Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Musical BLOGS Por FERNANDO NAVARRO

Jerónimo Granda: “España es un país lleno de cacos peores que los del Bronx”

El veterano cantautor, que actúa mañana jueves en Madrid, es venerado en Asturias por recuperar el cancionero popular con un verso afilado

Jerónimo Granda, en Madrid.
Jerónimo Granda, en Madrid.

En el panorama musical español de nuestros días, la pasta de la que está hecho Jerónimo Granda (Oviedo, 1945) escasea. Es un molde de tierra arcaica, cultivado al calor de los bares y las tabernas, alimentado de retórica barrial, portuaria y noctámbula, repleta de reflexiones punzantes, humor ácido y ninguna concesión a la galería. Es, a fin de cuentas, un cantautor de vieja escuela. De los antes. De los de siempre. “No estoy dispuesto a subir a un escenario a ser monótono”, afirma Granda, ataviado con su boina en el Agrado Cabaret, en pleno centro de Madrid.

A sus 74 años, el cantautor asturiano, que actúa mañana jueves en la capital, lleva casi toda la vida dedicado a la música. “56 años”, confiesa tras echar cuentas. Cogió su primera guitarra a los 15 años -“empecé por los dos acordes de Ansiedad de Nat King Cole”, dice- y a los 18 cobró por su primera actuación. Desde entonces, no ha dejado de hacerlo. “Es mi oficio y no lo hago por caridad”, apunta. Primero, influido por Elvis Presley y los Shadows, cantó y tocó la batería en diversos grupos asturianos como Los 106, Los Juniors, Los Líders o Los Cinco del Principado. Luego, ya menos adolescente, decidió tirar por su cuenta, acompañado simplemente de una guitarra y primando la fuerza de la voz. “El cantautor es alguien que canta con la voz. Es una obviedad, pero es esencial la voz. Si vas a contar algo sin voz, pues mejor te haces escritor”, explica este músico que defiende “la voz portentosa de Antonio Molina antes que la de todos los Beatles” y que se “tropezó” en Madrid con Luis Eduardo Aute, Carlos Cano o Chicho Sánchez Ferlosio, pero que terminó encerrado en el norte.

Autodidacta e imprevisible, Granda, al que se le ha calificado de “cantapensador”, tiene un repertorio que va desde la tonada asturiana hasta el folklore latinoamericano. También ha rescatado muchas coplas populares y ha musicalizado poemas de autores asturianos, como Un kilo de versos de Luís Fernández Valdés y La Flauta del Sapo de Alejandro Casona. Oriundo de Oviedo, se ha ganado en Asturias una notoriedad venerable, de maestro alfarero con las canciones, inspirando a más de una generación de músicos asturianos, como Nacho Vegas -“un gran tipo”, apunta-, pero también a otros como Francisco Nixon. “El que no haya nacido para subir a un escenario no puede ser artista. Podrá hacer dinero, pero no es artista ni músico”, asegura el veterano cantautor. “El escenario no está hecho para hacer dinero. Para eso, están los bancos y la mafia”, sentencia.

Es difícil verle fuera de Asturias. Por eso, los dos recitales que ofrece mañana jueves 13 de diciembre en el Teatro del Barrio, en Madrid, se antojan como oportunidades únicas para comprobar de primera mano su afilado verso, al que acompaña de monólogos de todo tipo sobre la existencia mundana y la actualidad política y social. Al más puro estilo del fallecido Javier Krahe, al que Granda reconoce como “un genio”. Como Krahe o Labordeta, al que también recuerda, él no se muerde la lengua porque, como dice, a su edad, y tras tantas noches sin fin en bares cantando para comer, le “rasca los cojones” muchas de las cosas que ve y escucha en nuestro país. “Ningún político dice lo que piensa. Nadie va de frente. Hay que decirlo: España es un país lleno de cacos. Pero de cacos como no los hay en el Bronx”, afirma. Y no pasa por alto el ascenso de los ultraderechistas de VOX. “Ahora llega Santiago Abascal como si fuera el Cid Campeador. Manda cojones”, señala. “Pero es que estamos en un país de analfabetos. La televisión es el ejemplo”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >