Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura apuesta por una legislación nacional contra la reventa de entradas

El Ministerio y las comunidades autónomas dan luz verde a la creación de “un marco general” para regular esta problemática

U2 durante su concierto en Madrid el pasado febrero.
U2 durante su concierto en Madrid el pasado febrero.

En la última gira de U2 por España fueron miles de fans los que solo tuvieron una opción: pagar 900 euros por una entrada que ese mismo día costaba 195. Su precio se multiplicó casi por nueve en tan solo un par de minutos, los que tardaron en volar más de 16.000 billetes a las páginas de reventa de entradas. Una sangría que se ha repetido en demasiadas ocasiones en los últimos años y que ahora el Ministerio de Cultura quiere atajar con una legislación nacional en común acuerdo con las comunidades autónomas.

“Estamos todos de acuerdo en que tiene que haber un marco estatal. Luego, si alguna comunidad autónoma considera que, por cuestiones específicas de su comunidad, tiene que regular algo más pues tiene todo el derecho”, señaló ayer en rueda de prensa en la Biblioteca Nacional el Ministro de Cultura y Deportes, José Guirao, durante la presentación de los resultados del informe previo a la elaboración de una futura ley que ponga fin a la reventa online. Guirao explicó que los representantes autonómicos estaban “de acuerdo” en que tiene que haber “un marco general” para abordar este asunto, aunque matizó que ya “se verá si es ley o decreto ley”.

Hasta ahora, España es como el salvaje Oeste en el control de la reventa de entradas. Por eso, este acuerdo supone un avance ante la falta de legislación para combatir la estafa de la reventa de tickets, que, según datos facilitados por la web entradas.com, pueden llegar a tener un sobrecoste del 147% de media. La ley sobre reventa, sin modificar desde 1982, solo combate la que se practica en la calle y no en Internet. Además, la normativa de espectáculos públicos, que aplica las sanciones sobre la reventa, está transferida a las comunidades. Por tanto, la futura ley contemplará “un régimen de intervención administrativa” y “un régimen sancionador” generales ante una normativa actual que, en palabras del ministro, es “insuficiente, fragmentaria y confusa”. La idea es adoptar un marco de prohibición similar al que hoy en día ya aplica la comunidad autónoma de Galicia o países como Bélgica y Francia.

El acuerdo por elaborar esta ley da respuesta a un clamor popular en España, tanto que el Ministerio de Cultura se vio obligado a tomar cartas en el asunto el año pasado abriendo una consulta pública. Aparte de contar con autoridades autonómicas, en esta consulta se ha recabado la opinión y sugerencias de plataformas de comercio, promotores, asociaciones de consumidores, particulares e incluso de las empresas del mercado secundario. Estas últimas están representadas dentro de la Asociación Nacional de Ticketing (ANATIC) y el pasado mayo propusieron la eliminación de los bots, que es como se conoce a los robots de compra muy potentes capaces de hacerse con miles de entradas en pocos minutos. El informe presentado ayer recoge esta medida en tanto en cuanto establece “un régimen sancionador y un sistema de control informático que permita asegurar la trazabilidad de las entradas”. El documento de análisis también propone imponer al promotor la emisión de “entradas nominativas” en determinados conciertos de gran afluencia, que es donde mayores problemas se han detectado.

Guirao también informó que a la comisión sectorial con las comunidades autonómas se suma el Ministerio de Interior "por temas de orden público en los espectáculos”, acompañando de esta manera a representantes de los departamentos de Cultura, Justicia, Sanidad y Economía.

Tal y como se ha podido comprobar en los últimos años, nada incendia más el paisaje de la música en directo que la reventa incontrolada de entradas. Uno de los casos recientes más sonados fue la actuación de U2 en Madrid. En menos de diez minutos se esfumaron 16.000 entradas de Ticketmaster, perteneciente a la mayor promotora mundial, Live Nation, para aparecer en un abrir y cerrar de ojos en Seatwave, que también forma parte de Live Nation. Pero en otras ocasiones volaron estas entradas para multiplicar su precio para las giras de Bruno Mars, Bruce Springsteen, los Rolling Stones, Metallica o Muse. Según datos de entradas.com, debido a la falta de regularización actual, una de cada tres personas ha comprado alguna vez una entrada de reventa, ya que la demanda supera en ocasiones a la oferta por más de un 20 a 1.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >