Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La última extravagancia de Coppola

El director defiende en 'El cine en vivo y sus técnicas' su nueva pasión: las películas en directo, retransmitidas en salas, de las que ya ha hecho dos

Francis Ford Coppola (de blanco) da instrucciones durante un ensayo, en julio de 2016, en Los Ángeles, de 'Distant Vision'.
Francis Ford Coppola (de blanco) da instrucciones durante un ensayo, en julio de 2016, en Los Ángeles, de 'Distant Vision'.

"Mi punto de vista es el de un director que creció con la televisión en vivo; que tuvo una formación inicial en el teatro, y que ha trabajado toda la vida de guionista, productor y director de cine". Así arranca Francis Ford Coppola (Detroit, 1939) su último libro, El cine en vivo y sus técnicas (Reservoir Books), publicado el pasado septiembre en EE UU y que se edita ahora en España. En él da rienda suelta a su última pasión y, por qué no, su extravagancia final tras una larga y fructífera carrera: películas en directo, filmes que se retransmiten a salas de cualquier parte del mundo según se realizan, recordando, en cierta forma, a los deportes televisados. Y como ejemplo, el mismo Coppola, que ya ha ¿emitido, realizado, retransmitido? dos películas -en realidad, la misma, Distant Vision, dos veces- en sendos talleres de cine en el Oklahoma City Community College el 5 de junio de 2015 y en UCLA, en Los Ángeles, el 22 de julio de 2016.

¿Por qué hacer cine en vivo, renunciando al control habitual de un cineasta?, se pregunta el autor del libro y ganador de cinco oscars. Porque cree que por fin ha logrado una estética cinematográfica y porque entiende que en el público aumenta la emoción cuando sabe que es en vivo. "El cine, como el teatro anteriormente, solo es relevante en cuanto a experiencia que brinda al público", reflexiona. Y así llega a un ulterior pensamiento: ahí está la salvación del séptimo arte, la manera de que los espectadores no renieguen de acudir a las salas. "Tal vez si viéramos a todos preparándose para rodar en vivo un programa que no se sabe cómo resultará, tomaríamos conciencia de que es en directo y nos preguntaríamos, ansiosos, si todo va a salir bien".

Su primer intento: 'Corazonada'

El cine en vivo y sus técnicas es un manual repleto de indicaciones técnicas, de teoría sobre el lenguaje, y resoluciones prácticas, como el truco para cambiar de escenarios, que resuelve con un escenario modular que inventó Edward Gordon Craig en 1912. Aunque la mayor parte del libro la ocupa el diario que llegó el director en Oklahoma en 2015, un elemento algo superfluo.

El cineasta además reflexiona sobre las lecciones que aprendió con Corazonada, que quiso rodar del tirón en 1981 en nueve estudios que reproducían Las Vegas. “Me arrepiento, no llegué a experimentar con el cine en vivo”. ¿Qué le hizo cambiar de opinión? Su director de fotografía, Vittorio Storaro, “el más grande camarógrafo vivo”. El miércoles, Storaro confirmó a EL PAÍS la historia: “No existía la tecnología digital para coordinar tantas cámaras, y era imposible iluminar todo aquello. Filmamos de manera tradicional con una cámara. Si hubiera sido dos años después...”.

O no. El cineasta descubre algunos de los fallos que ha vivido la televisión en vivo. Él mismo sufrió un monumental desastre en 1980, cuando retransmitió en directo el anuncio del gobernador de California, Jerry Brown, de su entrada en la campaña presidencial. "Fui más allá de mis capacidades". No funcionó el sistema de comunicación entre Coppola, en el remolque del centro de control, y los cámaras, que solo mostraban "las piernas y los pies de un hombre vistos desde arriba". George Clooney siempre asegura que el mayor reto de su carrera fue realizar un episodio de Urgencias en directo, por lo intrincado de los movimientos de cámaras y actores en esta serie médica. Y encima lo hicieron dos veces: primero para la Costa Este, pararon, y después repitieron para la costa Oeste de EE UU por culpa de la diferencia horaria. El pasado domingo, la NBC retransmitió en directo una versión íntegra del musical Jesucristo Superstar con John Legend. El 19 de enero de 2017, Woody Harrelson dirigió y protagonizó Lost in London, una comedia que se desarrollaba por las calles de la capital británica, y que se retransmitió en directo en 500 salas. Pero Coppola va más allá, porque apuesta por cambios de escenarios y planificación de las secuencias como en un largometraje. Más aún, Distant Vision es un filme -en puridad, mediometraje- que se desarrolla en los años veinte, y describe la vida de tres generaciones de la familia Corrado, alter ego de los Coppola. "Mi guion es muy largo y dista de estar acabado. Se titula Dark Electric Vision y en estos momentos consta de dos obras: Dark Vision y Elective Affinities. Mi sueño es sería producirlas en un estudio como la CBS Television City". Y hacerlas en unas únicas seis representaciones -por el cambio de zonas horarias- y se vería tanto en salas comerciales como en hogares.

El cineasta siempre ha sido un apasionado de las nuevas tecnologías: al inicio del volumen, hace un alegato encendido a favor del digital. Le viene de familia, ya que recuerda que su padre, músico y flauta en la orquesta de la cadena de televisión NBC, que dirigía Toscanini, vivía fascinado por la innovación tecnológica. Cuando el cineasta tenía siete años, un televisor entró por la puerta de su casa. "En 1946 prácticamente no había programación, por lo que me pasaba horas contemplando las figuras geométricas de las cartas de ajuste, esperando a que comenzara algo".

Un momento de los ensayos de 'Distant Vision' en Los Ángeles. ampliar foto
Un momento de los ensayos de 'Distant Vision' en Los Ángeles.

De ahí, el director de El Padrino entra a describir la primera Edad de Oro de la Televisión, con directores como Arthur Penn, Sidney Lumet o John Frankenheimer, capaces de dar lo mejor en grabaciones de obras y películas realizadas sin interrupción, del tirón. Por cierto, a todos ellos en la CBS les apadrinó un realizador, el primer director prodigio de la tele que Lumet y Frankenheimer calificaban como fascinante, que sin embargo es recordado por otra profesión: Yul Brynner. "La pregunta fundamental sigue siendo si alguien aparte de mí querría hace cine en vivo", remata Coppola. "Supongo que la respuesta es sí".