Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hasta un 40% de los 225 millones de libros editados en España se devuelve

Los miles de ejemplares sin vender del último Diccionario de la RAE, publicado en 2014 por Espasa, revelan los problemas de un sector que publica 86.000 títulos al año

Interior de una nave de la distribuidora editorial Antonio Machado, en Boadilla del Monte (Madrid).
Interior de una nave de la distribuidora editorial Antonio Machado, en Boadilla del Monte (Madrid).

Es habitual en España que las librerías no dispongan de ejemplares editados apenas unos meses antes. Esos títulos han vuelto al almacén para ser destruidos, saldados o, en menor medida, guardados, si el editor lo decide. Según el último dato oficial del gremio de editores, de 2016, el 29,4% de los ejemplares impresos para las librerías vuelven al almacén, un dato que libreros, editores y distribuidores, elevan hasta casi un 40%. Es decir, de 100 ejemplares se venden 60 como promedio.

Un caso reciente que revela el desajuste en el funcionamiento del sector ha sido el del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE). En su última edición en papel, la de 2014, Espasa puso en el mercado 50.000 ejemplares. La consultora GFK, que ofrece a sus socios cifras confidenciales que engloban el 90% de los puntos de venta incluida Amazon, señala que solo se ha vendido en total unos 18.000 volúmenes. Las cifras de CEGAL, el gremio de libreros, son más escuetas: 6.682 ejemplares vendidos en 700 librerías independientes más La Casa del Libro y los Vips. “Un 60% es una cifra altísima de devoluciones. Seguramente en la editorial hicieron un cálculo muy malo, el 30% de devolución es un dato alto y este supera esa media. Los libros que van y vienen tienen un coste. Los libros tienen que moverse lo menos posible”, asegura Juancho Pons, presidente del gremio de libreros. En España, se editaron 224 millones de libros de 86.000 títulos —entre ellos, unas 30.000 novedades—, según los datos oficiales de 2016 de la federación de editores.

El director de la RAE, Darío Villanueva, admitió ayer que hubo algún desajuste por parte de la editorial. Desde Espasa declinaron hacer declaraciones y se remiten al comunicado de la semana pasada de la RAE en el que la institución matizaba las palabras del académico Pedro Álvarez de Miranda, quien aseguraba que el diccionario se “está regalando a las escuelas”. La institución señaló que se trata de donaciones a distintas instituciones.

Antes de lanzar un título, los editores realizan un ejercicio previo para ajustar las tiradas. Como explica Juan Casamayor, de Páginas de Espuma, es diferente si se trata de un autor desconocido o no. Si es el primer caso, “lanzamos 1.500 ejemplares porque eso es lo que demanda nuestra red de distribución y la exportación. Así igual te pueden devolver 200 o 300 ejemplares”, apostilla.

Ejercicio de preventa

Si se trata de un veterano, la editorial calcula las ventas que logró con títulos anteriores y así prevé la tirada. También puede existir el caso de que la editorial decida apostar por un autor. “Entonces el distribuidor hace un ejercicio de preventa presentando el libro en la FNAC, El Corte Inglés y este tipo de superficies y te dicen lo que se va a pedir. Con ese dato sumas los que vas a enviar a la prensa y haces la tirada. Pero tampoco lo sabes del todo aunque tienes más opciones de acertar. Hay un cierto ejercicio de ludopatía”, mantiene Casamayor.

Y entonces, ¿por qué esas altas devoluciones? “En los 80 ya empezaron a devolverse libros, pero esto se ha ido incrementando muchísimo porque la edición va aumentando. Y creo que más rápido que los lectores”, sostiene Verónica García, gerente del grupo Machado de Distribución, que trabaja con editoriales como Anagrama, Tusquets o Siruela. “El espacio que hay en las librerías es el que hay. Ahora se calcula que en el sector puede haber más de 30.000 novedades al año, más todo lo que se reimprime. Eso es imposible de asumir”.

Para Casamayor, la razón es que “hay muy buena oferta editorial y no todos tienen cabida. No hay capacidad de venta para tantos libros”. Por otro, dice, “la venta se ha estacionado. Se vende mucho en Navidad o las ferias del libro, pero en medio hay cierta llanura. Y si en esos meses no se vende, se devuelve”.

García asegura que no todo es negativo: “Las devoluciones permiten que el librero pueda comprar muchos más libros, tanto de novedad como de fondo, que los que podría financiar en el caso de no tener derecho a devolución. A su vez, el editor solo tiene una forma de compensar las devoluciones de sus libros: publicando novedades y/o vendiendo libros de fondo a los libreros. En medio de esta relación está el distribuidor, que es quien soporta e instrumenta esa relación de crédito-débito entre librero y editor”.

Para ella “el porcentaje ideal de devoluciones sería entre el 18% y el 20%, porque siempre tiene que haber un poco más en el mercado y las librerías no pueden tenerlo todo pagado. Pero también hay editoriales que juegan a inundar el mercado y, si no venden, lo retiran. Cuando no aciertan generan una devolución total”.

Cuando salen de la librería, los libros van a parar a un almacén, que tiene sus costes para editores y distribuidores. Muchos serán destruidos para hacer pasta de papel, otros se saldarán, es decir, se venderán a empresas que los volverán a colocar en el mercado a precio de saldo. Pero en España los editores son bastante reacios a saldar: “El saldo supone una derrota”, confirma Casamayor.

El librero Juancho Pons apunta que “muchas veces se hace una tirada muy grande para abaratar los costes, pero es dinero adelantado por la editorial y necesitas almacenaje”. Sugiere, para evitar excedentes hacer como en las farmacias, “utilizar la tecnología e imprimir a demanda”. Es un poco más caro pero no tiene tanto riesgo”. Así se evita que muchos libros acaben en la trituradora.

Villanueva: "La previsión fue desajustada"

En 2005 la facturación de todos los diccionarios vendidos en España fue de 223 millones de euros. En 2016 se quedó en 40,65 millones, lo que ya vaticinaba malos tiempos para el papel. Las consultas a las ediciones digitales se han ido imponiendo, sobre todo en los diccionarios. “En otoño de 2014, la editorial Espasa acordó lanzar 50.000 ejemplares de la nueva edición del diccionario de la RAE. La previsión se hizo conforme a la anterior edición de 2001, que había alcanzado el millón de ventas de ejemplares a lo largo de 13 años”, explica Darío Villanueva, director de la RAE. “Fue una previsión desajustada porque, entre medias, había cambiado el mercado editorial”, explica Villanueva. Dos meses después de publicarse el diccionario, la RAE organizó un simposio sobre estos textos en el que los editores europeos confirmaron que “las ventas de sus diccionarios en papel habían bajado un 60%”.

La RAE y Espasa mantienen una relación de más de 50 años. El contrato de este diccionario lo negoció el anterior director, José Manuel Blecua. La RAE confirma que los ejemplares sobrantes serán donados. Ya se han llevado 3.000 a Costa de Marfil, 2.500 a Senegal y está pendiente un envío a Panamá. Estos países pagan el porte. También las comunidades autónomas que los han solicitado (no lo han hecho Cataluña y el País Vasco) tras la campaña de la RAE “ofreciéndoles ejemplares para las bibliotecas”. “Cuando acabamos esta remesa hicimos otra oferta para los centros educativos. No todas las comunidades los han querido, pero las que sí lo han hecho han pedido un número considerable de ejemplares, y ellas se han encargado de la logística”, asegura Villanueva. Sin embargo, no ha precisado el número de ejemplares ni qué comunidades los han pedido.