La crisis del coronavirus

El Gobierno lanza ayudas a las que se puede acoger la cultura, pero aplaza la adopción de medidas específicas

Se amplía a un año el periodo en el que los autónomos del sector cultural podrán acreditar la reducción de ingresos y optar a ayudas. La Academia de Cine convoca una “mesa de reconstrucción de las industrias culturales”

La vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño (derecha), la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, durante la rueda de prensa.
La vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño (derecha), la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, durante la rueda de prensa.PALACIO DE LA MONCLOA / EFE

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, hizo esta tarde una alusión directa al mundo de la cultura, en su intervención en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. El Gobierno anunció una batería de 50 medidas para tratar de aliviar la situación de los trabajadores autónomos, de los empleados temporales, de aquellos que se han visto afectados por ERTE y de pequeñas empresas. Y buena parte del tejido que compone el sector artístico y cultural encaja en estas categorías. En concreto, los no asalariados representan el 30,1% del sector y los temporales el 19,1%, así que estos dos grupos suman prácticamente la mitad de los empleos culturales, según datos oficiales del ministerio. Las librerías, editoriales independientes, productoras o compañías de teatro se corresponden con pequeñas empresas. La cultura en España aportó al PIB en 2019 más de un 3,2 por ciento del total, una suma cercana a los 40.000 millones de euros. Además, la industria da trabajo a más de 700.000 personas, lo que representa un 3,6% del empleo total del país.

Nadia Calviño afirmó que el nuevo decreto aprobado por el Ejecutivo prevé “un tratamiento específico para ámbitos laborales especialmente afectados por la volatilidad del empleo, como las artes escénicas o el cine”. Trataba así la vicepresidenta de subrayar que las medidas adoptadas habían tenido en cuenta al sector de la cultura. Esto fue enfatizado en un comunicado posterior del ministerio de Cultura y Deportes, que destaca que la ampliación de la moratoria hipotecaria aprobada afecta también a espacios de actividad profesional —como podrían ser los dedicados a actividades culturales tales como librerías o teatros—. También pretenden contribuir a aliviar los devastadores efectos que la crisis está teniendo en el sector el aplazamiento del pago de cuotas de la Seguridad Social, y de facturas correspondientes al pago de electricidad y gas, así como el subsidio de desempleo excepcional por la terminación de un contrato temporal durante el estado de alarma.

“Respecto a las medidas dirigidas a atender a las especifidades del sector cultural adoptadas hoy en el Consejo de Ministros, afectan tanto a los ERTE como a la prestación extraordinaria por cese de actividad para los autónomos”, señala el comunicado oficial. El real decreto tiene previsto que “en el caso de los contratos temporales el compromiso de mantener una contratación posterior de seis meses no se entenderá incumplido cuando el contrato se extinga”. Esto afecta a rodajes cinematográficos y montajes escénicos o musicales. Además, el periodo a tener en cuenta para acreditar la reducción de ingresos y poder optar a ayudas se amplía en el caso de autónomos dedicados a la cultura a un año.

Desde el sector cultural se había reclamado al Gobierno ayudas para la financiación de los ERTE; aplazamiento del pago de impuestos como el IRPF, el pago a la Seguridad Social, el IVA y el impuesto de sociedades; en el terreno fiscal, la reducción del IVA en las entradas de las primeras 140 funciones del 10% actual a un 4%; la reducción del IVA en los cachés de las compañías del 21% actual a un 10%, lo que permitiría a los ayuntamientos ( disponer de mayor presupuesto para la contratación de espectáculos. El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, mantuvo más de una treintena de conversaciones telefónicas con gestores y consejeros autonómicos del sector, a raíz del primer paquete de ayudas aprobado por el Gobierno, para explicarles cómo podían beneficiarse de aquel decreto y, a la vez, para solicitar propuestas para las artes. Muchas asociaciones lamentaron entonces que el sector cultura, especialmente precario, precisaba de una ayuda más ambiciosa y específica, como ya se estaba haciendo en países como Francia o Italia.

En el Ministerio aseguran que siguen trabajando en “varias líneas de actuación, como la ampliación de plazos de ejecución y justificación de las ayudas y subvenciones concedidas y la puesta en marcha de las ayudas para 2020”. También siguen tratando de organizar la reprogramación por parte del INAEM de las funciones canceladas en los teatros nacionales, y tratan de pactar “la convocatoria de ayudas con las comunidades autónomas, los representantes de los distintos sectores y las entidades locales”, así como el desarrollo “de un plan por parte del ICAA que pueda amortiguar el impacto del parón de rodajes y producciones”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad



Más información

Lo más visto en...

Top 50