Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una obra cultural que esquiva las crisis políticas

El festival habanero 'La huella de España' resiste los desencuentros políticos entre España y Cuba

La directora del Ballet Nacional de Cuba Alicia Alonso en Girona, en 2004.
La directora del Ballet Nacional de Cuba Alicia Alonso en Girona, en 2004.

Los cíclicos desencuentros políticos entre España y Cuba han malogrado emprendimientos que hubieran debido prosperar, pero una iniciativa cultural concebida hace 30 años por un cónsul visionario, abanderada por la directora del Ballet Nacional de Cuba, Alicia Alonso, sorteó vicisitudes y burocracias, y celebra en abril una nueva puesta en escena. Se trata del festival La huella de España, que nació en el Castillo de la Real Fuerza de La Habana con música española interpretada por artistas locales, para florecer después en todas las artes escénicas. Por primera vez se efectuaba en la isla un evento de esa magnitud.

Presente en otras ediciones como vicepresidente, avalando el prestigio del certamen, el hoy presidente Miguel Díaz-Canel ha sido invitado al trigésimo aniversario de un encuentro de arranque caótico e improvisado, pero progresivamente consolidado gracias a la entusiasta colaboración de la prima ballerina assoluta, cuyo crédito, influencia y endoso fueron determinantes. Su implicación fue personal, y a los 60 años interpretó Carmen en uno de los cierres. Directora del Gran Teatro de la Habana en aquel período, nunca abdicó del activismo a favor de un encuentro celebrado año tras año pese a las puntuales crisis diplomáticas binacionales.

Miriam Villa e Irene Rodríguez, arrimaron el hombro en la dirección artística. El empresario Eduardo Barreiros contribuyó generosamente a su primera edición, pero sorprende muy negativamente que su ejemplo no haya sido seguido por el empresariado español residente en Cuba, desentendido de la financiación de una obra que respetan y promocionan las autoridades cubanas. Casi todas las áreas de la danza, la música, la plástica, el canto lírico, la poesía y el teatro, así como la vida cultura y costumbres de las regiones y comunidades autónomas españolas han tenido cabida en su programación.

El XXX aniversario de La huella de España tiene lugar entre el 8 y 14 de abril y se dedica en esta ocasión al País Vasco, cuyo gobierno no participa. El festival homenajeará con un acto íntimo a Alicia Alonso, que cumplió 98 años, y al cónsul visionario, Juan José Santos. El diplomático español, jubilado, concibió el proyecto sintonizar con un grupo de intelectuales y artistas, sobre la necesidad de subsanar una carencia: la profundidad y densidad de la componente española en la cubanía no se resaltaba suficientemente.

El conmovedor poema de Nicolás Guillén sobre los dos abuelos del cubano, el blanco, español, y el negro, africano, inspiró un evento con una inauguración sin precedentes: duró 24 días tras un frenesí creador de mes y medio. "Quisimos sacar a la luz los profundos lazos de sangre entre cubanos y españoles: los de los abuelos, los de la colonia", y los que perduraron a través del devenir histórico, "independientemente de los sistemas políticos en que cada momento existan en los dos países", recuerda Santos Aguado. La pretensión fue conseguir una reflexión del nacional cubano sobre sí mismo y sobre el papel de España en su pasado, su presente y perspectivas de futuro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información