Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS i

Mentiras radiactivas

Los héroes de la serie no son solo aquellos que se lanzaron a tratar de apagar el fuego, sino los que dicen la verdad

Imagen de la serie 'Chernobyl', de HBO / Tráiler de Chernobyl

Cuando le cuentan a Mijail Gorbachov que se ha producido un accidente en la central nuclear de Chernóbil, en Ucrania, una de sus primeras preguntas es si la prensa internacional se ha enterado —la soviética es obvio que no iba a contar nada, aunque lo supiese—. Cuando le explican que todo está bajo control —la prensa, no la fuga radiactiva se queda tranquilo. Eso no impedirá que el desastre ocurrido en la madrugada del 25 al 26 de abril de 1986 fuese detectado por una central nuclear sueca y que la alarma estallase en toda Europa. La estupenda miniserie de cinco capítulos Chernobyl, que HBO emite cada martes y de la que ya están disponibles tres episodios, trata sobre todo de eso, de las mentiras y de los secretos de Estado, de los sistemas basados en ocultar información, no en difundirla, que resultan mucho más radiactivos que el uranio y el cesio.

Como explicó en una entrevista el director y guionista de la serie, Craig Mazin: "La lección que nos ofrece Chernobyl es que la energía nuclear no es peligrosa. Lo peligroso son las mentiras, la arrogancia y la supresión de la crítica". En ese sentido, se trata de una mirada hacia el sistema socialista, pero también hacia todas aquellas organizaciones que tratan de adaptar la realidad a su visión del mundo, no al revés, que esconden las malas noticias a sus jefes, aunque al final les estallen en el rostro. Los responsables del mayor accidente nuclear de la historia, que se produjo durante un ensayo, quisieron primero negar los hechos y luego escaquearse de su responsabilidad. Su gran culpa no fue solo provocar una catástrofe, sino además no poner en marcha los medios para paliar sus efectos. Al final la verdad les arrastró a todos, de hecho arrastró a la propia Unión Soviética.

Los héroes de la serie no son solo aquellos que se lanzaron a tratar de apagar el fuego, los liquidadores que fueron las primeras víctimas del desastre, sino los que dicen la verdad, los que no tienen miedo a romper el espeso silencio que se impone en las dictaduras. Se trata de dos científicos, Valery Legasov y Ulana Khomyuk, interpretados por los siempre magníficos Jared Harris y Emily Watson, que se niegan a aceptar la famosa frase de Piatakov, uno de los compañeros de primera hora de Lenin: "Si el Partido se lo exige, un auténtico bolchevique está dispuesto a creer que el negro es blanco y que el blanco es negro".

La ambientación y el relato de la serie resultan impresionantes. Algunos momentos parecen sacados del libro de la premio Nobel de Literatura bielorrusa Svetlana Alexiévich Voces de Chernóbil. Crónica del futuro (DeBolsillo), respiran la misma autenticidad, la misma textura que solo se logra con decenas de testimonios. "Chernóbil es un enigma que aún debemos descifrar. Un signo que debemos leer. Tal vez el enigma del siglo XXI. Un reto para nuestro tiempo", escribe Alexievich. Ninguna serie podrá iluminar todos los rincones oscuros de aquella catástrofe ni siquiera se sabe todavía cuánta murió por el accidente, pero Chernobyl ayuda a comprender todo el sistema de mentiras que lo provocó.

Estrenos de la semana Consulta el calendario completo
15lunes
Poldark
Movistar Seriesmanía
Temporada 5 y última
16martes
17miércoles
18jueves
19viernes
20sábado
21domingo
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información