Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Política hasta en las estanterías

Ya sean memorias o ensayos, escritos de su puño y letra o no, los libros de políticos son parte destacada de los últimos lanzamientos editoriales. En vísperas del inicio de la campaña electoral, que empieza este viernes, repasamos los títulos más recientes

Política hasta en las estanterías Ampliar foto

Escribir libros permite a los políticos teorizar sobre los problemas del mundo, dar lustre al currículo y, eventualmente, ajustar cuentas con adversarios y correligionarios. También puede servir de brillante colofón a una carrera cuando se ha ejercido el poder. Para los presidentes de Estados Unidos es ya una tradición publicar sus memorias al finalizar el mandato. Una tradición que puede ser además muy lucrativa. Solo hay que recordar la fabulosa cifra (entre 53 y 57 millones de euros, según las distintas fuentes) recibida por Michelle y Barack Obama de la editorial Penguin Random House a cuenta de sendos libros sobre sus experiencias en la Casa Blanca. Un acuerdo rentable también para la casa editora porque el libro de Michelle Obama, publicado en noviembre pasado en 34 países —en España, con el título Mi historia (Plaza & Janés)—, ha superado todas las previsiones en este tipo de obras y lleva vendidos ya 10 millones de ejemplares. Fuera de Estados Unidos es imposible encontrar cifras tan apabullantes, pero los mandatarios españoles se han aficionado también a contar sus experiencias en el cargo, y las editoriales están encantadas de acogerlos en sus catálogos.

Desde el comienzo de la Transición hasta ahora han publicado libros de memorias los presidentes Leopoldo Calvo Sotelo, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. El último en incorporarse a esa lista, aunque con indudables peculiaridades, es el socialista Pedro Sánchez. Su libro Manual de resistencia, presentado como unas memorias “parciales”, lejos de cerrar una vida política, pretende más bien potenciarla, y solo se refiere a los tumultuosos años transcurridos desde su elección como secretario general del PSOE, en 2014, hasta su llegada a La Moncloa, en junio de 2018. “Como tantos aspectos de mi vida política”, escribe Sánchez en el prólogo, “tampoco esto se ajusta a lo convencional”. Nada ha trascendido de lo cobrado por el presidente (que donará los beneficios, ha dicho, a los sin techo), pero, a título indicativo, el Grupo Planeta, verdadero hogar literario de los políticos, pagó 800.000 euros por las memorias (Les voy a contar, 2013) del exministro socialista José Bono —según confesión propia— y una cifra superior por las de los expresidentes José María Aznar (divididas en dos tomos en 2012 y 2013) y José Luis Rodríguez Zapatero (El dilema, 2013).

Manual de resistencia coincide en las librerías con una última hornada de obras firmadas por políticos, en sus múltiples variantes, algunas de las cuales encajan con dificultad en el apartado de no ficción. Al capítulo de memorias pertenecen Años de soledad (Galaxia Gutenberg), de la exministra de UCD y ex defensora del pueblo Soledad Becerril, y El riesgo de la verdad (Planeta), de Josep Antoni Duran Lleida, líder de la extinta Unió Democràtica de Catalunya. Pero también hay ensayos, como El contrataque liberal, de Luis Garicano, miembro de la ejecutiva de Ciudadanos; El futuro es hoy, del expresidente José María Aznar, que salió a la venta en octubre pasado, y La España en la que creo, del exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra. Los tres últimos, como el libro del presidente Sánchez, publicados por la editorial Península, sello del Grupo Planeta.

Que Sánchez solo agradezca a Irene Lozano dar “forma literaria” al libro desató una oleada de críticas

El pasado otoño se publicó también Nudo España (Arpa Editores), una especie de mano a mano entre el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el director adjunto del diario La Vanguardia, Enric Juliana, en el que pasan revista a la situación política actual, y La crisis catalana (Librooks), del expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont. Del mismo modo, Fernando Sáchez Dragó conversó durante tres días con el líder de Vox para escribir Santiago Abascal. España vertebrada (Planeta).

Ninguno de estos libros ha levantado tantas expectativas —por quien lo firma y por el momento en que se ha publicado— como Manual de resistencia. Ana Camallonga, editora de Península, no aporta datos de tirada ni de ventas del libro de Sánchez (ni de los de Garicano y Aznar), aunque reconoce que hubo de ampliarse sobre la marcha la tirada ante la avalancha de peticiones. La esperanza es que Manual de resistencia, gracias a las circunstancias de su lanzamiento, con Sánchez todavía en La Moncloa, supere con creces los 150.000 ejemplares que vendió hace seis años Nadie es más que nadie (Espasa), el libro de memorias del presidente cántabro Miguel Ángel Revilla.

Mónica Liberman, editora de La Esfera de los Libros que publica el ensayo de Alfonso Guerra, es algo más explícita al hablar de La España en la que creo. Con una tirada de 15.000 ejemplares, el libro “va por la tercera edición”. Todo un logro, considera, tratándose de un ensayo, una modalidad menos popular que las memorias, como puedan ser las publicadas en su día por Julio Anguita o las del ex primer ministro británico Tony Blair, que sacó en español la misma editorial. La tirada de La España en la que creo está en sintonía con las ventas que, según Nielsen, obtuvo el tercer tomo de las memorias de Guerra —Una página difícil de arrancar (Planeta, 2013)—, que superó ligeramente los 17.600 ejemplares. El primer volumen de las memorias de Aznar (Planeta, 2012), según la misma consultora, vendió algo más de 28.000 ejemplares.

“Aquí no ha habido ningún negro que me haya escrito una sola línea”, asegura Miguel Ángel Revilla

Manual de resistencia es un relato en primera persona de una etapa particularmente intensa en la vida del presidente Sánchez y de la democracia española. Como el libro de Puigdemont, que recoge las entrevistas mantenidas con un periodista belga —Olivier Mouton—, el de Sánchez es fruto de varias conversaciones, en su caso con Irene Lozano, actual secretaria de Estado de España Global, que se ha encargado de redactarlo. El hecho de que, al contrario que Mouton, Lozano no lo firme y su nombre solo figure en la mención que hace Sánchez en el prólogo, al agradecerle que haya dado “forma literaria” al libro, desató una oleada de críticas al presidente. Que Sánchez reconociera no haber redactado su libro, más allá de la sinceridad del gesto, venía a confirmar las sospechas de que los libros de los políticos (como es el caso de los firmados por otros famosos de agendas apretadas) no necesariamente los escriben ellos.

La literatura se ha ocupado ampliamente de la figura del negro, o escritor fantasma, y también lo ha hecho el cine. Roman Polanski dirigió en 2010 una exitosa versión cinematográfica de The Ghost Writer (El escritor fantasma), la novela de Robert Harris en la que un escritor desconocido es contratado por un político famoso para que termine su libro tras la muerte en extrañas circunstancias del que lo estaba redactando.

Es imposible saber lo extendida que está esta práctica. En la introducción al tercer tomo de sus memorias, Una página difícil de arrancar, Alfonso Guerra considera oportuno dejar constancia de que el libro lo ha escrito él, ya que, señala, “no es lo habitual en libros firmados por políticos”. Y ha vuelto a insistir en el tema al presentar La España en la que creo, en enero pasado. También Miguel Ángel Revilla advierte en las primeras líneas de sus memorias, Nadie es más que nadie: “Aquí no ha habido ningún negro que me haya escrito una sola línea”. Imposible no creerle.

Es significativo que casi todos los libros dediquen amplio espacio a la cuestión catalana

Luis Garicano, profesor de Economía en el IE Business School y figura destacada de Ciudadanos, reivindica también la autoría de su libro.“El contrataque liberal lo he escrito yo, como las docenas de artículos académicos, de colaboraciones en libros y de artículos en prensa que he publicado, incluidos (cada seis semanas) en EL PAÍS, y las muchas entradas, a veces casi diarias, que escribí en NadaEsGratis. Siempre he escrito mucho, prácticamente todos los días escribo algo, que puede ser prensa, parte de un artículo académico, un libro de texto que estoy haciendo, etcétera”, explica por correo electrónico.

Otros políticos han reconocido haber recibido ayuda para escribir un determinado libro. El expresidente Aznar hace constar en el prefacio de Ocho años de gobierno, publicado en 2004, nada más abandonar La Moncloa, que el libro, fruto de muchas horas de grabaciones, se benefició de la decisiva ayuda del profesor José María Marco “en la revisión de las transcripciones, en su ordenación y en el pulido de los textos”. No es lo mismos revisar, ordenar y pulir un texto que darle “forma literaria”. Aun así, cabe preguntarse cómo de decisiva fue la ayuda de Marco, filólogo, profesor asociado de la Universidad Pontificia de Comillas y candidato al Senado por Vox. Este periódico ha intentado sin éxito contactar con él.

En su última obra, El futuro es hoy, Aznar se centra en los desafíos del mundo actual, en el que hemos pasado “de una época de cambios” a “un cambio de época”, y analiza los grandes problemas que nos amenazan, desde el terrorismo internacional hasta el auge del nacionalpopulismo. Y en ello coincide con Garicano. No es casual que ambos citen a Francis Fukuyama, Steven Pinker o Hans Rosling. Garicano explica que con El contrataque liberal pretende dar respuesta a la pregunta que le ha venido rondando últimamente: “¿Cuál es la causa de que nuestras prósperas sociedades se lancen al vacío, renuncien a la paz y prosperidad logradas con tanta dificultad, buscando una quimera que, en todos los casos, pasa por erigir nuevos muros, nuevas fronteras?”.

El libro de Alfonso Guerra es una defensa a ultranza de la Constitución de 1978, en cuya redacción tuvo el exvicepresidente un papel esencial, y puede leerse también como una réplica al del presidente Sánchez, cuya política critica duramente. También Duran Lleida aprovecha sus memorias para ajustar cuentas con el catalanismo devenido en separatismo radical. Es significativo que, pese a los distintos temas tratados, la práctica totalidad de los libros dediquen amplio espacio a la cuestión catalana. Prueba de hasta qué punto esa crisis se ha impuesto a la sociedad española y a su clase política por encima de cualquier otro tema.

Lecturas

El contrataque liberal

Luis Garicano

Editorial Península, 2019

256 páginas. 18,50 euros

El futuro es hoy

José María Aznar

Editorial Península, 2018

220 páginas. 19,90 euros

Manual de resistencia

Pedro Sánchez

Editorial Península, 2019

320 páginas. 20,50 euros

La España en la que creo

Alfonso Guerra

La Esfera de los Libros, 2019

249 páginas. 18,90 euros

Años de soledad

Soledad Becerril

Galaxia Gutenberg, 2018

183 páginas. 18,90 euros

El riesgo de la verdad

Josep Antonio Duran Lleida

Planeta, 2019

560 páginas. 21,50 euros

Nudo España

Pablo Iglesias / Enric Juliana

Arpa Editores, 2018

445 páginas. 19,90 euros

Santiago Abascal. España vertebrada

Fernando Sánchez Dragó

Planeta, 2019

288 páginas. 20,90 euros