadrados bajo bandera francesa libre, la misma que llevaba pintada la puerta del semioruga Guernica, el vehículo que conducía Rafael a su llegada a París.

Trasladados desde Orán a Temara, donde recibieron, montaron y reglaron el equipamiento y los vehículos norteamericanos, los hombres de La Nueve fueron entrenados, previo paso por Escocia e Inglaterra desembarcaron en Normandía a principios de agosto de 1944. Había pasado un año desde que la compañía fue formada hasta que registró sus primeras bajas en combate, en Ecouché. Muchas más llegaron después, especialmente camino de Estrasburgo. La mayoría fueron reemplazadas con jóvenes reclutas franceses, que mitigaron hasta casi diluirlo el acento español que tenía la compañía al nacer.

Desmovilizado en 1945, Rafael regresó a Argelia, se casó con Florence López, francesa de origen español, y formó una familia. Regresó a la metrópoli en 1957 y se instaló en Estrasburgo, ciudad en la que falleció el lunes. Como sus compañeros de armas, fue un joven normal que hizo cosas extraordinarias. Un hombre sencillo que desafortunadamente este año faltará a su palabra de brindar en Grussenheim (Francia), junto a la tumba de sus compañeros caídos, por aquellos que, como él, dieron su vida defendiendo la libertad. Ojalá que sus cenizas reposen pronto con las de Florence. Así es como Rafael quería acabar una vida llena de guerras, a las que sobrevivió con miedo, y a las que logró dar sentido.

Diego Gaspar Celaya es investigador y profesor de la Universidad de Zaragoza.

Más información

Lo más visto en...

Top 50