Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre que te engancha a las series antes de que empiecen

Kyle Cooper, autor de las cabeceras de 'The Walking Dead', 'American Horror Story' y 'Elementary', repasa su carrera tras recibir un premio honorífico en el Festival de Locarno

Kyle Cooper, durante su visita a Locarno (Suiza). Getty

Aunque intenta disimularlo, al diseñador Kyle Cooper (Salem, Massachusetts, 56 años) no le hace nada de gracia ese botón que aparece en la esquina de la pantalla de plataformas de streaming como Netflix. Con un solo clic, invita al espectador a saltarse el fruto de su trabajo: los títulos de crédito iniciales. Él es el encargado de conectar en apenas unos segundos las emociones del espectador con todo lo que viene después.

“Entiendo que son plataformas pensadas para ver series del tirón y que, en ese caso, quizá tenga sentido”. Esa es la respuesta diplomática del autor de cabeceras para The Walking Dead, American Horror Story y Elementary, además de infinidad de películas, entre ellas un clásico de su género como Seven, por las que ha recibido el premio Vision Award del Festival de Locarno en su 71 edición. Pero el estadounidense, dueño de una poderosa incontinencia verbal que nada tiene que ver con la capacidad de síntesis de su trabajo, termina por hacer una apasionada defensa de su negociado.

Kyle Cooper, durante su visita a Locarno (Suiza).
Kyle Cooper, durante su visita a Locarno (Suiza). Getty

Siendo niño, ver en la televisión la comedia familiar Nanny y el profesor o las aventuras de Wild Wild West le servía a él y a sus hermanos para escapar de las continuas discusiones de sus padres. “Ver los créditos iniciales de esas series me hacía sentir que ya había llegado ese pequeño momento de alivio que llevábamos esperando toda la semana”, recuerda en la ciudad suiza donde ha recibido el homenaje por toda su carrera. Un día vio los créditos de La zona muerta (1983) y entendió que podía aunar sus dos pasiones, el diseño con el cine y la televisión.

Lo que tiene claro es que no podrán cercenar los créditos de sus películas, porque en ese formato “son parte fundamental del relato”. Mientras trabajaba en Seven (1995), se dio cuenta de que echaba de menos que el asesino interpretado por Kevin Spacey hiciera antes acto de presencia en la trama. Le propuso al director de la película, David Fincher, plantear los títulos iniciales como si los hubiera creado el antagonista. Esos 128 segundos fueron primordiales para su carrera y para la de muchos otros que vinieron después.

Además de convertirle en uno de los nombres de moda en Hollywood sin necesidad de ser actor, director o guionista, fue este trabajo el que devolvió al género el lustre de los tiempos de otro genio de los créditos como Saul Bass (Anatomía de un asesinato, El hombre del brazo de oro).

Sus colaboraciones en la televisión empezaron a ser más habituales a medida que el medio iba ganando peso. Llegó al equipo creativo inicial de un fenómeno televisivo como The Walking Dead, en la época en la que Frank Darabont estaba al mando.

“Recuerdo estar en su casa, hablando de cómo quería que yo presentara la serie, y de quedarme impresionado por sus ideas. No sabía si iba a poder hacer lo que me pedía, pero me moría por complacerle. Al terminar, recibí una llamada de la cadena -AMC-. Querían saber qué había hablado con él y querían que hiciera los títulos de crédito que ellos tenían en mente. Cuando me enteré de que Frank abandonaba la serie, no me sorprendió en absoluto”, cuenta.

El día que coincidió con Terry Gilliam en el Festival de Sitges, se atrevió a decirle que era un gran admirador de su trabajo y que le gustaría colaborar con él. Recuerda que el director le contestó que jamás le llamaría, porque se vería obligado a mantener el nivel de los créditos iniciales en el resto de la película. Cooper asegura que su objetivo es el contrario: “Me siento halagado cuando me dicen esas cosas. Pero creo que si mi trabajo destaca más que el resto de la película o parece una creación ajena a ella, es que he fracasado”.

Otro títulos de crédito televisvos de Kyle Cooper

Elementary

Feud

American Horror Story: Freak Show

El abogado

No es cuestión de tiempo, sino de ideas

La adaptación de 'Fahrenheit 451' de HBO
La adaptación de 'Fahrenheit 451' de HBO

“A veces, los tiempos de producción son tan cortos que me piden hacer algunos títulos de crédito en una semana”, advierte Kyler Cooper en Locarno (Suiza). Es el tiempo que necesitó para los de la adaptación de Fahrenheit 451 que estrenó HBO en mayo de 2018. “Puedo construir la cabecera de la nueva temporada de American Horror Story en un par de días. En cambio, la de Feud me costó mucho más tiempo porque lleva animación y no es algo que pueda hacerse en cuestión de horas”, explica.

El secreto del éxito para el diseñador estadounidense siempre está en el concepto y no en la forma de ejecutar la idea. Es algo que aprendió de Saul Bass: entender de qué va la historia, sobre todo el principio, para poder condensar su esencia.

Estrenos de la semana Consulta el calendario completo
20lunes
21martes
22miércoles
23jueves
Vida
Starzplay
Temporada 2
24viernes
25sábado
26domingo

Más información