Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Almodóvar vuelve a Cannes con ‘Dolor y gloria’

El español competirá por sexta vez por la Palma de Oro en el certamen francés. Entre sus rivales estarán Loach, Bellocchio, Dolan, los Dardenne o Malick

Pedro Almodóvar en Madrid en marzo. En vídeo, tráiler de 'Dolor y gloria'.

Pedro Almodóvar regresará por sexta vez al Festival de Cannes para competir por la Palma de Oro con Dolor y gloria, según anunció ayer la organización del certamen en una rueda de prensa en París. El director ya participó en el certamen con Todo sobre mi madre, Volver, Los abrazos rotos, La piel que habito y Julieta, aunque el premio principal de este festival es el último gran galardón del mundo del cine que se le resiste.

La decisión fue tomada en febrero durante una cena en un restaurante madrileño, horas después de que el delegado general del festival, Thierry Frémaux, viera la película en una proyección privada. “Cuando la cena terminó, la película estaba en competición. Él no dudó, aceptó enseguida”, afirmaba ayer Frémaux desde su despacho del Marais parisino. “Se cree que tiene una relación conflictiva con Cannes desde que Todo sobre mi madre no ganó la Palma de Oro, porque aquel año todo el mundo creyó que vencería, pero no es así. Pese a lo que algunos dicen, no está obsesionado con este premio”, señaló el director artístico del certamen.

Pese a no tener la Palma de Oro, Almodóvar obtuvo en Cannes el premio a la mejor dirección por Todo sobre mi madre y el de mejor guion por Volver, que también recibió un premio a su reparto femenino. La mala educación también fue presentada en el festival, pero fuera de competición. Su nueva película superó el fin de semana pasado los cuatro millones de euros de recaudación y ya roza el resultado de películas como Los abrazos rotos o La piel que habito. “Con Dolor y gloria, Almodóvar alcanza su madurez clásica, aunque sea una película contemporánea, audaz y rotunda”, saludó Frémaux.

El director manchego no será el único representante del cine español en la sección oficial. Fuera de la Competición, en la paralela Un Certain Regard, el festival ha incluido dos títulos más: Liberté, la nueva película del catalán Albert Serra, y O que arde, del gallego Oliver Laxe. Ambos han contado con el apoyo de este certamen desde sus comienzos. La película de Serra es un relato sobre la aristocracia francesa en vísperas de la Revolución de 1789, que ya dio pie a una obra teatral en la Volksbühne de Berlín el año pasado. El filme de Laxe, revelado en Cannes con su debut Todos vós sodes capitáns, es la historia de un pirómano filmada en los Ancares que alterna ficción y documental.

“España es un gran país de cine. Hay diferencias con Francia en cuanto al apoyo del Estado y como consecuencia de la crisis, pero existe un tejido admirable de cineastas, festivales y filmotecas. En este momento, veo surgir algo nuevo”, afirmó Frémaux, refiriéndose a directores como Rodrigo Sorogoyen. Pese a los rumores, su nueva película, Madre, no fue presentada al comité de selección del festival, como tampoco lo nuevo de Alejandro Amenábar, Mientras dure la guerra, sobre los últimos meses de vida de Miguel de Unamuno, según indicaron este jueves sus responsables.

Otros cineastas que competirán en la 72ª edición del festival junto a Almodóvar son Marco Bellocchio (Il traditore), Bong Joon-ho (Parasite), los hermanos Dardenne (Le jeune Ahmed), Arnaud Desplechin (Roubaix, une lumière), Xavier Dolan (Matthias et Maxime), Ken Loach (Sorry we missed you), Terrence Malick (A Hidden Life), Corneliu Porumboiu (La Gomera), Ira Sachs (Frankie), Céline Sciamma (Portrait de la jeune fille en feu) y Justine Triet (Sibyl). Entre los ausentes destacó el nombre de Quentin Tarantino, aunque Frémaux especificó que todavía está terminando el montaje de su nueva película, Érase una vez en… Hollywood, y no está claro que llegue a tiempo. El festival se reserva la posibilidad de incluirla en el último momento.

El brasileño Kleber Mendoça Filho, revelado en el festival hace tres años con Aquarius, representará al cine latinoamericano con Bacurau, codirigida por Juliano Dornelles. Además, un documental sobre Diego Maradona, dirigido por Asif Kapadia (Amy), será proyectado fuera de competición. “Es una selección romántica y política, llena de poesía y de lucha, de emoción y de cólera. Recoge los grandes temas de la historia del arte”, comentó Frémaux. La inauguración del festival, que se celebrará del 14 al 26 de mayo en la ciudad francesa, irá a cargo del estadounidense Jim Jarmusch con The Dead Don’t Die, una película de zombis con Bill Murray y Adam Driver. Por su parte, el actor Alain Delon recibirá la Palma de Honor del certamen. El presidente del jurado será el mexicano Alejandro González Iñárritu.

NETFLIX SEGUIRÁ VETADO POR EL FESTIVAL

Por segundo año consecutivo, Netflix seguirá estando ausente del festival. Cannes impide que una película figure en competición si no es estrenada en las salas francesas, lo que el año pasado provocó la fuga de Roma, de Alfonso Cuarón, hacia la Mostra de Venecia, donde ganó el León de Oro. Thierry Frémaux aseguró ayer que ninguna película “producida o adquirida por Netflix” era apta a figurar en competición, por lo que ni siquiera hubo necesidad de encontrar un acuerdo. Las que podían interesarle, como lo nuevo de Martin Scorsese y Steven Soderbergh, no estaban terminadas. “El trabajo de Netflix es sublime y yo mismo estoy suscrito, pero nosotros trabajamos por la historia del cine. No vamos a seleccionar telefilmes”, explicó Frémaux. Para el delegado general, el festival no se ve debilitado por esa regla. “Cannes no está en peligro. Los cineastas siguen ahí. Uno de los más grandes, Quentin Tarantino, acelera su montaje porque sueña con presentar en pantalla grande su nueva película en 35 milímetros”, señaló. “Que un festival de otoño se haya entregado a Netflix no significa que ellos tienen razón y nosotros no”, dijo en referencia a Venecia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información