Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por Daniel Muela

Soy ‘booktuber’ y he venido a hablar de tu libro (y del mío)

Cada vez más jóvenes dedicados a recomendar literatura en YouTube se lanzan a escribir sus propias novelas

FOTO: Los canales de Josu Diamond y Martitara. / VÍDEO: La primera vez de Diamond en la Feria del Libro de Madrid.

Con tan solo 22 años, Josu Lorenzo Grilli, más conocido como Josu Diamond, ya ha publicado su primer libro y cuenta con más de 163.000 suscriptores en su canal de YouTube. La llave de su éxito: ser un booktuber.

Josu Diamond, que el pasado sábado estuvo en la Feria del Libro de Madrid, colgó su primer vídeo en la plataforma hace ocho años para recomendar la novela de misterio Retrum, de Frances Miralles. Su madre, asustada, le advertía que tuviera cuidado con lo que subía a la red, no era muy común que un adolescente de 14 años publicara con tanta frecuencia vídeos hablando sobre libros juveniles. Pero gracias a que no siguió las advertencias de su madre, Josu pasó de ser solo un recomendador de libros a ser un escritor.

Al año de darse a conocer en la red empezó a colaborar con distintas editoriales. Con el paso del tiempo fue ganando más seguidores en su canal. Mientras seguía promocionando libros, preparaba desde hace años una novela. Ahora colabora con distintas editoriales, entre ellas, Grupo Planeta, Penguin Random House y Nocturna Ediciones. La Editorial Planeta bajo el sello CrossBooks le publicó en marzo de este año su primera novela, Bajo nuestra piel, una novela de misterio sobre unas chicas de instituto. Sus seguidores han compartido su emoción dejando miles de comentarios de felicitación en su canal. “Espero que llegue a Chile”, le comenta Estefanía Reyes desde el otro lado del Atlántico.

Marta Álvarez –más conocida como Martitara (75.000 suscriptores), también presente el pasado sábado en la feria, es otra booktuber escritora. Hace cinco años esta joven de 23 años empezó a subir sus recomendaciones, la mayoría sobre literatura fantástica. Su colaboración con las editoriales ha sido más ocasional que la de Josu. El agobio de tener que reseñar un libro para una editorial le quitaba ganas de grabar “Me generaba una presión que no quiero para mi canal”, comenta la joven. Sin embargo, reconoce que sus vídeos le abrieron oportunidades de conocer a diferentes editores, tras lo cual publicó Mystical el primer volumen en noviembre y el segundo en marzo, con la editorial La Galera. Su canal de YouTube es para ella “una carta de presentación”, asegura.

Las editoriales están apostando cada vez más por publicar libros escritos por booktubers. “Como leen muchísimo es gente que escribe bien”, asegura la directora del área infantil y juvenil de Grupo Planeta, Marta Bueno. Gracias al estilo genuino de los booktubers, la conexión con el público lector es directa, afirma Bueno. Cada vez son más los jóvenes que han pasado de ser solo recomendadores a adquirir un papel más protagónico y convertirse en escritores, señala, aunque al ser un fenómeno que lleva apenas unos tres años, no especifica cuántos han hecho este salto.

Pero las editoriales también se interesan por los booktubers para promocionar sus libros. “Ellos llegan a un público que normalmente entra a las redes sociales. Ayudan mucho a las editoriales”, asegura Patricia Escalona, editora freelance con más de 20 años en el mundo editorial, y añade que sus recomendaciones suelen ser bastante honestas.

Para Josu, su relación con las editoriales ha sido de total libertad. “Siempre me he sentido libre para opinar de los libros que me mandaban”, asegura. Estas le mandan los libros que encajan con su contenido o él pide las novedades que más le interesan. En ocasiones sí le pagan por comentar algún libro, pero la mayoría de las veces solo le mandan los ejemplares gratuitos para que pueda hablar sobre ellos en su canal.

Sus recomendaciones especialmente de novela juvenil han tenido eco hasta en México, Colombia, Chile, Perú, Ecuador y Argentina, de donde proviene el 50% de sus seguidores (el otro 50% es español), según señala Josu, que tienen en su mayoría entre 14 y 25 años. Con ellos trata de mantener una comunicación a través de su canal. “Estoy pendiente para saber si ha gustado o no. Es crucial interactuar con ellos” asegura el joven por teléfono.

Síguenos en Twitter y en Flipboard